La prisión no es un sitio seguro para los niños migrantes: ONG

"La frontera ha sido un gran desorden y un problema durante muchos años", añadió el presidente de Estados Unidos.

Por Miguel Velázquez

La política de 'Tolerancia Cero' implementada por la administración de Donald Trump como política migratoria en la frontera con México continúa dando de qué hablar en el mundo. Tras darse a conocer que los hijos de migrantes que cruzan ilegalmente eran separados de sus padres, todos menores de edad, Trump recibió las críticas más fuertes desde el inicio de su mandato.

A pesar de las severas críticas, Trump continúa con la retórica contra los inmigrantes indocumentados e insistió en reforzar la frontera con un muro y con más agentes fronterizos.

"Deberíamos cambiar nuestras leyes (de inmigración), construir el Muro (en la frontera con México), contratar Agentes Fronterizos y de ICE (el Servicio de Inmigración y Aduanas)", señaló Trump en su cuenta oficial de Twitter.

"La frontera ha sido un gran desorden y un problema durante muchos años", añadió el presidente de Estados Unidos.

La medida implementada por Donald Trump la tarde del miércoles permite que los niños continúen junto a sus padres; sin embargo, ahora los niños estarán en prisión, lo que no es un lugar seguro para ellos, aseguró Archi Pyati, Jefe de Políticas de la ONG pro migrante Tahirih Justice Center.

Metro conversó con Pyati, quien describe las principales consecuencias que este cambio de formato tendrá en los menores.

Q&A

¿Cuáles son las consecuencias que tendrán los menores que están en centros de detención?

Se ha demostrado que encarcelar a niños es perjudicial para la salud mental y física y para el desarrollo de los niños, y los tribunales de Estados Unidos lo han aceptado. En la Orden Ejecutiva, el Presidente ordena al Procurador General impugnar estos hallazgos judiciales para que sea legalmente posible que los niños sean encarcelados.

Además, las familias no pueden encontrar representación legal en cárceles lejanas, lo que hace que muchos que pueden calificar para el asilo pierdan sus casos simplemente porque están detenidos y no están representados. Con pocos jueces de inmigración ubicados en instalaciones remotas, los solicitantes de asilo tienen que testificar por videoconferencia sobre los detalles de su persecución, lo cual es inaceptable. Y enviar jueces a la frontera sin sentido aumenta las demoras ya irrazonables para todos con solicitudes ante los tribunales de inmigración.

¿Cómo podría ser el futuro para los niños y sus padres?

No se debería encerrar a los niños en la cárcel con sus padres más de lo que deberían estar separados de ellos. Todos sabemos que la prisión no es un lugar para niños. El daño que esta administración está haciendo al bienestar físico y emocional de los niños va a durar toda la vida. Y si ser encarcelados les impide buscar asilo, o les hace carecer de asistencia letrada o de un abogado, pueden perder sus casos. Para algunos, eso significará ser enviado a casa para enfrentar la persecución o incluso la muerte.

¿Tienen otra otra opción?

Encarcelar a los niños les cuesta caro a los contribuyentes, mientras que existen programas mucho más baratos, más humanos y más efectivos, y se ha demostrado que funcionan. Esta administración terminó esos programas innecesariamente y no los reinstaló como alternativas a la detención en la orden ejecutiva.

El enjuiciamiento de los solicitantes de asilo que ingresan bajo la política de 'tolerancia cero' del presidente va en contra de las normas internacionales y es un desperdicio de recursos críticos para el cumplimiento de la ley. Separar familias ha traumatizado a miles de niños y padres; sin embargo, la Orden Ejecutiva no proporciona ninguna pista sobre cómo o cuándo se reunirán estas miles de familias.

En Publimetro TV

¿Cómo son los policías en Rusia? Esto fue lo que nos dijeron los latinos que viajaron al Mundial 2018

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo