Medallista olímpico trabaja de repartidor de Uber Eats, en Polonia

Rubén Limardo, esgrimista que se adjudicó el oro en Londres 2012, tuvo que cambiar la espada por la bicicleta, ante la crisis económica por el coronavirus.

Por Ernesto Pérez M.

Rubén Limardo encontró la gloria deportiva en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

En aquella justa veraniega, el venezolano consiguió la medalla de oro, en la disciplina de esgrima, categoría espada individual.

Rubén Limardo, de medallista de oro a repartidor de comida

Aquel momento fue histórico para su país; además, fue conseguir el objetivo que se había trazado desde el inicio de su carrera.

Ahora, con la pandemia en marcha por el nuevo coronavirus, su situación económica no va del todo bien; de hecho, el esgrimista ha tenido que buscar alternativas para mantener a su familia.

Desde hace 19 años Rubén vive en Polonia, ya que tuvo que salir de su país ante la falta de oportunidades laborales.

Por tal motivo, Limardo decidió darse de alta en la plataforma que reparte alimentos, Uber Eats, para ganar dinero y mantener a su familia.

En bicicleta y con toda la actitud, el sudamericano está laborando como repartidor, un empleo al cual llama honrado; además, lo consideró como una oportunidad para valorar cada momento de su vida.

“Yo, la última medalla de oro olímpica de Venezuela, también salgo a la calle a trabajar todos los días para ir de la mano por los sueños que aún me quedan por cumplir. Ajustarse a los cambios es definitivamente un trabajo para valientes.

“Por primera vez, a mis 35 años, estoy dedicado también a algo que no es solamente el deporte, y eso me llena de satisfacción. Para quienes creen que algunos tenemos privilegios por los resultados, déjenme decirles que no es así”, relató en su cuenta de twitter.

Buscará estar en Tokio 2020

Los sueños deportivos no han culminado; incluso, Limardo espera estar en las Juegos de Tokio 2020, para así buscar hacer historia y repetir la hazaña lograda en Londres.

“Como muchos de mis compañeros atletas, mis hermanos y yo hemos tenido también que buscar una alternativa para generar ingresos.

“No he dejado ni un día de entrenar; sin embargo, no podía sentarme a esperar los recursos que debo ganar por mi labor de atleta”, recalcó.

El esgrimista es uno de los dos venezolanos que consiguieron adjudicarse una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, por ello no pierde la esperanza de volver a conseguir una hazaña mas para su país.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo