Velvet D’ Amour: “Usé mi cuerpo como un proyecto de arte personal”

La icónica rubia fue la pionera del modelaje plus size en la industria de la moda, hace 11 años. Esta fue su lucha antes de las redes sociales.

Velvet D’ Amour: “Usé mi cuerpo como un proyecto de arte personal”

Esta exuberante neoyorquina pesaba 57 kilos y fue rechazada por “gorda” en plenos años 90. La estatura tampoco le ayudaba: tenía menos de 1,60 de estatura. Hasta que en 2006, tuvo su revancha. Desfiló para John Galliano en su pasarela “Everybody is Beautiful” (Todo el mundo es hermoso). Desde ahí, se ha dedicado a modelar y a fotografiar otros tipos de belleza en su revista VolUp2, la segunda publicación “plus size” más importante a nivel mundial.

 Metro habló con ella y su historia sobre su proceso de aceptación en la era pre “plus size”.

 ¿Cómo te sientes al ver que ya hay modelos plus size en portadas y toda la aceptación que tienen, cuando tu tuviste que luchar sola?

 Se siente grandioso ver que hay un auge en la visibilidad de algunas mujeres plus size, así como la visibilidad en la agenda mediática. Ese auge es un comienzo. Pero la vasta mayoría de las mujeres que tienen esa atención son mujeres como Ashley Graham, Denis Bidot, por ejemplo, mujeres que son una talla 14 y que reparten su peso en su trasero, estómagos planos, cinturas pequeñas, emulando íconos de belleza como Kim Kardashian. Por eso creo que necesitamos trabajar en más diversidad, para que las mujeres no se ciñan solo a una forma. Necesitamos trabajar en más diversidad, porque siempre las vemos jóvenes, casi siempre altas y blancas. Y así no es toda la humanidad. Sin embargo, es un comienzo.

¿Cómo fue que del rechazo pasaste a aceptarte y a ser reconocida por eso?

 Usé mi cuerpo como un proyecto de arte personal. Mucha gente me decía que tenía “una cara bonita”, pero con mi cuerpo la cosa era distinta. De esta manera, sentí que podía hacer imágenes seductoras, mezclando alta moda, para que el impacto fuera considerable. Ahora, si hablamos de rechazo, pienso que como mi meta no necesariamente era ser “una modelo”, no me sentí desechada como tal. Me hallo más bien “bella” y más importante, yo hallo la belleza más allá de lo físico. Las mujeres generalmente son consideradas bellas a los 20, pero su cuerpo cambia por muchas cosas. Por eso, si basas tu confianza solo en lo físico, no la tendrás del todo. Por eso no veo la aprobación de otros para validarme.

¿Y cómo fue tu lucha en una época de cero redes sociales?

Bueno, fui afortunada. Mi agente, Sylvie Fabregon, me reclutó para AGENCE PLUS y WANTED en Contrebande Paris, en 2006. Yo pesaba 136 kilos (300 libras) y tenía 38 años, muy diferente a la norma de lo que sigue siendo ahora. De ahí, hice casting con John Galliano y estuve en la Vogue Francia para Nick Knight, luego vino la retrospectiva de Jean Paul Gaultier. No he comprado un solo ridículo estándar de belleza, menos en una era donde todas son altas, delgadas, jóvenes y blancas. Cada era de la Historia tuvo un ideal inalcanzable. No acepté que me dijeran eso y todo lo hice con confianza. No hablo de arrogancia: es conocerte y amarte a tí mismo. Es una elección, sobre todo si tienes un cuerpo de Rubens en la era de Gisele Bündchen. Tu eliges tu propia felicidad y el derecho a amar cada parte de lo que eres. De amar tu propia belleza y lo que refleja en ello tus acciones.

¿Qué descubriste en el proceso?

Que la moda y belleza pueden ser triviales, pero puedes hacer una diferencia. Necesitamos representaciones positivas en los medios modernos. Por eso creé la revista VOLUP2, donde muestro mi trabajo fotográfico. Muchos lo describen como “glamorizar la normalidad”, porque veo belleza en todas las personas. Y es cierto. Pronto lanzaré una editorial con mujeres sobrevivientes de quemaduras. También lo he hecho con sobrevivientes de cáncer. Yo escojo ser el cambio que quiero ver.

 ¿Cómo es ser sensual en otras formas?

Veo la sexualidad como poder. Por eso amo a fotógrafos como Helmut Newton, Steven Meisel y Ellen Von Unwerth. Quise traducir eso a algo menos mainstream en mi revista.

 

¿Crees que el término “plus size” es solo para vender o vemos un cambio real?

Creo que el término es todavía objeto de debate. Muchos dicen que las modelos talla 12 o 14 no lo son, pero creo que sería grandioso llegar a un estado donde las etiquetas no sean regla.

¿Y el término “gordo”? Sigue siendo aún más peligroso en nuestra cultura.

¿Qué diseñadores crees que tomaron el camino que Galliano y Gaultier? Creo que CHROMAT ha mostrado diversidad, pero como dije, es con el mismo tipo de modelo. Galliano y Gaultier mostraron la diversidad de forma más genuina. Yo siento que la moda es un espacio para todo. Las “reglas” se hicieron para ser rotas.

 ¿Qué le dirías a las mujeres que aún son lastimadas por la forma de su cuerpo?

Que son una obra de arte. Que todas las generaciones de antes de ustedes merecen más respeto que alguien que les dicta parámetros imposibles. Que son su propia revolución. Que se rebelen en su “imperfección”. Que libres de complejos, moverán montañas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo