¿Es la leche buena para tu salud?

El 1 de junio se celebra el Día Mundial de la Leche para fomentar el consumo de productos lácteos en todo el mundo. Metro investiga si son realmente beneficiosos

Por Daniel Casillas

2020 marca 20 años desde que se celebra el Día Mundial de la Leche. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la leche es uno de los productos más consumidos en todo el mundo.

"Más de 6.000 millones de personas en todo el mundo consumen leche y productos lácteos; la mayoría de estas personas viven en los países en desarrollo", afirma la agencia especializada de la ONU.

Los productos lácteos también son un gran negocio, según IMARC, una de las principales empresas de investigación de mercado. Su mercado mundial alcanzó un valor de 718 mil 900 millones de dólares en 2019. A pesar de ello, la leche y los productos lácteos son considerados polémicos por los expertos, que cuestionan su impacto en la salud humana.

Estudios recientes de la FAO y la Organización Mundial de la Salud ponen de relieve que la leche contiene muchos nutrientes y contribuye de manera significativa a satisfacer las necesidades del organismo en cuanto a calcio, magnesio, selenio, riboflavina, vitamina B12 y ácido pantoténico (vitamina B5).

Sin embargo, estas organizaciones reconocen que en los últimos años se ha cuestionado cada vez más la función de la leche y los productos lácteos en la nutrición humana.

"La leche es un alimento complejo que contiene numerosos nutrientes. La mayoría de los componentes de la leche no funcionan de forma aislada, sino que interactúan con otros componentes. A menudo, participan en más de un proceso biológico, a veces con efectos contradictorios sobre la salud", afirman en el informe 'La leche y los productos lácteos en la nutrición humana'.

Aunque los nutrientes de la leche contribuyen significativamente a satisfacer las necesidades de nuestro cuerpo, los expertos subrayan que este alimento no es necesario para la supervivencia, ya que los mismos nutrientes pueden obtenerse de otros alimentos.

"Ningún niño o adulto necesita leche de vaca para sobrevivir y muchos en todo el mundo tienen intolerancia a la lactosa o alergias. Sí, la leche de vaca es una buena fuente de proteínas, calcio, vitamina B12 y yodo; sin embargo, estos nutrientes pueden obtenerse de fuentes de alimentos alternativos", dijo a Metro Lisa Penny, entrenadora de salud y nutrición certificada con sede en Reino Unido.

Cada vez más voces están llamando la atención sobre los posibles efectos adversos del consumo de leche. Los estudios ya lo han relacionado con las alergias, el asma, el acné e incluso el cáncer.

Por lo tanto, la gente de todo el mundo la está bebiendo menos. En algunas partes del mundo, como en los Estados Unidos, las cifras son impresionantes. Por ejemplo, en 1996, los estadounidenses bebían, en promedio, unos 24 galones (109 litros) de leche por año, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. En 2018, esa cifra se redujo a 17 (77 litros) .

Por otra parte, desde principios del decenio de 1960 el consumo de leche per cápita en los países en desarrollo casi se ha duplicado.

Pero si algunos expertos están de acuerdo en que los seres humanos adultos no necesitan beber leche, y cada vez más estudios apuntan a los efectos negativos de este producto, ¿por qué la gente sigue consumiéndola tanto?

Algunos creen que es por costumbre y porque es una fuente accesible de nutrientes.

"La leche de vaca es un alimento básico diario para muchas personas y lo ha sido durante décadas, ya que es una fuente accesible y conveniente de nutrientes", añadió Penny.

Aunque el debate sobre si debemos consumir leche o no continúa, la verdad es que cada vez aparecen más alternativas en el mercado.

Así, “su decisión sobre qué leche beber se basará en el sabor o en los beneficios para la salud", concluyó Penny.

Leche

Pros y contras de la leche

PROS

Calcio
La leche es una fuente rica en calcio. Los fabricantes fortifican la leche de vaca con vitamina D, otro nutriente que beneficia la salud de los huesos.

Corazón
La leche también es una fuente de potasio, que puede ayudar a los vasos sanguíneos a dilatarse y a reducir la presión arterial.

Cáncer
La leche contiene calcio y vitamina D, dos nutrientes que pueden ayudar a proteger contra el cáncer.

CONTRAS

Grasas saturadas
Los productos lácteos son ricos en grasas saturadas. La Asociación Americana del Corazón señala que comer demasiadas grasas saturadas puede aumentar los niveles de colesterol, lo que incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

Hormonas y antibióticos
La leche de vaca puede contener residuos de hormonas y antibióticos, estas sustancias residuales pueden tener un impacto negativo en la salud humana, incluyendo efectos adversos en el sistema nervioso, el sistema reproductivo y el sistema inmunológico.

Intolerancia a la lactosa
La intolerancia a la lactosa es una condición en la que el cuerpo no produce lactasa, una enzima que necesita para descomponer un azúcar llamado lactosa que se encuentra en la leche. Se estima que el 65% de las personas tienen una capacidad reducida para digerir la lactosa después de la infancia.

ENTREVISTA

Lisa Penny Lisa Penny

Lisa Penny,
entrenadora certificado de salud y nutrición con sede en Reino Unido

Q. ¿Es saludable para los humanos consumir leche de vaca?
– Se debate ampliamente si beber leche de vaca es "saludable" y depende totalmente del individuo que la consuma. En pocas palabras, la leche de vaca es un fluido hormonal, lleno de hormonas sexuales como el estrógeno y la progesterona. No hay diferencia si se bebe leche convencional u orgánica, no estará libre de estas hormonas.

Q. Cuéntame sobre el debate acerca de si la leche es o no buena para la salud
– Hay muchas investigaciones sobre el efecto de la leche de vaca en nuestra salud y si las hormonas son aptas para el consumo humano. Durante décadas, nosotros como población hemos sido animados a consumir la leche de vaca como una bebida nutritiva para personas de todas las edades, para el desarrollo de los huesos, la función muscular y los buenos probióticos entre otros beneficios para la salud.

En los últimos años, muchos investigadores y científicos han cuestionado los beneficios. El pediatra, Dr. Paul Porras (M.D) comenta en el documental de Netflix – "What The Health", "La leche es un alimento de riesgo para el consumo humano". Continúa explicando cómo trata diariamente a niños y adolescentes que sufren de condiciones relacionadas con el consumo de productos lácteos – eccema, estreñimiento, acné, deficiencia de hierro y anemia, por nombrar algunos.
¿Pero qué hay del viejo dicho, "bebe leche para tener huesos fuertes"?

Los investigadores han analizado el desarrollo óseo en los niños y han encontrado que la leche no construye huesos fuertes. Además, los investigadores de la Universidad de Harvard han descubierto que la leche no tiene ninguna protección contra las fracturas en las mujeres de edad avanzada. La investigación muestra que los países con mayor consumo de leche, tienen las tasas más altas de osteoporosis. En palabras del Dr. Michael Greger, "Las personas que beben leche tienen altas tasas de fracturas de cadera, más cáncer y viven vidas más cortas". Beber leche de vaca no hace que sus huesos sean más sanos.
Mientras que los pros y los contras de la leche de vaca son discutibles, los productos lácteos bajos en grasa, incluyendo la leche de vaca desnatada y semidesnatada, podrían estar causando más daño que bien. Aunque las variedades desnatadas pueden tener el lado saludable debido a las bajas calorías, estas variedades contienen andrógenos. Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas, incluyendo la testosterona, que han demostrado tener un impacto negativo en la salud de las mujeres con síntomas como el acné, la piel grasa, el exceso de vello corporal y el desequilibrio hormonal que crea un ciclo menstrual irregular o ausente, afectando así negativamente a la fertilidad femenina.

Q. ¿Qué otras opciones existen?
– Hay muchas alternativas de leche no láctea, basada en plantas, que están disponibles en las tiendas o pueden ser hechas en casa, incluyendo las leches más comunes basadas en frutos secos (almendra, anacardo, coco y avellana), basadas en semillas (lino, cáñamo y sésamo), basadas en legumbres (soja y guisantes) y basadas en cereales (avena y arroz).

Q. ¿Podría dar más detalles sobre las leches vegetales?
– Puede ser abrumador decidir qué elegir al aventurarse en el mundo de las alternativas a base de plantas, ya que hay muchas marcas y tipos. Lo primero es lo primero, usted quiere que su leche vegetal no sea azucarada. Revise la lista de ingredientes antes de comprar y opte por variedades que estén hechas con ingredientes mínimos, literalmente la nuez o la planta, agua filtrada y sal marina como Plenish, Rude Health o Alpro Unsweetened. Algunas plantas están fortificadas con nutrientes como la vitamina D, que es beneficioso incluir en una dieta sana y equilibrada.
Las opciones más populares que están ampliamente disponibles incluyen la almendra y la avena. La leche de almendra es una buena fuente de flavonoides y no contiene colesterol ni grasas saturadas. Las almendras son naturalmente bajas en grasa y una buena fuente de muchos antioxidantes. Mientras que la leche de avena es la preferida de los alérgicos a los frutos secos, es un buen producto polivalente que contiene más proteínas que la leche de almendra, aunque es rica en carbohidratos y más alta en azúcar. La leche de avena contiene una fibra soluble beta-glucano única, clínicamente probada para reducir los niveles de colesterol LDL (malo). Todos nuestros cuerpos son únicos y nuestros sistemas digestivos responden de manera diferente a ciertos alimentos, por lo que es importante obtener toda la información y tomar una decisión informada que funcione mejor para usted y su cuerpo.

Q. ¿Podríamos dejar de consumir leche de vaca en el futuro?
– No se puede negar la creciente demanda de alternativas, ya que uno de cada dos consumidores europeos y americanos bebe leche vegetal, ya sea sola o como complemento de la leche de vaca. Aunque hay una investigación exhaustiva que analiza el efecto de la leche de vaca, hay poca investigación en comparación con las alternativas basadas en plantas. Es difícil comparar directamente las alternativas sin tener en cuenta las necesidades del consumidor. A medida que la próxima generación se convierta en una generación consciente de la salud, quizás continuemos viendo un cambio a las alternativas basadas en plantas. Sólo el tiempo lo dirá.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo