‘Mr. Jones’: la lucha por la verdad en un crimen indescriptible

Peter Sarsgaard nos habla sobre la película sobre un horrible momento de la historia

Por Molly Given

Uno pensaría que cuando algo terrible sucede, el mundo debería enterarse de ello. La historia nos ha enseñado que no siempre es así, pero aún así nos deja boquiabiertos al enterarnos de actos horribles, específicamente de un genocidio que ocurrió y prácticamente nadie recuerda cómo, por qué o cuándo ocurrió.

 

En la película de Agnieszka Holland, "Mr. Jones", los espectadores se sientan en primera fila para presenciar un espantoso momento de la historia europea descubierto por el periodista Gareth Jones [James Norton] en 1933. Ese año, el periodista galés viajó a la Unión Soviética y comenzó a investigar el Holodomor, una hambruna provocada por el hombre en Ucrania en la que murieron millones de personas, pero nunca se dijo nada al respecto. Gran parte de esa ignorancia fue alimentada por Walter Duranty [Peter Sarsgaard], un periodista que se desempeñó como Jefe de la Oficina de Moscú del New York Times durante más de una década después de la victoria bolchevique en la Guerra Civil Rusa bajo el mandato de Joseph Stalin. Sus vínculos con Stalin son lo que Sarsgaard dice que alimentó su actitud de "voltear la mirada".

 

Sarsgaard se sentó con Metro para hablar de lo que se necesitó para hacer "Mr. Jones" y se sumergió más en cómo espera que esta película ayude a "envalentonar a aquellos que ya están en la lucha por la verdad".

 

¿Qué fue lo que te atrajo inicialmente a querer unirte a "Mr. Jones"? 

 

–La directora, Agnieszka Holland, es alguien a quien he admirado durante mucho tiempo como artista y por su forma de ser radical. Es alguien que siempre ha dicho la verdad al poder y realmente admiro eso.

 

Ya que lo deseaba desde hace tiempo, ¿cómo fue trabajar con Agnieszka Holland? ¿Cómo fue tu experiencia? 

 

–Ya sabes, he trabajado con directores que admiraba antes en ambientes donde sólo tenían poder y realmente apesta ver a tu héroe sin un punto de apoyo. Pero estuve trabajando con Agnieszka en Polonia, en la ciudad donde está la escuela de cine, así que mucha de la gente que trabajaba en el plató era gente que realmente la admiraba como mentora. Ella tenía un mando tan fácil de este equipo que le tenían un enorme respeto. Siempre digo que cuando los jóvenes actores me piden consejo sobre la actuación: Ten un punto de vista y luego crea la pista de baile para ti, o puedes actuar, porque nadie te va a llevar a la pista de baile, sólo esperan que se te ocurra. A veces hay que quitarle el codo a la gente para darse tiempo, espacio y todo para poder hacerlo [y] obviamente, hay que tener un punto de vista para crear todo ese espacio, lo cual creo que la gente hace y luego no tiene nada que decir, así que esa es más o menos la combinación. Pero Agnieszka realmente hace la parte de la pista de baile por ti, ella entra y es como si todo el mundo se callara, todos quietos, deja que Peter lo resuelva, tenemos el tiempo para hacerlo. Siempre me pareció que teníamos mucho tiempo y no… no es una enorme película, no es que tuviéramos mucho tiempo, pero ella actuó como si lo tuviéramos. Normalmente, en una película que no tiene mucho dinero para rodar cosas, todo es prisa, prisa, prisa y tienes que hacer esa pista de baile muy rápido y descubrir lo que quieres hacer muy rápido e ir con tu impulso, y esta [película] fue realmente un gran viaje y lo que yo esperaba.

Peter Sarsgaard Peter Sarsgaard

 

De esta época en particular de la historia, no sabía mucho antes de ver la película. ¿Le resultaba familiar? ¿Investigó por su cuenta? 

 

–No sabía sobre el genocidio, que es uno grande, millones de personas murieron de hambre intencionalmente en Ucrania. Es sorprendente lo poco que sabemos sobre ello, es casi como si Duranty hubiera tenido éxito, ¿sabes? Si hicieras una encuesta para ver cuántos americanos saben de esto, creo que sería bastante sorprendente lo poco que conocen. Y aún así, todo el mundo recuerda a Stalin. Leí un libro llamado " Apología de Stalin", que es realmente una gran lectura y, a través de algunas de sus novelas basura [Duranty], quiso ser novelista. También hice una rueda de prensa para "Looming Tower", y estábamos en DC y pregunté a los periodistas mientras me entrevistaban si sabían quién era él, y sólo algunos lo sabían. Luego le pregunté a algunos periodistas que lo conocían y me dieron buena información. Es interesante ver cómo lo recuerdan los periodistas.

 

Yendo a su personaje específicamente, ¿cómo describiría a Walter Duranty? 

 

–Un artista bohemio, pero es un aspirante a artista. Creo que es alguien que aprecia las artes, pero debo aclarar que no es un artista en sí mismo. Creo que siempre fue un periodista, tenía ese trabajo, conocía a la gente con la que se rodeaba y todos eran artistas. No creo que fuera particularmente ideológico, no creo que ayudara a Stalin a su manera a encubrir esto por razones ideológicas [y] no creo que fuera porque hubiera sido un estalinista. Creo que fue porque vivía en Moscú, tenía un hijo con una mujer rusa, y su acceso a Stalin dependía de que siguiera una cierta línea, lo cual hizo. Su acceso a su propio hijo, que no habría sido capaz de llevar con él sin tener a la madre, lo que habría sido muy complicado, dependía de que él siguiera la línea. Así que fácilmente tenía un buen sueldo, tenía una buena casa, la gente venía, fumaba opio, ya sabes. Metió la cabeza en la arena, sabía que algo estaba pasando, pero pensó que no había manera de que pudiéramos informar sobre ello. Probablemente no sabía todo el alcance de esto, pero tal vez sí.

 

Como dije antes, mucha gente no conoce realmente esta parte de la historia, y algunos incluso dicen que es falsa. ¿Qué opinas sobre intentar dar vida a esta parte de la historia y sensibilizar a la gente sobre este terrible genocidio? 

 

–Mi experiencia con la gente que piensa que algo es falso o que no sucedió con algo tan masivo como esto o el Holocausto, o incluso ahora, conozco a algunas personas que piensan que el virus no es real y que es una construcción de los medios de comunicación, siempre habrá esa gente. Es que no puedes convencerlos. De hecho, diría que cuanto más intentas convencerlos, más se atrincheran. Por lo tanto, sólo si encuentran en su propio interés el creer, pueden ser convencidos de creer. Estoy seguro de que habrá mucha gente que no se vacunará en caso de que se encuentre una para este virus. No creen en las vacunas y no creen en los virus, aunque hay personas que han estudiado estas cosas y que saben más que ellos. Dirán que son las grandes compañías farmacéuticas las que ganan dinero o lo que sea, pero no se les puede convencer. Así que en cierto modo, es más para gente como yo que necesita que se le recuerde la frecuencia con la que esto sucede una y otra vez. Tengo el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial bastante firmes en mi cabeza, sé que sucedió, he estado en Auschwitz, fui en realidad cuando estaba filmando esta película. Cuando estuve allí, había algunos derechistas protestando que piensan que es una construcción y toda esta mierda, o están como, "¿Por qué tenemos que mantenerlo allí?" Al mismo tiempo, están estos niños israelíes que van como parte de su educación para recordar. Por lo tanto, me alegro de saber ahora sobre el Genocidio Ucraniano y me alegro de saber que gente como Gareth Jones vivió y sacrificó sus vidas para que yo lo supiera. Es para envalentonar a aquellos que ya están en la lucha por la verdad.

 

"Mr. Jones" fue lanzada digitalmente y llegará a VOD el 3 de julio.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo