Trump vs. Biden: ¿Quién le conviene más a Latinoamérica?

Las elecciones no sólo definirán el destino próximo de los estadounidenses, sino que afectarán de el futuro y las relaciones políticas de América Latina con la primera potencia del mundo.

Por Iván Sandoval

Las elecciones del 3 de noviembre no sólo definirán el destino próximo de los estadounidenses, sino que afectarán de manera colateral el futuro y las relaciones políticas y comerciales de América Latina con la primera potencia del mundo.

Y es que Donald Trump y Joe Biden tienen visiones encontradas sobre cómo interactuar con los países del sur.

Muestras en el segundo debate

Para no ir muy lejos se debe recordar que en el segundo debate que mantuvieron los candidatos a la Casa Blanca hubo un momento de tensión, cuando la moderadora Kristen Welker cuestionó al mandatario sobre las formas en que su administración ha separado a cientos de niños de sus padres migrantes.

“Ellos vinieron aquí por medio de coyotes, gente mala, carteles o bandas que los utilizan para ingresar a nuestro territorio. Ahora tenemos la frontera más fuerte que nunca. Contamos con 400 millas de un muro nuevo”, sostuvo sin contestar a Welker.

“Estos 500 niños llegaron con sus padres y fueron separados de ellos en la frontera. Se les alejó para eliminar el incentivo para que vinieran y que el gobierno pudiera mostrarse duro y fuerte. Esto nos convierte en el hazmerreír del mundo; Es es criminal”, mencionó Biden en el encuentro.

Este es sólo un ejemplo de las ideas que tienen los candidatos sobre la migración y las políticas con los latinos.

Trump seguirá en el mismo tenor

Por esta razón, los expertos coinciden en que, si Trump consigue otros cuatro años en el poder, continuará con su política coercitiva.

“En el caso de México lo hará con los aranceles, y tendrá una mano dura hacia Cuba, y una menor relevancia relativa de toda América del Sur, lo que es una constante de la política de Estados Unidos, salvo en situaciones específicas que afectan sus intereses”, dijo Roberto Russell, presidente de la Fundación Vidanta, a DW.

Biden busca seguir los pasos de Obama

Los analistas sostienen que, en cambio, Joe Biden planea seguir algunos pasos de la administración de Barack Obama, y liderar el repudio político al legado del magnate.

Sin embargo, hay quienes también afirman que las transformaciones que se han vivido entre el periodo de Barack Obama con la actualidad hace complicado un gobierno similar.

"Este 2020 no es 2008 ni 2012: la región ha cambiado… Volver a lo de Obama no es posible, porque las condiciones no son las mismas", indica Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de análisis regional en Washington, a BBC Mundo.

Trump no se ha separado por completo de América Latina; de hecho, hace poco presumió algunas acciones con la región. "Forjamos alianzas históricas con México, Guatemala, Honduras y El Salvador para detener el tráfico de personas", mencionó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas hace un par de meses.

Relación con México

Es más, la construcción del muro en la frontera con México fue una de las grandes promesas que hizo el actual presidente, algo que no ve bien Biden. “Que EU sea un lugar para refugiados y solicitantes de asilo”, ha dicho el opositor.

De hecho, algunos analistas creen que debe ser cauto, pues muchos migrantes pueden interpretar que las puertas del país se abren por completo, lo que sería caótico.

Eso sí, Trump logró mejorar su relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador, tras acordar un nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), y moderar las críticas en temas como la seguridad.

Como presidente, Biden buscaría mantener una buena relación con su vecino del sur, ante la necesidad de cooperación bilateral en varias áreas, anticipan los especialistas.

En el caso de Brasil, el mandatario Jair Bolsonaro ha buscado cultivar una relación estrecha con Trump, debido a su afinidad ideológica y alineamiento político.En cambio, el plan de Biden de colocar sobre la mesa temas medioambientales podría generar tensiones con el gigante sudamericano.

Si bien son sólo previsiones que se hacen con base en sus ideas, palabras y acciones, lo cierto es que el 3 de noviembre no sólo estará en juego el destino de Estados Unidos, sino también el de América Latina.

 

 

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo