Joaquin Phoenix: “Intenté acercarme al Joker desde dentro”

Para crear al Joker, un papel que permanece en el imaginario colectivo gracias a inolvidables actores como Jack Nicholson, Jared Leto o Heath Ledger; Phoenix tuvo que, entre otras cosas, aprender contorsionismo

Por María Estevez

El actor Joaquin Phoenix vive en la piel de los personaje que interpreta. Su valiente actuación en El ‘Joker’ (‘Guasón’ en Latinoamérica) ha contribuido a que la cinta se lleve el premio a mejor película en la ultima edición del Festival de cine de Venecia.

En el ‘Joker’ de Todd Philips, Phoenix perdió tanto peso que sintió que iba a volverse loco.  El Joker termina convirtiéndose en un  criminal psicótico que no hace más que reír a la hora de torturar y asesinar a sus víctimas.

Mientras el antagonista de Batman se desenvuelve dentro de la narración en el ambiente de las películas de superhéroes, su personaje se aproxima más a una película de terror con muchos mensajes políticos escondidos en su interior.

La cinta relata la historia de Arthur Fleck, un comediante frustrado que se ve sumergido en la locura y que desarrolla una carrera como asesino serial. Es el contraste entre el humor y la violencia lo que atrae a los actores a representar este papel desde el nacimiento del personaje de DC. Para el director del film, Todd Phillips solo había una persona capaz de interpretar a esta versión del ‘Joker’. El guión fue escrito para él.

Felicidades por esta increíble actuación. No puedo quitarme las contorsiones físicas de la cabeza. ¿Cómo lo hiciste?

–Hay dos secuencias en esta película que son importantes en cuanto a eso. La rutina del payaso y el baile en los escalones. Empecé a hablar con el coreógrafo que me trajeron. Fue muy interesante para mí aprender sobre el vocabulario de la danza y el movimiento. Y empezamos a ver estos videos. Y una en particular me conmovió mucho. No era tanto el baile como la actitud lo que me gustaba. La arrogancia fue lo que robé. Ahí es donde el Guasón sale.

Así que, ¿el Guasón ha surgido mientras filmabas la película?

–Sí, eso es cierto. Siempre está dentro, pero sale a través del movimiento y la danza. Realmente no lo sabía, pero es como un baile. Así que, cuando empezamos a tocar esta música – una pieza de violonchelo – y yo entré y empecé a moverme. Era muy natural. Esta idea de la metamorfosis me intrigaba. Quién es este tipo, y cómo se convirtió en lo que es. Era casi una especie de danza interpretativa.

¿Qué tipo de reacción tuviste cuando te dijeron que interpretaras el Guasón y cómo te preparaste para este papel?

–Cuando se acercaron a mí, pensé que de ninguna manera iba a hacer esto. Siempre pensé que había oportunidad de explorar más con este tipo de personajes que aún no han sido explorados. No lo he visto en otras películas de cómics. Me reuní con el director. Y me mostró estos videos de estos laughing pits. La risa fue casi dolorosa para Todd (director). Pensé que era una forma interesante de ver a este personaje. Nunca pensé en el Guasón de esa manera. Sólo continuamos teniendo una conversación.

¿Y leíste las tiras cómicas?

–Cuando empezamos a hacer la investigación, pensé que quería seguir mi propio camino. No quería que me influenciara ningún otro cómic ni nada de eso. Intenté acercarme a él desde dentro como un hombre y no desde el enfoque de este super villano icónico que todo el mundo conoce. Sentí que tenía mucha libertad para encontrar mi versión del Guasón.

¿Fue difícil encontrar la risa adecuada para el Guasón? ¿Fue doloroso?

–La segunda vez que conocí a Todd quería que hiciera una audición de mi risa. Vino a mi casa y se sentó en el sofá. Me tomó varios minutos encontrar esa risa. No quería fingir. Tenía que ser auténtico desde el primer minuto. En un momento dado se sintió muy incómodo. Fue extraño. Era importante para mí poder hacerlo. Y para ser honesto, fue más difícil de lo que pensaba. Luego traté de hacerlo, y luché. Aún no la hacía, no la tenía. Pero podía sentir que había potencial para algo allí. Tardamos un par de semanas en rodar hasta que lo hicimos bien.

La risa es contagiosa. Pero tu risa no lo es…

–En realidad, cuando lo vi, lo fue (risas). Puedes ver el dolor en él cuando se estaba riendo. Hay otra risa, casi falsa. Realmente eso es algo que no esperábamos que saliera a la luz en absoluto.

Este personaje está obviamente muy enfermo. ¿Alguna vez pensaste que la gente podría inclinarse por la interpretación de que los enfermos mentales son malos?

–La forma en que lo miro es la de alguien que ha experimentado mucho trauma, y un mundo que realmente no sabe cómo lidiar con ello, así que simplemente terminan medicándolo. Realmente no me acerqué a él como enfermo mental. El ha estado tomando siete medicamentos diferentes. Investigué los efectos secundarios de los medicamentos. Nunca tuvo la oportunidad de expresar sus necesidades y está medicado. Nunca identifiqué nada de que estuviera mentalmente enfermo. Creo que era un verdadero narcisista. Él tenía una narración en su cabeza sobre quiénes deberían ser en el mundo.

La gente sigue volviendo a este personaje, ¿por qué?

–No lo sé. Algo de esto es que se ve genial. Pero tal vez hay una cierta irreverencia sobre las cosas que muestra. Todo el mundo le aprecia de forma diferente. No estoy seguro.

Joker

¿Tienes un nuevo aprecio por él ahora?

–Primero que todo, me llevó más de seis semanas rodar una escena haciendo de ‘Joker’. No sabía cómo iba a ser. Estaba aterrorizado. Pero en retrospectiva, todo tenía sentido. Cuando fui el ‘Joker’ empecé a entender a Arthur de una manera diferente. Estuve muy feliz de rodar escenas como ‘Joker’ tan tarde en el proceso. Todd realmente creó este increíble espacio creativo donde podíamos cometer errores y descubrir algo. Fue genial que no estuviéramos tan preparados para desarrollar este personaje. Descubrimos mucho sobre el Guasón mientras estábamos en el plató.

Hay varios mensajes políticos ocultos en esta película sobre matar gente y como mencionaste antes, los problemas de salud mental. ¿Fue intencional?

–No pensé en eso. Para mí es estupendo que veas estos mensajes políticos. Me gusta que se desafíe a la gente a diferentes temas. No creo que Todd estuviera haciendo una sola declaración. Me gusta que no haya habido respuestas fáciles a estos problemas. Realmente es participación con el público. Espero que saque a relucir estos sentimientos en el público. Todo el mundo se sintió diferente sobre sus motivaciones en el set también.

En un lado más ligero, ¿cuál era su relación con los payasos? ¿Qué se siente al ver a un payaso en el espejo?

–Nunca pensé en payasos para ser honesto. De niño me disfrazaba de payaso. Me olvidé por completo de eso. Recuerdo la fotografía. Cuando me puse el maquillaje por primera vez fue genial. Ese proceso para crear el look fue muy divertido. Me encanta la idea de que el aspecto de Joker se basa en su trabajo. Y que se basa en la realidad.

¿El Guasón se quedó con usted al final de la jornada laboral?

–Al final de la noche nunca hubo realmente un final. Se quedó conmigo todas las noches después del trabajo durante otras dos o tres horas. Nunca sentí este momento de terminar con mi día de trabajo. Tampoco tenía una vida en ese momento porque no podía salir a comer. No socialicé en absoluto. La persona con la que interactué fue mi director. Ese se convirtió en mi mundo. No paraba de hablar. Eso es lo mejor para mí. Me gusta trabajar así.

¿Qué tan difícil fue eso para ti?
 
–Me divertí mucho. Quiero decir que fue súper difícil, pero me divertí mucho. Fue tan inspirador que, por mucha energía que le di, se me devolvió. Iba a casa después del trabajo y hablábamos de la siguiente escena. Estaba súper entusiasmado. Llegaba al set dos horas antes para sentarme en la caravana y hablar de ello.

¿Lo harías de nuevo?

–Eso es difícil de responder, ¿verdad? Realmente depende de la audiencia.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo