Los fails más graciosos del Buen Fin que salieron muy caros a las tiendas

El Buen Fin terminó en México, y aunque el objetivo es incentivar al mercado interno, en muchas ocasiones la falta de explicaciones o errores humanos les salieron caro a las empresas.

Por Iván Sandoval

El Buen Fin terminó en México, y aunque el objetivo es incentivar al mercado interno, en muchas ocasiones la falta de explicaciones o errores humanos les salieron caro a las empresas.

En este atípico año la temporada de descuentos y promociones se celebró del 9 al 20 de noviembre, con la intención de evitar aglomeraciones que pudieran expandir más el coronavirus; además de dar una mayor oportunidad a las empresas y clientes de reactivar la economía nacional.

La pantalla más barata de la historia

Pero hasta los días finales del evento, algunas tiendas tuvieron dificultades y graves errores. Uno de los últimos casos se dio en el Centro de Atención a Clientes Telcel, que se encuentra en Parque Tezontle.

Un cliente acudió al lugar para comprar un smartphone con la promesa de que se le regalaría una televisión. Sin embargo, al pagar, los vendedores del local intentaron modificar las condiciones y negarle la oferta. Cabe destacar que el anuncio no especificaba las cláusulas o las llamadas “letras chiquitas”.

En la promoción se establecía que los clientes podrían recibir una pantalla gratis en la adquisición de algunos equipos Android. Lo que no se aclaraba era que para llevar la TV se tenía que comprar el teléfono en plan tarifario con duración obligatoria de dos años.

Mientras el cliente pedía que se le hiciera válida la oferta anunciada y la tienda se negaba, el hombre optó por llamar a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

El organismo mandó a uno de sus representantes al lugar de los hechos para valorar la situación, y le dio la razón al comparador, quien se llevó su celular y una pantalla de 32”.

"Me ofrecieron un equipo y al momento que llegué a pagar me dijeron que eran otras condiciones, las cuales no especificaban. Llamé a la Profeco y finalmente logramos lo que inicialmente ofreció el proveedor”, dijo el hombre.

Los peores fails y errores del Buen Fin

Otros errores del Buen Fin

En este atípico año, la Profeco recibió cientos de quejas de clientes. Las tiendas más perjudicadas fueron Walmart, Liverpool y Office Depot.

El organismo menciona que dio más de mil 400 asesorías, convenido cerca de 215 conciliaciones telefónicas, con 75 quejas aún en proceso y 49 mil consultas en el portal “Quien es Quien en los Precios del Buen Fin”.

La gran mayoría fueron fallas humanas en el momento de escribir los precios con promoción, algunos errores de ortografía o la carencia de explicaciones en las que aplicaban las promociones.

En una tienda Soriana, un cliente compró dos mil 340 botellas de whisky para aprovechar la promoción de tres por dos.

Los encargados del lugar se negaban a dar el producto al hombre, a pesar de que no especificaron el número de botellas máximo por persona. Al final, la Profeco acudió y dio la razón al comprador.

En las redes también causó gracia un jersey de los Bulls de Chicago con la firma de Michael Jordan, que se vendía en un Liverpool. El precio de la prenda se mostraba sin coma, y ascendía hasta 281,562.5 pesos.

En una tienda de Office Depot, se “rebajó” una computadora de 22 mil pesos a sólo 50 pesos. Algo que también fue un error humano.

Mientras que en una Bodega Aurrera del Estado de México se promocionó una pantalla de 58 pulgadas por el baratísimo precio de 10 pesos y 99 centavos.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo