Allegados de Donald Trump vuelven a la Casa Blanca epicentro de coronavirus

Mientras Donald Trump no le da importancia a su contagio de coronavirus, la Casa Blanca se ha convertido en un epicentro de la enfermedad.

Por Iván Sandoval

Mientras Donald Trump no le da importancia a su contagio de coronavirus, la Casa Blanca se ha convertido en un epicentro de la enfermedad.

El mandatario de Estados Unidos optó por salir del hospital sólo cuatro días después de internarse para prevenir los efectos del COVID-19.

Por si fuera poco, lo primero que hizo a su arribo a la Casa Blanca, fue retirarse el cubrebocas y saludar a la prensa y a algunos seguidores. Lo anterior y un paseo que hizo en un automóvil blindado fue criticado por especialistas, políticos e internautas.

Allegados a Donald Trump, contagiados de coronavirus

Pero la crisis y controversia no queda ahí. La sede del gobierno de Donald Trump ya suma varios políticos y allegados a Trump que se reportan positivos de coronavirus

El brote en el seno del Poder Ejecutivo está vinculado a un evento realizado en los jardines de la Casa Blanca, el 26 de septiembre, para el anuncio de la nominación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett a la Suprema Corte de Justicia.

Una multitud de asistentes estuvo sin distancia y con pocas mascarillas. Además de que se pudieron observar algunos saludos de mano, abrazos y otras medidas que no fueron respetadas.

La semana pasada, en un plazo que concuerda con el período de incubación, se confirmó el contagio de la asesora presidencial Hope Hicks, el mandatario, la primera dama Melania Trump, la exasistente principal Kellyanne Conway y el jefe de campaña Bill Stepien.

La lista también incluye a tres periodistas acreditados. Además, el fin de semana pasado, se supo que el senador Ron Johnson y Chris Christie, quien ayudó a Trump a prepararse para el debate del martes pasado contra Joe Biden, resultaron  positivos al virus.

La última en contagiarse fue la vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

La también allegada a Trump dio positivo en la prueba de COVID-19, tres días después de que se reportó la enfermedad en el presidente de Estados Unidos.

En un mensaje en sus redes sociales, McEnany sostuvo que no presenta síntomas, que se mantendrá en aislamiento y seguirá trabajando de manera remota.

A pesar de todos los contagios que se encuentran a su alrededor, el presidente estadounidense mandó un mensaje que fue criticado en las redes sociales: “Me siento mejor que cuando tenía 20 años. No teman al COVID-19”, escribió.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo