Venus Revolution: Redefiniendo los estándares de belleza negra

Metro investiga porqué Estados Unidos y el resto del mundo está tan obsesionado con los traseros.

Por: Metro
Venus Revolution: Redefiniendo los estándares de belleza negra

Salim Eddaid / MWN
Desde danzas extravagantes como el “twerking” hasta la celebridad Kim Kardashian, quien se las ha arreglado para lanzar un imperio empresarial con su cuerpo curvilíneo, está claro que Estados Unidos está obsesionado con los traseros.

Aunque no todos lo celebran. Algunas mujeres creen que siempre han representado la tendencia al tener un gran trasero, pero sienten que son constantemente apartadas de esta nueva tendencia, por ser cosideradas demasiado gordas y demasiado negras.

“Ustedes no nos ven. Y cuando lo hacen, es para burlarse de nosotras”, dice a Metro Jace Harnage, una cantante de Atlanta, Georgia, quien junto a otras mujeres locales cree que la imagen de los traseros grandes ha sido tomada de mujeres negras de talla grande y adaptada al estándar de belleza occidental.

¿Cuándo comenzó este fenómeno en Estados Unidos?

Si viviste en los años 90, es posible que puedas recitar casi de memoria la letra de la canción “Baby Got Black”, el hit del rapero Sir Mix-a-Lot. La canción se convirtió en el himno que empezó con la fascinación estadounidense por los grandes traseros hace 20 años.

“’When it comes to females, Cosmo ain’t got nothin’ to do with my selection. 36-24-36? Ha-ha, only if she’s 5’3”, canta Harnage.

Con la misma estatura de 5 pies y 3 pulgadas (161 cms.), la intérprete tiene medidas de busto-cintura-cadera de 48-37-56 (122-94-142 cms.).

“Si es que me parara al lado de Beyoncé o de Jennifer López, podrías decir que no tienen trasero”, dice Harnage con orgullo.

Un “trasero aceptable” es el término acuñado para describir a esas mujeres. Aquellas que lucen la reciente modificación al estándar de belleza occidental, el trasero grande y curvilíneo, siguen siendo mujeres delgadas y livianas. De todas formas, la tendencia no incluye a las mujeres negras de talla grande quienes creen que fueron pioneras en esta imagen en Estados Unidos.

Algunas mujeres con traseros grandes naturales se sienten excluidas de la tendencia de moda actual.

Hacerse visibles

Ese es el motivo por el que Harnage decidió hacer algo al respecto. A fines del 2016 celebró el décimo aniversario de “Venus Revolution”, una campaña que organiza eventos sociales en Atlanta para empoderar a las mujeres negras de talla grande como ella, que tienen traseros grandes, para redefinir la belleza.

Fue lanzado en el club de jazz Kat’s Café, y empezó con presentaciones musicales y rutinas de humor que la audiencia probó y celebró en una noche especial, la “Voluptuous Venus”.

El evento incluso le dio la oportunidad a la audiencia para expresar sus frustraciones en un segmento llamado “Venus Vents”.

“Estoy enferma y cansada de que las mujeres delgadas nos imiten y al mismo tiempo nos llamen gordas”, gritó una de las asistentes mientras el público la aprobaba.

Otras compartieron recuerdos más emotivos. Harnage y otras mujeres hablaron de sus experiencias con familiares que le dijeron alguna vez que serían más hermosas si es que perdieran un poco de peso, o cuando alguien les impidió subirse a montañas rusas, o haber sido etiquetadas de flojas por su tamaño.

Hoy, Estados Unidos aprueba y celebra cuerpos más voluptuosos y curvilíneos. Se están transformando en algo normalizado. Por ejemplo, el año pasado la estadounidense de 29 años Ashley Graham se transformó en la primera modelo de talla grande en aparecer en la portada de la revista Sports Illustrated Swimsuit Issue.

La ambición por un trasero grande

Marcas en el cuerpo de la mujer que se usan para una cirugía de trasero.

Pero las modelos y estrellas pop no son las únicas que están adoptando este look. Los cuerpos curvilíneos son tendencia en todo el mundo, de acuerdo con el cirujano plástico de Atlanta Andrew Jimerson, mejor conocido por sus pacientes como “Doctor Curvas”.

Él confirma que tener un trasero curvilíneo ahora es posible gracias a la cirugía plástica, y que es algo muy demandado.

“Casi todas mis pacientes quieren tener traseros hechos”, asegura Jimerson, quien atiende casi 200 personas al mes. “Eso dependiendo de a cuántas podemos incluir en nuestra agenda”.

Rescatando a Sarah Baartman

La cantante Harnage dice que haber lanzado Venus Revolution no fue solo con el objetivo de validar a las mujeres que corresponden a un prototipo de belleza de nicho, sino que también fue buscando crear confianza y encontrar aceptación.

Fue lanzado hace 10 años con exhibiciones de arte erótico y con libros que mostraban a mujeres del día a día. Harnage fue una de las modelos, y descubrió una conexión muy fuerte con la musa del movimiento, Sarah Baartman.

¿Quién era Sarah Baartman? Baartman fue una mujer sudafricana cuyo nombre artístico era “The Hottentot Venus”, exhibida como una atracción exótica en Europa en el siglo XIX debido a su gran trasero. Como parte de su presentación, ella era tratada como una salvaje al permitírsele a la audiencia tocar y golpear su trasero como si fuera un animal enjaulado.

La esteatopigia es un mal que hace a las personas acumular grasa en su trasero.

“Esto tuvo un impacto profundo en mí”, cuenta Harnage. “Me identifiqué con el cuerpo y con la experiencia de Baartman al escuchar su historia. Yo era regularmente molestada y transgredida por hombres con toqueteos discretos y silbidos lascivos. Esto alteró mi autoestima”.

Eventualmente, el movimiento perdió fuerza durante la última década, y Harnage lo rescató tomando ella misma el liderazgo y siendo la cara visible con el blog y el programa de radio American Hottentot.

Aún así, Harnage cree que Venus Revolution necesita ser resucitado hoy más que nunca, porque el encanto de la gordura es excluido de las redes sociales.

El peso es un problema para ella, ya que ha contribuido a sus dificultades para caminar largas distancias. Esa es otra razón por la cual Harnage dice que ella y otras mujeres como ella necesitan la Venus Revolution.

“Se trata de volver a amarse a una misma”, concluye ella, para que las mujeres puedan tener la confianza de conseguir sus metas en salud y en la vida.

Loading...
Revisa el siguiente artículo