Los villanos no existen: Sofia Carson y Dove Cameron en Descendientes 2

Las jóvenes actrices dan vida a Evie y Mal, las hijas de los clásicos villanos de los cuentos de Disney en la segunda entrega de Descendientes; una cinta de Disney Channel que fue todo un éxito hace dos años y regresa con la fórmula mejorada.

Por: Lucia Hernández
DisneyChannel
Los villanos no existen:  Sofia Carson y Dove Cameron en Descendientes 2

Canciones, coreografías y vestuarios llamativos atraparán la atención de  chicos y grandes el próximo 20 de agosto que se estrene la segunda y esperada parte de Descendientes

¿Cómo se sienten de regresar a sus personajes en Descendientes

Dove Cameron (DC): Es el mejor sentimiento. 

Sofia Carson (SC): Sí lo es. Yo aún no puedo creer que el mundo ya vio la película porque durante mucho tiempo fue como nuestro pequeño secreto y ahora el mundo ha visto a Mal, a Evie, han visto Descendientes y poder compartirlo con todo mundo es muy emocionante para mí. 

¿Cambió algo la forma en la que ahora abordaron sus personajes a comparación de la primera parte? 

DC: ¡Mucho! 

 SC: Durante la primera película, nos preguntaban mucho si había alguna presión por interpretar a los hijos de estos personajes icónicos y sorprendentemente, al menos desde mi punto de vista, creo que no lo había simplemente porque no estábamos interpretando personajes que hayan existido antes, simplemente estábamos tomando algunos elementos y personificándolos como jóvenes de días modernos. Así que había una cierta libertad, aunque debo decir que había un poco de nerviosismo, creo por ver como iba a ser recibida la cinta, pero luego una vez que vimos que le fue bien, más allá de nuestra expectativa. Pero esta vez, ya tenemos muchos adorables y devotos fans, creo que sentimos que ya no había ningún tipo de presión y para nosotros más bien significa que aquello que hicimos la primera vez funcionó por lo que en esta ocasión había que hacer eso mismo pero 10 veces más. Entonces, hubo menos miedo porque ya conocíamos al personaje a fondo y fue como quitarle las llantas de apoyo a la bicicleta y simplemente lanzarnos a hacerla. 

SC: Tuvimos que ser temerarios, todos en el set. Desde los coreógrafos, el director, nosotros como actores, todo se fue al siguiente nivel, la historia, los sets, todo. Así que tuvimos que ponernos al nivel. 

DC: De repente se me olvida lo mucho que trabajamos. Esa película te saca toda la energía, es muy demandante. 

SC: En la forma más increíble. Es agotadora pero en la forma más satisfactoria posible. 

¿Cuál fue la coreografía más desafiante para ustedes? 

SC: Creo que la más complicada de todas ha sido “Rotten to the Core”, aunque no la hicimos para esta película pero ha sido la más difícil de las dos películas.

DC: Hace poco intentamos volver a hacerla para una presentación en vivo y nos preguntamos, cómo lo habíamos hecho. 

SC: Sí, es muy rápida. Entrenamos mucho para montarla y es la más intensa de todas. Pero en esta película, “Ways” estuvo bien porque tiene un buen paso, creo que “Chillin’ Like a Villain”, aunque incluya bailarines aéreos, el paso clave del baile parece muy fácil a simple vista, lo cuál es lo brillante detrás de ella, pero cuando ya tratas de hacerla por ti mismo, es muy confusa. Eso se debe a que usas lados opuestos del cuerpo, mueves las manos hacia un lado y los pies al otro. Es como un truco mental. Los primeros días de ensayo a nadie nos salía pero luego se volvió como una parte de nosotros y ahora ya simplemente puedo empezar a hacerlo.  

¿Qué mensaje les gustaría que se lleven los niños con esta película? 

SC: Creo que la belleza de esta película es que hay muchos mensajes, especialmente esta segunda vez. 

DC: Es como un crucigrama en donde cualquier cosa que tomen de ella, tendrá un significado importante para ellos. 

SC: Exacto, es lo que cada uno tome de ella. Lo que necesites que sea esta película para ti, lo encontrarás. Cada personaje tiene una historia y con ella un mensaje, no importa en cuál de ellos te fijes. Y eso es lo brillante detrás de toda la historia que hay belleza en todas las historias así como la hay en todos los chicos y nunca debemos tener miedo de ser auténticos. 

DC: Además del mensaje de amarte y aceptarte, que por cierto, creo que ahora llegamos al extremo de obsesionarnos con amarnos y aceptarnos y todo el tiempo nos repetimos, sé tú mismo, y nos obsesiona porque es algo que no hemos alcanzado y que por más que lo alentemos también luchamos con ello porque decimos que te ames, que confíes en ti, todo el tiempo repetimos el mismo mensaje pero por otro lado, el mensaje que realmente envíamos es ‘deberías odiarte’, ‘no eres lo suficientemente bueno’, ‘lo suficientemente bonita’, ‘o energética’ o ‘lo suficiente feliz’ y sí lo eres, entonces te pasas. Y por eso es que he descubierto que las personas no aprende las lecciones a través de grandes y únicos eventos, sino a través de la repetición y si constantemente pones el mensaje de la autoestima es quizá cuando empieces a llegar a la mente de alguien más. Pero no solo eso porque es como el musical “Wicked” que, aunque todos sabemos la historia del Mago de Oz, Wicked te muestra lo que el otro está sintiendo y alienta la práctica de pensar desde el otro punto de vista y, volviendo a Descendientes, hay villanos en los villanos, la gente que se opone a los villanos y sí, el mensaje es amarte a ti mismo pero también ponerte en el lugar de las personas a las que no entiendes y amarlos y aceptarlos por igual. 

Y al fina darte cuenta de que no hay villanos… 

DC: ¡Exactamente! 

Otra parte de la cinta es la relación con los papás, que no es muy buena… Ustedes que están muy en contacto con sus fans y saben y entienden de sus luchas diarias, ¿qué consejo le darían a los papás de estos chicos? 

DC: Tengo una gran pasión por la salud mental en la infancia. Creo que se pasa por alto y ahora mismo estoy leyendo un libro que se centra en el trauma y habla de como el trama puede ser algo que puede ser evidentemente un trauma y luego las otras que para cualquier adulto podría ser un momento de menor importancia; pero luego cuando eres adulto y regresas a ese instante en el que alguien te dijo algo en el momento indicado, llegas a darte cuenta de que eso se quedó en tu mente para siempre y te marcó la forma en la que piensas ahora. Y algo que me preocupa es que en las escuelas no se enseña salud mental, no hay áreas destinadas para ellos y eso me parece absurdo. Y si hay algún tipo de atención muchas veces se aceptan respuestas simples, como ‘estoy bien’ y nunca investigamos y ahí es cuando todo empieza, cuando estás joven. Por eso, le diría a los padres que hay que ser insistentes con los niños. He visto a muchos padres ceder ante sus hijos porque no quieren contar sus cosas y solo dicen respuestas simples y evaden hablar pero ahí es donde deben seguir su instinto y no dejarlos porque los chicos son así y se pondrán difíciles, pero inducirlos a la disciplina de la salud mental y ser hablar acerca de ellos y revisar en dónde están es muy importante y películas como esta pueden abrir esa conversación. Y no es molestarlos es simplemente ver cómo están realmente. Y si lo hacen, se podrían evitar muchos problemas a futuro. 

SC: Y creo que los chicos simplemente quieren ser amados y saber que para nuestros padres somos especiales y amados, es lo más importante. Cuando eres niño, saber que para las personas relevantes de tu vida eres algo valioso, te empodera desde pequeño. Si las personas en las que tu crees, creen en ti, serás imparable. 

¿Y cuál fue la mayor lección que se llevaron de Kenny Ortega? 

DC: Después de que como director, tiene el material que quiere, siempre hace una toma extra que es para uno. Y ahí es donde puedes hacer lo que quieras, sin seguir las instrucciones, y a eso él le llama ‘la toma mágica’ y por lo general siempre es la mejor toma lo cual nos enseña que la magia de actuar está en realidad en nosotros y en entregar lo que tienes y confiar en ti mismo. 

SC: La incansable búsqueda de la perfección. Lo admiro por muchas razones pero creo que tiene tanta pasión por todo lo que hace que no descansa hasta que su visión está plasmada a través del lente. Así que le aprendí eso, él siempre nos presiona para llegar a dónde él sabe que podemos y por eso lo respeto mucho. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo