Corea del Sur y Estados Unidos planeaban asesinar a Kim Jong-un

Hackers norcoreanos robaron documentos militares de Corea del Sur. Entre ellos, se incluye un plan detallado para asesinar al líder de Corea del Norte en caso de guerra. Metro investiga la situación.

Por: Felipe Herrera Aguirre

Cibercriminales norcoreanos robaron una gran cantidad de documentos militares de Corea del Sur hace algunos meses. Se había reportado que estos documentos no contenían información importante. Pero en ellos hay un plan para asesinar a Kim Jong-un en caso de conflicto.

De acuerdo a Rhee Cheol-hee, un parlamentario surcoreano, la información fue confirmada por el Ministerio de Defensa de su país. El ministro de Defensa surcoreano no ha respondido a las declaraciones.

Según Rhee, el robo alcanzó casi 235 gigabytes de información. Y casi el 80 por ciento del contenido es desconocido.

El ataque ocurrió en septiembre de 2016. Los oficiales de defensa habían admitido el robo, pero dijeron que no había información importante comprometida.

Pero entre los documentos identificados hay informes de personal sobre los principales oficiales militares de Corea del Sur y Estados Unidos, junto con datos sobre instalaciones militares y centrales eléctricas en el Sur.

“Los documentos robados, si es que son reales, podrían enturbiar la ya complicada situación en la península. Aunque una orden ejecutiva de 1970 le prohibe al presidente de EEUU cometer asesinatos, el gobierno surcoreano no está implicado”, explica Ivan Eland, director del Center on Peace And Liberty del Independent Institute.

Corea del Norte ha negado todas las acusaciones de robo.

"Si el plan revelado es auténtico, y tal vez comprensible dado el comportamiento errático del dictador norcoreano, podría hacerlo aún más paranoico y agresivo. Se pueden esperar reacciones más peligrosas tanto de Kim Jong-un como del presidente Trump, perpetuando así las tensiones aumentadas", agregó Eland.

Corea del Norte

"La guerra es el resultado menos probable de la situación actual"

Joseph Fitsanakis, experto en inteligencia, espionaje y contraterrorismo de la Coastal Carolina University, Estados Unidos.

¿Qué podría significar esto para la región?

– El espionaje cibernético es parte del arsenal de Corea del Norte y del Sur. Desde principios de los noventa, cuando los norcoreanos se quedaron sin su aliado esencial, la Unión Soviética, el régimen ha perseguido muy conscientemente medios de defensa no convencionales. Estos incluyen armas de destrucción masiva, tales como armas químicas, nucleares y posiblemente biológicas, así como capacidades cibernéticas. Hoy Corea del Norte es uno de los patrocinadores estatales más activos del espionaje cibernético y del robo cibernético.

Se reveló un plan para asesinar a Kim Jong-un. Considerando las últimas declaraciones de Donald Trump, ¿podría ser esta una posibilidad?

– Los Estados Unidos han intentado en el pasado – específicamente durante la Guerra Fría – asesinar a líderes extranjeros. Sin embargo, este es un tipo de acción encubierta que es extremadamente rara y requiere autorización presidencial directa. Además, incluso si se ha concedido tal autorización de alto nivel, llegar a Kim Jong-un es extremadamente difícil, habida cuenta del grado de protección física e incluso de aislamiento que rodea al líder norcoreano. Lo más probable es que Washington se haya acercado a facciones dentro del Partido de los Trabajadores de Corea o del Ejército del Pueblo Coreano con una oferta de reconocimiento diplomático y apoyo al que reemplace a Kim Jong-un una vez depuesto. Pero tales políticas son arriesgadas, porque a veces la persona que reemplaza al objetivo de la operación puede resultar ser mucho peor.

¿Qué trata de mostrar Corea del Norte con estos ataques?

– Corea del Norte está tratando de demostrar que cualquier movimiento para desestabilizarlo tendrá graves repercusiones en todo el mundo, y dará lugar a grandes trastornos en la región cercana o incluso más. En otras palabras, cualquier intento de atacar al país, aunque sea con ataques aéreos limitados, recibirá algún tipo de respuesta de Pyongyang, incluyendo ataques con misiles contra el Sur, o interrupción de las redes de tráfico bancario y aéreo en todo el mundo.

¿Qué esperar de esto?

– Las posibilidades de un enfrentamiento militar directo y total que involucre a Corea del Norte son escasas. Incluso si Washington procediera a atacar a Corea del Norte militarmente, lo haría utilizando misiles limitados, que probablemente serán lanzados después de la aprobación de China. Pyongyang responderá, pero su respuesta probablemente será igualmente limitada. El cálculo equivocado de cualquiera de las dos partes es el único camino posible hacia una guerra total. Habiendo dicho eso, hubo muchos errores de cálculo realizados por todos los bandos en conflicto durante la Guerra de Corea de principios de los años 1950. Por eso nadie debe suponer que tales errores no pueden volver a ocurrir. La guerra permanece como opción en la mesa, aunque es el resultado menos probable de la situación actual.

Loading...
Revisa el siguiente artículo