Oleg Ivenko: "Para Nureyev la libertad estaba por encima de todo"

El coreógrafo ruso Oleg Ivenko conversó con Metro sobre la película británica The White Crow

Por Maria Pozina, MWN

El coreógrafo ruso conversó con Metro sobre la película británica The White Crow dirigida por Ralph Fiennes, que narra la historia del bailarín de ballet Rudolf Nureyev.

¿Cómo te metiste en el proyecto?
–Supe que había un casting gigante. En toda Rusia buscaban a los principales bailarines de ballet que pudieran hacer un papel dramático. La primera invitación me llegó a través de las redes sociales. Pensé que era spam, pero un par de semanas después un conocido me dijo que buscaban a una persona para interpretar a Rudolf Nureyev y que estaban interesados ​​en mí. Me pidieron que enviara un video con una historia sobre mí. Luego el director de casting grabó mi actuación para que la viera Ralph Fienness. Estaba muy nervioso pero Ralph me ayudó mucho. En el momento oportuno, se acercó a mí y me dijo: "No te preocupes. simplemente disfruta el proceso. Siente al Nureyev que quiero ver. Trata de encontrar a ese feo bastardo en ti”.

¿Y lo encontraste?
–Sí, resultó que hay uno en mí [*Risas*]. Un tiempo después del casting, me dijeron que estaba entre los tres candidatos principales y Ralph quería hablar conmigo. Conversamos sobre mi visión de Nureyev. Después de eso, con mi teatro salí de gira por Holanda y allí ya recibí un mensaje de Fiennes, que él me había elegido. Me sorprendió, no podía creerlo. Hubo muchos solicitantes incluyendo varios artistas del Bolshoi, de Berlín.

¿Fue difícil prepararse para la película?
–Vi muchos videos, leí libros sobre Nureyev. Ralph habló mucho con amigos y familiares de él. El trabajo era enorme. Pero, por supuesto, no queríamos crear una copia de Nureyev en la pantalla, porque esto es simplemente imposible. Mostramos a nuestro Rudolf, el que Ralph Fiennes ve y que yo veo.

¿Ralph te explicó por qué decidió hacer una película sobre Nureyev?
–Fue inspirado por el espíritu de este hombre, la fuerza de su personalidad. Es la historia sobre un niño que saltó a la libertad, se opuso al sistema. Después de todo, Nureyev no solo es famoso por su talento como bailarín, sino también por su posición y comportamiento.

Los recuerdos sobre Nureyev son muy contradictorios. Muchos lo alaban como bailarín, pero al mismo tiempo critican su arrogancia e incluso su rudeza.
–La libertad era muy importante para Nureyev. Quería bailar en todas partes y le dijeron: "No, lo harás solo en la Unión Soviética". Es por eso que un rebelde se despertó en él, el que era impúdico, grosero. Nunca tuvo miedo de decir lo que pensó. No tenía miedo de ofender a nadie, no le importaba. Y él sabía lo que valía. Por ejemplo, nunca pagaba en restaurantes. Él dijo: "Soy la riqueza de este país. Pago impuestos, ¿por qué todavía tengo que pagar por la comida?". Y lo entiendo. Tampoco pagué en un restaurante una vez, quería entender cómo era. Me levanté y me fui y nadie me detuvo. Una semana después, volví a este restaurante pero mi conciencia me dijo: "Pága".

Obviamente, tomaste el trabajo sobre el papel muy en serio.
–Sí, y me parece que me las arreglé para sentir a esta persona. Ahora cuando necesito poner a alguien en su lugar, enciendo el modo "Rudolf". Y puede ser desagradable. Este es un sentimiento tan genial [*Risas*].

¿Todo funcionó frente a la cámara?
–Soy un actor novato y me fue difícil distribuir adecuadamente las emociones. Por ejemplo, cuando acabamos tuve que recordar que soy Oleg, no Rudolph. Recuerdo, después de una escena pesada, fui a mi trailer con lágrimas. Y fui llamado de nuevo: "Tenemos que grabar otra vez”. Y pensé: "No quiero volver a hacer esa escena". Pero con el tiempo obtuve experiencia. Y, por supuesto, Ralph Fiennes me ayudó mucho. Lo llamo mi "papá de las películas”. Recuerdo todas sus lecciones de actuación.

Antes de participar en The White Crow, ¿te gustaba ver películas sobre ballet?
–Solo vi "El cisne negro", y al principio no me gustó la película. Parecía ser una tontería. Pero después de interpretar a Nureyev, la volví a ver y aprecié la precisión con la que Natalie Portman penetró en ese mundo.

Pero parece bastante masoquista.
–Estoy de acuerdo en que somos masoquistas. Desgarramos nuestros músculos, torturamos nuestros cuerpos. Nos sentamos en las grietas y es doloroso, levantamos las piernas a la cabeza … Tienes que repetir el mismo movimiento cada semana para poder hacerlo en el escenario. Pero, en general, por supuesto, somos personas normales que tenemos una vida personal y algunos pasatiempos.

¿Podemos decir que el ballet ruso todavía ocupa una posición alta en el mundo?
–El ballet ruso es el mejor porque somos improvisadores, siempre creamos algo nuevo. En Europa, todos bailan como máquinas: aquí tienes que dar un paso a la derecha, aquí a la izquierda, luego pararte y luego dar un salto. Nosotros podemos bailar de una manera, pero mañana será completamente diferente. Damos un poco de libertad a nuestro baile.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo