El soft ghosting se convierte en una nueva tendencia de citas

¿Alguna vez has tratado de escapar de una conversación de Tinder usando 'likes' o emojis? Bueno, ¡eso es lo que hacen los soft ghosters! Metro investiga si este método realmente ayuda a hacer menos doloroso el final de una relación y por qué no estamos tan interesados en el romance

Por Asya Gelman

Victoria comenzó a usar las redes sociales para conocer a otras personas cuando era adolescente. Recuerda haber tenido que hacer mucho soft ghost:

"Era más joven y pensaba que era una forma más fácil de hacer saber a alguien que ya no te interesa la conversación. Me pareció, que también es menos doloroso para la otra persona", explicó la periodista rusa de 26 años a Metro.

Antonio, el especialista en finanzas de 33 años de edad, de España, experimentó estar en ambos roles, de soft ghoster y de víctima.

"Ocurrió con personas que parecían ser más importantes que otras pero las diferentes situaciones no permitían llevar las relaciones al otro nivel".

Y aunque ni Victoria ni Antonio buscaron herir los sentimientos de alguien, los especialistas afirman que esta forma de terminar una relación no es tan inocente.

"Hacer soft ghosting es una forma de desaparecer muy lentamente, con una lentitud casi agonizante que mantiene durante demasiado tiempo una conexión que no se quiere mantener. Y eso duele tanto al que no tiene el valor de ser claro y cortarlo, como al que quiere mantener el vínculo y aferrarse a lo poco que le da el otro", dice María Ángeles Fernández Gómez, psicóloga clínica y profesora de la Universidad de Málaga, con sede en España.

soft ghosting

Y mientras siguen apareciendo tendencias desagradables en cuanto a las citas, se están discutiendo con mayor frecuencia otras condiciones mentales relacionadas con las relaciones. Una de ellas es la llamada filofobia, el miedo a enamorarse. Algunos incluso buscan sus síntomas en Internet y utilizan el término como justificación para escapar de posibles relaciones románticas.

"La filofobia es el miedo a enamorarse y a generar vínculos emocionales estrechos. Este temor tiene su origen en situaciones traumáticas experimentadas en relación con los vínculos afectivos, ya sea en la primera infancia, cuando el niño vive el primer vínculo afectivo con sus cuidadores primarios (apego), o en algún momento de su historia afectiva. Pero no creo que esté aumentando en este momento. Quizás es el miedo al compromiso lo que ha aumentado", afirma Fernández Gómez.

Ya que este miedo surge de la sensación de soledad, las frías estadísticas de numerosas investigaciones sugieren que aproximadamente el 50% de la población occidental moderna se siente 'sola o excluida', lo que conlleva un riesgo 26% mayor de morir.

"Hay más miedo o mayor dificultad para construir relaciones más estables. La sociedad moderna no facilita la creación de vínculos emocionales saludables y estables. Además, los medios de comunicación nos han vendido la historia de amor romántico, donde todo es de color de rosa. Y eso no es amor. Enamorarse está sobrevalorado y eso es sólo la primera fase de una verdadera relación amorosa. Cuando nos enamoramos sólo vemos la parte bella, brillante y hermosa del otro, pero eso es temporal e ilusorio. El amor real y profundo se construye cuando conocemos las sombras del otro. Y a partir de ese momento podemos realmente empezar a construir un proyecto común y crecer juntos", concluyó el experto.

 

¿Por qué la gente evade a otros?

Conveniencia
Pérdida de atractivo
La interacción con un valor negativo
Estado de la relación
Sensación de seguridad

CIFRA:

74%
de gente que cree que el "ghosting" es una estrategia de ruptura inapropiada.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo