Lalo Elizarrarás, del ring al escenario de stand up

El comediante tuvo un pasaje por la lucha libre, en donde se presentaba bajo el nombre de Tláloc; regresará al ring para enfrentar a Mr. Iguana.

Por Ernesto Pérez M.

La pasión por la lucha libre, que nació cuando era niño, llevó a Lalo Elizarrarás a convertirse en un esteta.

Aunque su carrera duró pocos años, el cariño por el cuadrilátero lo llevó a cumplir uno de sus más grandes sueños: ponerse una mascara y ganarse la vida en los cuadriláteros.

Del ring al stand up

Hoy, la vida de Lalo es completamente diferente, pues se dedica en tiempo completo al stand up.

Sin embargo, el camino le dio la oportunidad de rememorar sus glorias en los encordados, al ser retado por el luchador de la Triple A, Mr. Iguana, por lo que el próximo 14 de noviembre regresará al ring de manera oficial.

En aquellos tiempos, cuando inició su carrera en el pancracio, Elizarrarás luchaba bajo el nombre de Tláloc, un nombre que nació de la combinación de Lalo con la letra T y C.

Su amor por el pancracio nació la primera vez que fue a una arena, en donde recuerda haber visto a dos leyendas de la lucha libre mexicana: La Parka y Cibernético.

“Yo nada mas me dedicaba a la escuela y a las luchas. Sentía esas cosquillas a los 12 años de ser luchador. A los 17 me atreví a entrenar. Andaba busque y busque y un compañero me contó del gimnasio que está en Apatlaco, que era de Último Guerrero.

“Ahí fue la primera vez que toqué un ring. Me entrenaron durante dos años ,y cómo al año debuté con un personaje que era equipo de otro compañero que ya no usaba”, relató en su canal de YouTube.

La vida de esteta no resultó como lo esperaba; de hecho, el dinero que ganaba era lo justo para cubrir lo de sus pasajes.

"Perros del Mal", su recuerdo más valioso

Pese a ello, Lalo recuerda con mucha alegría su pasaje en el ring; incluso, hubo una función en la que compartió vestidores con los “Perros del Mal”, uno de los momentos mas satisfactorios de su carrera.

“El pico del Tláloc fue una vez que luché en le mismo evento que lucharon los Perros del Mal. La mía fue la primera lucha y ellos cerraron. Ahí estaban Héctor Garza, el Hijo del Perro, puro chingón. Entras hasta con musiquita chido, te tratan bien”, detalló.

Aunque la era de Tláloc llegó a su fin en 2012, la oportunidad de volver a los encordados lo ilusiona, y ante Mr. Iguana tratará de recordar viejas glorias, para dar un espectáculo digno a los aficionados y en una de esas pensar en volver a vivir de la lucha libre.

“Tengo las cosquillas de entrenar, porque sé que ahorita ya no tengo el miedo de la gente, se me quitó haciendo videos de stand up. Quiero en un futuro cercano regresar a practirar para darle vida al Tláloc, cómo se merecía”, señaló.

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo