Steve Zahn sobre cómo “War of the Planet of the Apes” es sobre lo que está pasando ahora mismo

El actor habla sobre cómo es interpretar a un chimpancé, las rarezas del la captura en movimiento y sobre como todos necesitamos empatía.

Getty
Steve Zahn sobre cómo “War of the Planet of the Apes” es sobre lo que está pasando ahora mismo

Matt Prigge / www.metro.us

Roddy McDowall la tuvo fácil. En la antigua película “Planet of the Apes”, el actor —junto a los gustos de Kim Hunter, Sal Mineo y John Huston— tuvo que usar hermosas y elaboradas máscaras de simio. No como Steve Zahn. Para interpretar a un chimpancé en “War for the Planet of the Apes”, el actor se limitó a ponerse un traje y se le pusieron un ejército de puntos sensores en la cara. Sólo más tarde, con la magia de la tecnología, se vería realmente simio.

“Si vas a una fiesta de Halloween disfrazado como ‘El Zorro’, te sientes como ‘El Zorro’, ¿cierto?”, dice. “Pero si vas a una fiesta de ‘El Zorro’ sin la máscara ni el disfraz, la gente queda como ‘no te ves como El Zorro, pero por alguna razón pareces ‘El Zorro’; eso es lo que pasa cuando actúas sin disfraz”.

El conflicto de “Planet of the Apes”

La tercera entrega de la zaga reeditada es más intensa y arenosa que cualquier otra película ahora mismo. Muestra que las relaciones hombre-mono se han desgastado aún más de lo que ya estaban antes. Zahn interpreta a “Bad Ape”, un traumatizado antiguo animal del parque zoológico que se une con el líder rebelde de los chimpancés Caesar (Andy Serkis), mientras pelea contra un coronel sicópata (Woody Harrelson) que quiere que todos los simios mueran.

Zahn es conocido principalmente por sus personajes cómicos; nuestro favorito es el maldito criminal Glenn Michaels en “Out of Sight”. “Bad Ape” es una especie de alivio cómico en la película, pero no es una figura para divertirse. Por algo se llama “Bad Ape”: porque esa es la frase que más oyó cuando estaba preso en el zoológico.

“Lo encontré realmente trágico, muy vulnerable y accesible”, explica Zahn. “Tienes a estos monos pesados y lentos, y luego tienes a este pequeño que está muy emocionado por estar cerca de la gente otra vez. Sus amigos están muertos, su familia ha muerto, se ha convertido en un acaparador sólo para llenar el vacío de no tener a nadie alrededor. Esto solo me emociona. Y confiaba en que los momentos de humor harían que esto pasara”.

El desarrollo de los personajes

Las películas originales de “Planet of the Apes”, que empezaron en 1968, fueron pensadas originalmente para niños, pero eran mucho más para adultos: oscuras, cínicas, relacionadas con la era de los derechos civiles y con la Guerra de Vietnam. Como sus dos predecesoras, “War for the Planet of the Apes” es muy, muy seria, y se tarda en plasmar su mundo sombrío.

“Por lo general, las películas de este estilo no tienen paciencia. Ellos no tienen las agallas para sentarse y esperar, para permitir que el personaje se desarrolle”, dice Zahn. “Entonces ves una película como esta, en la que Woody y Andy, los principales adversarios, tienen una escena de siete minutos de duración. De repente, es como si estuvieras viendo una producción de ‘King Lear"”.

Más actual que nunca

También es un reflejo de nuestros tiempos combativos e inciertos.

“Se trata también de lo que provoca el miedo”, explica Zahn. “Habla mucho de la empatía. Sobre ser capaz de empatizar con los que son distintos a ti. Cuando no tienes esa empatía, puedes hacerle cosas realmente malas a los otros. Nosotros intentamos destruirnos los unos a los otros porque hemos hecho de los otros algo que no son. Tenemos que compartir este espacio entre todos. Eso es lo que pasa hoy, ¿cierto?”.

Lo que dice sobre nuestros tiempos no es terriblemente alentador.

“Se pregunta cuán pronto puede esto girar fuera de control. Muy rápidamente, me imagino. Pero, ¿qué es lo que nos impide salir de control?”, pregunta Zahn. “Es por eso que estas películas funcionan: Son sobre eso. Y estos temas siempre están ahí, ya sea 1968 o 2017”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo