Ashley Biden, la hija del virtual presidente de EU, que es la antítesis de Ivanka Trump

Si a Ivanka Trump, la hija del aún presidente, le encanta ser el centro de los reflectores y acaparar las redes sociales, a Ashley Biden, descendiente mayor del próximo matrimonio que ocupará la Casa Blanca, le gusta más la tranquilidad apartada de las cámaras.

Por Iván Sandoval

Si a Ivanka Trump, la hija del aún presidente, le encanta ser el centro de los reflectores y acaparar las redes sociales, a Ashley Biden, descendiente mayor del próximo matrimonio que ocupará la Casa Blanca, le gusta más la tranquilidad apartada de las cámaras.

Ella es la primera hija de Joe Biden, presidente electo con Jill. Aunque tiene a dos hermanos mayores; Beau (fallecido por un tumor en el cerebro) y Hunter, producto de la primera unión del demócrata con Neilia, quien murió en 1972, en un accidente automovilístico.

Tres años después, el político conoció a su actual pareja, una mujer que se convirtió en su brazo derecho y lo apoyó en su carrera política y vida personal.

“Ella me hizo pensar que mi familia podría volver a estar completa”, escribió Biden en su biografía “Promises to keep”, en 2007.

Ashley Biden, preocupada por la justicia social

De su unión nacieron Ashley, de 39 años (la misma que Ivanka), y Naomi, que a los 27 años está convertida en una influencer en las redes sociales.

Pero la primera hija de Joe y Jill es diferente. Ella se inclina más al trabajo social, el cual describe como su pasión.

Luego de estudiar antropología cultural en la Universidad de Tulane, trabajó como camarera en una pizzería para apreciar el comportamiento de la gente.

Cuando tenía 26 años formó parte del personal de apoyo clínico en un centro de salud infantil. Fue ahí cuando decidió lo que quería hacer el resto de su vida.

Cuatro años después volvió a la universidad para obtener una especialización como trabajadora social. Su intención: ejercer en residencias de adultos mayores y centros de detención de menores.

Con el paso del tiempo ha tenido experiencias laborares que la hicieron una ferviente defensora de la reforma de la justicia social. Hizo investigaciones en el Centro de Justicia de Delaware en programas de intervención y prevención del crimen en los jóvenes.

A diferencia de Ivanka Trump o de su propia hermana Naomi, ella mantiene un perfil bajo. Su cuenta oficial de Instagram es privada y no suele hacer muchas apariciones en público.

Halagos a su padre

Sin embargo, no ha dejado de apoyar incondicionalmente a Joe Biden en su carrera política.

“Estoy lista para la presidencia de mi padre, nos ayudará a resolver algunos de los grandes desafíos de nuestra generación. Ayudará a nuestras escuelas públicas a ser más igualitarias y equitativas, para que podamos cumplir la promesa de oportunidades para todos.

“Hará que el cuidado de los niños sea más asequible y creará empleos sindicales bien remunerados. Abordará la crisis climática, protegerá nuestra tierra y mares, promoverá políticas que valoren nuestro medio ambiente y hagan crecer nuestra economía de energía limpia. Y tiene la empatía y la fortaleza para ayudarnos a abordar las disparidades raciales y económicas que socavan a todas las comunidades” dijo a mediados de año.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo