Mueven sus influencias para conseguir vacunas anti COVID-19 en México

Un jefe de hospital vacunó a su esposa e hija, a pesar de no estaban en la lista, mientras que sindicalizados de la CDMX trataron de entrar a la fuerza a un nosocomio.

Por Iván Sandoval

No es de extrañar que la llamada “Ley del más fuerte” o el dicho “Que lloren en tu casa y no en la mía”, se lleven a la realidad en la primera semana de la vacunación para atacar al coronavirus en México.

A pesar de que las autoridades mencionaron, desde antes de que llegaran las vacunas del COVID-19, que la prioridad sería inocular al personal de salud que se encuentra en la primera línea de la batalla contra la pandemia, hay quienes buscan “saltarse la fila”.

Así, un jefe de hospital fue despedido, tras hacer que vacunaran a su familia, a pesar de que no estaban en los registros.

En tanto, miembros sindicalizados del gobierno capitalino trataron de irrumpir en un hospital para aplicarse la inyección.

Los hechos, cuando apenas ha pasado una semana de la llegada de las vacunas, fueron criticados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que pidió que se respete el orden de inoculación.

Despiden a doctor por vacunar a su familia

Y es que José Rogel Romero, director del Hospital Adolfo López Mateos, que se encuentra en el Edomex, fue despedido por sus actos ante el coronavirus. ¿El motivo? Se dio a conocer que usó sus influencias para que su esposa y una de sus hijas fueran vacunadas, a pesar de que no forman parte del personal médico.

Mientras que en la capital del país, sindicalizados del gobierno de la CDMX trataron de ingresar a la fuerza al Hospital Militar El Vergel, en Iztapalapa, para que les aplicaran la cura, a pesar de que no estaban en la lista. Ante la negativa, optaron por bloquear Periférico.

Por si fuera poco, el IMSS ventiló la posible sanción a un par de ingenieros de sistemas, quienes supuestamente fueron vacunados contra el coronavirus en el Doceavo Regimiento de Caballería Motorizado de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Además, en el inicio de la vacunación en Coahuila, cerca de 30 personas que no pertenecían al personal de la primera línea de batalla contra el COVID-19 fueron vacunadas.

“Todos tenemos que ayudar y que se sepa que es inmoral saltarse o brincarse la fila; es una inmoralidad”, dijo López Obrador.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo