Rachel Weisz sobre “My Cousin Rachel” y sobre porqué el Brexit “se siente como la muerte”

La ganadora del Oscar es “cautelosamente optimista” sobre nuestro futuro.

Por: Metro
Getty
Rachel Weisz sobre “My Cousin Rachel” y sobre porqué el Brexit “se siente como la muerte”

Matt Prigge / www.metro.us

 

A Rachel Weisz le gusta cuando no estás seguro si te gustan sus personajes. Después de todo, a veces ella también se siente así. Tiene sentimientos encontrados con Tessa Quayle, la activista condenada a quien interpreta en “The Constant Gardener”, el papel que le valió ser ganadora de un Oscar hace 10 años.

“Era un personaje en una cruzada moral, pero sentía un gran dolor como persona; estaba bastante molesta y era profundamente imperfecta”, cuenta Weisz. “Eso es lo que me gustaba, que estaba en el lado correcto de la moralidad pero que tampoco era un ángel. Eso me hacía considerarla como una persona real”.

Era un personaje en una cruzada moral, pero sentía un gran dolor como persona; estaba bastante molesta y era profundamente imperfecta. Eso es lo que me gustaba”.

“A veces los personajes son demasiado perfectos, no tienen defectos, y no crees en ellos”, agrega.

La actriz de 47 años está encantada con la respuesta que ha tenido sobre “my Cousin Rachel”. Ella interpreta a la protagonista que le da el título a la película: una mujer misteriosa en la Inglaterra del siglo XIX quien podría haber asesinado a su marido. Su primo, Philip (Sam Claflin) cree que es culpable… hasta que la conoce y la encuentra lo suficientemente encantadora como para enamorarse de ella. Aún así, siempre está la posibilidad de que Philip pueda ser la próxima víctima, por lo que nos pasamos toda la película tratando de adivinar de qué lado está ella.

“Tomé la decisión de si era culpable o inocente”, dice Weisz. “El director (Roger Michell) no quería que dijera lo que había decidido. Fue un misterio para él, lo que fue divertido”.

Tampoco nos dice a nosotros. En vez de eso, le gusta escuchar lo que piensan los espectadores.

“La gente puede interpretarlo de diferentes formas”, dice. “He hablado con personas que piensan que su encanto y calidez es una fachada y que no es confiable. Y he conocido a personas que se inclinan por la opinión de que ella es simplemente una mujer que intenta ser independiente y libre y es una víctima vulnerable de los rumores y los malos entendidos. Puedes interpretarlo de ambas formas, lo que me encanta”.

 

La mitad de la humanidad

En cualquier caso, está claro que “My Cousin Rachel”, basada en la novela de Daphne du Maurier de 1951, intenta explorar cómo las mujeres eran tratadas en el pasado.

“Estos rumores las rodeaban porque era diferente”, explica Weisz. “Ella no está acorde a sus tiempos. Tiene diferentes costumbres sexuales que los que la rodean, y opiniones diferentes sobre el matrimonio y sobre ser poseído. Es independiente, y eso causa un montón de chismes negativos. Y como esto siempre pasará, les hace frente”.

Para Weisz, la forma en que las mujeres son tratadas en “My Cousin Rachel” no es tan diferente a hoy. La sociedad aún tiende a tratar a las mujeres como inferiores.

“Es como si las mujeres fueran una minoría. ¡Somos la mitad de la humanidad!”, dice.

Incluso cuando Weisz ha hecho enormes películas de Hollywood, no se ha conformado con personajes aburridos. Eso incluye su película más grande: “The Mummy”, de 1999, en la que interpreta a Evelyn Carnahan, una entusiasta y despierta investigadora, que le pelea el protagonismo a Brendan Fraser y a los efectos especiales.

“Era una bibliotecaria en una película de acción. Pensé que sería una gran mezcla. Ella era muy contradictoria”, dice Weisz. Está complacida de que Evelyn no sea la única nerd en una película de acción. “Acabo de ver la nueva ‘Pirates of the Caribbean’, donde hay una astrónoma muy atractiva (Kaya Scodelario). Creo que gracias a ella esto es la última moda”.

Rachel Weisz

“Vivimos tiempos muy ambiguos”

La ambigüedad en “My Cousin Rachel” se siente aún más pronunciada ahora, cuando vivimos en un mundo “post-verdad” en el que no podemos estar seguros de si nuestro presidente es un títere ruso, y Kellyanne Conway acuña términos como “hechos alternativos”.

“Vivimos tiempos muy ambiguos”, dice Weisz. De todas formas, ella se rehusa a solo leer y escuchar a quienes tienen una opinión parecida a la suya. “Suelo seguir a (Bill) O’Neill”, dice con risa. “Es fascinante escuchar a alguien con quien no estás de acuerdo”.

Weisz se describe como “cautelosamente optimista” sobre el futuro, esperando que este periodo tan intenso como incierto termine pronto.

“No puede durar todo el tiempo”, dice. “Entiendo que el daño a la Tierra es irreparable, pero esta época ya me parece finita. La historia pasa por cambios, y la gente los supera. Estoy tratando de tener alguna perspectiva”.

Sin embargo, ella no se siente igual con todos los temas. “El Brexit se siente como la muerte”, añade Weisz. “No hay vuelta atrás. Es como una muerte de alguien de la familia; algo se ha ido para siempre”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo