Así está reaccionando esta comunidad conservadora ante el aborto

El movimiento #HomeToVote está alentando a los ciudadanos irlandeses a viajar a sus hogares y votar sobre la liberalización de las leyes de aborto en su país de origen.

Por Luz Lancheros

Por Elaine McCallig, MWN

Uno de los referendos más divisivos en la historia de Irlanda ha dividido a la unida comunidad irlandesa de Nueva York, con algunos expatriados que planean regresar a la Isla Esmeralda para emitir su voto sobre la propuesta liberalización de las leyes de aborto de Irlanda.

Manifestaciones tanto de campamentos pro vida como pro elección, encabezados por ciudadanos irlandeses, se han derramado sobre las calles de la ciudad de Nueva York en los últimos meses a medida que el referéndum sobre el aborto llega a un punto crítico este viernes.

Un país tradicionalmente católico con ideales conservadores, Irlanda ha hecho grandes progresos para ser cada vez más liberal en las últimas dos décadas. Con una mayor inclinación hacia el secularismo, el continuo proceso de paz en el norte y el movimiento de base de justicia social de las universidades irlandesas; el panorama político y social se ha modificado inconmensurablemente desde los años 90.

El siguiente paso para los progresistas irlandeses es asegurar la eliminación de la Octava Enmienda, que otorga a los no nacidos el mismo derecho a la vida que a la madre, pero los derechos al aborto han recibido una gran reacción del lobby pro vida y de la Iglesia Católica.

Se están llevando a cabo intensas campañas sobre el universalmente controvertido tema del aborto en Irlanda, con activistas que levantan carteles, van de puerta en puerta para hablar con el electorado y divulgan literatura.

Los irlandeses de Nueva York encabezan #HomeToVote

El movimiento #HomeToVote está alentando a los ciudadanos irlandeses a viajar a casa y votar.

Una de las que hacen el viaje a través del Océano Atlántico es la oriunda de Dublín convertida en ciudadana de Brooklyn, Lucie Heseltine.

Lucie se mudó a Brooklyn hace poco más de un año y actualmente trabaja en el departamento legal de una agencia financiera en la ciudad.

"El hecho es que los abortos sí suceden, y continuarán sucediendo ya sea que este referéndum pase o no. Si se aprueba, permitirá la misma atención médica para todas las mujeres necesitadas, no solo aquellas con los recursos para poder viajar para obtenerlo ", dijo Heseltine.

El nativo de Louth John Aidan Byrne, fundador de Irish Pro-Life USA (irlandeses Pro Vida EE.UU.), ha vivido en Nueva York durante 30 años.

Él argumenta que se necesita hacer más para expandir los criterios de votación postal para los ciudadanos irlandeses que viven en el extranjero, ya que la falta de opciones de votación para la diáspora ha llevado a un gran sentido de "privación del derecho al voto".

Tal como está, los ciudadanos irlandeses que viven en el extranjero no pueden agregarse al Registro de Electores.

"El próximo referéndum tendrá profundas consecuencias para todos nosotros", dice John. "Los irlandeses y nuestros amigos en Estados Unidos han presenciado la horrible destrucción del aborto legalizado en todo el país. Como se nos niega el voto, imploramos a nuestras compañeras irlandesas y compañeros irlandeses que sean nuestra voz, así como también una voz para las madres y sus hijos por nacer" para votar no".

Actualmente, la única instancia en que el aborto es legal en Irlanda es cuando existe un riesgo para la vida de la madre.

El proyecto de ley del ministro de Salud, Simon Harris, propone que, de aprobarse, se permitirá el aborto en todas las circunstancias hasta las 12 semanas de gestación. En caso de que la vida de la madre esté en riesgo, los abortos serán accesibles hasta las 24 semanas de gestación. Más allá de las 24 semanas, el aborto solo será accesible en el caso de anomalías fetales fatales.

Si el referéndum no se aprueba, el status quo se mantendrá.

"El hecho de que los irlandeses que viven en el extranjero no tengan la oportunidad de votar sobre algo tan importante como la reforma constitucional es una parodia y algo que debe cambiarse", dijo Heseltine. "Tengo la suerte de estar en una posición en la que puedo regresar a casa para votar en el referéndum. Siento que es mi responsabilidad hacerlo ".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo