Las marcas que interpretaron el 2020 y moldean el futuro de la moda

¿Pueden las marcas ser humanas? Quizás no del todo, pero estas en particular reflejan conversaciones, pensamientos y modos de actuar de los consumidores de moda en este año histórico y los siguientes.

Por Luz Lancheros

El “social-washing” es uno de los términos más populares de este nefasto año por terminar. Sobre todo, porque se ha visto en varias causas desde hace años, pero ninguna como el Black Lives Matters, movimiento resurgido a partir del brutal asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneápolis: simplemente, el fingir estar de parte de alguna causa social y postear en pro de ello, como pasó con uno de los sucesos más relevantes de 2020. Las marcas que interpretaron el 2020 y moldean el futuro de la moda 

Incluso, lanzar colecciones al respecto. Se ha visto el feminismo, la raza, la ecología desfilar por los posts de redes sociales de muchas marcas de moda, pero al igual que los bolsos falsos, eso se nota a leguas, por lo que el término mencionado se ha enarbolado para definir a todas las marcas que dicen ser una cosa pero que en sus prácticas, productos o procesos creativos siguen oprimiendo.

Sin embargo, no todas las firmas han seguido este camino plagado de incoherencias. Algunas de ellas demostraron en este año (y para el futuro) cómo han escuchado a su consumidor y a la sociedad a la que pertenece. Acá destacamos algunas de ellas.

Las marcas que interpretaron el 2020 y moldean el futuro de la moda 

Las marcas que ya lo sabían todo

Algunas marcas ya predecían un futuro distópico desde hace aproximadamente seis años, respondiendo artísticamente al cambio climático y a sus desafíos. La última en hacerlo fue Marine Serre, que en sus dos últimas pasarelas había mostrado moda de protección, así como escenarios distópicos y tapabocas justo antes de la pandemia.

Ahora bien, según el reporte de Lyst de “Year in Fashion 2020”, gracias a celebridades como Dua Lipa,  Kylie Jenner, Selena Gomez  y, sobre todo a Beyoncé con su enterizo en Black Is King, la marca llegó a un nivel de búsquedas estratosférico, al subir un 426% en 48 horas.

Por su parte, Balenciaga mostraba que su reinterpretación de piezas urbanas deconstruidas a través de un videojuego daban una nueva frontera en lo digital: no es solamente comprar ropa online, sino generar una interacción real y única con ella.

Las marcas diversas

Muchas marcas han enarbolado la diversidad como bandera, aunque no para todas ha funcionado esta premisa. De hecho, algunas de las marcas que postearon a favor del movimiento Black Lives Matter fueron desenmascaradas por cuentas como Diet Prada, ante su hipocresía por sus prácticas laborales y políticas editoriales racistas.

Por otro lado, este no ha sido el caso, por ejemplo, de marcas como Savage x Fenty, de Rihanna, que tuvo un show exitosísimo en 2019 (hasta se puede ver en Amazon) y repitió en este año: cuerpos de absolutamente todas las tallas, un montaje superior que cuenta con súper modelos como Bella Hadid y un espectáculo que muestra que la moda del futuro no está en una falsa inclusión que llegue hasta cierto tipo de cuerpo o de talla, sino que atiende sus necesidades verdaderas.

De ese modo, en el evento intervinieron dos artistas que representan la actualidad de la moda internacional: Rosalía y Bad Bunny, entre otras estrellas. Por su parte, Gucci, en pre pandemia, mostraba una colección masculina contra esos estereotipos que tanto se le han adjudicado por siglos y que en clave retro mostraban a los hombres con camisetas naif , colores pasteles y vestidos.

Las marcas comprometidas 

Hay marcas que sí han tomado en serio las causas sociales, sobre todo si conciernen a una problemática social. Glossier, por ejemplo (entre otras) donó hasta un millón de dólares tanto a fundaciones que apoyan a la comunidad afroamericana en Estados Unidos, como a negocios de belleza creados por afroamericanos.

Nike y Adidas, por su parte, hicieron un aviso conjunto en las semana subsiguientes al Black Lives Matter.

Marcas sin género 

Si bien hay personas como Harry Styles que posaron para Vogue en vestido y eso es una novedad a nivel editorial tratándose de un hombre heterosexual y cisgénero, hay marcas que van más allá y sí generarn verdaderas revoluciones de género.

Este es el caso de Eiji, Nudie Jeans, No Sesso, o la marca One DNA, que se ha popularizado con las camisetas que traen  el logo “We should all be them” (Todos nosotros  deberíamos ser ellos), sin distingos de género de alguna clase, en apología a las camisetas que sacó Dior y que traían el logo “We should all be feminists” (Todos nosotros deberíamos ser feministas).

Las nuevas deseadas 

Marcas como Telfar, 1017 ALYX 9SM, Pyer Moss, Casablanca, Martine Rose, Chinatown Market y Sun Dead, entre otras, así como Fear of God, muestran, según Lyst, en su informe, cómo se ha moldeado el gusto del consumidor por prendas versátiles, pero que igual siguen en la línea del streetwear: poder en el minimalismo, lo urbano y la comodidad.

Por ejemplo, Fear of God, con más de 1,8 millones de seguidores, se ha hecho famosa por influencers como Justin Bieber y colaboraciones con Ermenegildo Zegna.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo