Huracán María, un año después

Nada es igual en Puerto Rico desde el 20 de septiembre de 2017

Por Miguel Velázquez

El jueves 20 de septiembre, será un año desde que de gran huracán María, de categoría 5, tocó tierra en Puerto Rico devastando la isla y matando a miles de personas. Metro conversó con Adriana Garriga-López, profesora de antropología y sociología en Kalamazoo College, Estados Unidos y experta en el décimo huracán atlántico más intenso registrado, para conocer la situación en el país.

Q & A

¿Cuál es el estado de Puerto Rico un año después del huracán María?

– Puerto Rico todavía se está recuperando de los efectos de los huracanes Irma y María. La mayoría de los hogares tienen agua y electricidad, pero no todos. Muchas carreteras todavía están en muy malas condiciones y muchos semáforos no funcionan. Solo alrededor del 40% de las solicitudes hechas a FEMA (Agencia Federal para Manejo de Emergencias, por sus siglas en inglés) para la reparación de viviendas han sido aprobadas, por lo que miles de personas aún viven bajo lonas plásticas azules como techos. El acceso a la atención médica es bastante limitado.

Puerto Rico ha tenido crisis económicas graves, ¿cómo podría recuperarse?

– Lo primero y principal, Puerto Rico necesita ingresar a un proceso formal de descolonización, con énfasis en construir estructuras democráticas de representación justa para los puertorriqueños en la isla. Las inversiones en educación pública, cuidado de la salud, producción sostenible de alimentos y una infraestructura ambientalmente racional, incluida la energía solar y otras formas de energía renovable, son fundamentales para el bienestar prolongado de la economía del archipiélago y de su gente.

¿Qué puede decirnos sobre la salud mental del pueblo puertorriqueño?

– El pueblo de Puerto Rico ha sufrido mucho durante el año pasado. Muchos todavía están traumatizados por la tormenta y sus consecuencias. Un año después de la tormenta, la lluvia y el mal clima aún generan inundaciones y fallas eléctricas, así como ansiedad y tristeza.

Adriana Garriga-López, profesor de antropología y sociología en Kalamazoo College, U.S. y experto en huracán María Adriana Garriga-López,profesor de antropología y sociología en Kalamazoo College, U.S. y experto en huracán María / Foto: Cortesía

Las políticas de austeridad implementadas por la Junta de Control Fiscal establecida por la legislación de PROMESA exigen recortes profundos en educación y atención médica que tienen terribles repercusiones, como llevar a los jóvenes a sentirse desesperanzados por su futuro y por personas mayores como si lo hubieran perdido todo pese a que han trabajado durante toda su vida. La tasa de suicidios también ha aumentado más del 30 por ciento. Estas situaciones también empujan a las personas a migrar y salir de Puerto Rico. Sin embargo, muchos puertorriqueños también participan activamente en procesos de curación creativos y significativos.

Cuéntenos sobre la participación de Estados Unidos en el problema.

– La respuesta federal ha sido absolutamente terrible. No solo ha estado llena de ineptitud, incoherencias y negligencia (por su propia admisión), sino que el pueblo puertorriqueño ha sufrido insulto tras insulto y humillaciones de aquellos que están en posiciones de poder y que pueden ayudar. Más allá de la falta de planificación adecuada, avaricia y mala administración, ha habido un descuido criminal de los derechos humanos en Puerto Rico. La historia mostrará que se cometieron crímenes de lesa humanidad después de María en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

¿Qué pasa con la respuesta internacional?

– La gente de todo el mundo lloró con nosotros cuando María destruyó nuestras islas. Hemos sido testigos de la solidaridad de amigos y extraños de todo el mundo, que han expresado su tristeza, enojo y temor ante las condiciones en las que las personas han estado viviendo desde las tormentas.
Del mismo modo, la situación política de Puerto Rico hace que sea imposible aceptar las ofertas de ayuda de muchos otros países, pero sabemos que hay un amplio apoyo internacional para la descolonización en Puerto Rico. Sin embargo, creo que las Naciones Unidas deberían hacer más para ayudar al pueblo de Puerto Rico y deberían investigar a los EE. UU. por crímenes de lesa humanidad.

¿Qué sigue para Puerto Rico?

– Entre tres mil y ocho mil personas murieron luego del Huracán María en Puerto Rico. Los puertorriqueños están de luto, no solo por sus muertos, sino por nuestro sentido de un futuro colectivo. Negar el hecho de que tantas personas murieron después de María no solo es ilusorio, sino profundamente hiriente.
Necesitamos un proceso colectivo de sanación que incluya un reconocimiento de los muertos, de todo lo que se perdió y un plan para el futuro donde puedan esperar más tormentas. Pero este plan no puede ser simplemente un plan financiero sobre cómo pagar la deuda nacional exagerada e ilegal. La planificación para el futuro debe centrar el sustento y el bienestar de la gente de Puerto Rico.

Números:

2975
personas murieron después del huracán María, según el informe de la Universidad George Washington. Si se confirma, este número sería mayor que el de las víctimas causadas por el huracán Katrina en 2005 (1833).

SI / NO

¿Fallecieron casi 3,000 personas en Puerto Rico?

NO

Donald Trump, el 45º POTUS, en Twitter:

"3000 personas no murieron en los dos huracanes que azotaron Puerto Rico. Cuando salí de la isla, DESPUÉS de que la tormenta había golpeado, tenían entre 6 y 18 muertes. Con el paso del tiempo, no subió demasiado. Luego, mucho tiempo después, empezaron a reportar números realmente grandes, como 3000. Esto fue hecho por los Demócratas para hacerme quedar tan mal como sea posible cuando estaba recaudando con éxito miles de millones de dólares para ayudar a reconstruir Puerto Rico. Si una persona murió por cualquier motivo, como la vejez, simplemente la agregaban a la lista. Mala política. ¡Amo a Puerto Rico! "

Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, Puerto Rico, en Twitter:

"En pocas palabras: delirante, paranoico y desquiciado de cualquier sentido de la realidad. Sr. Trump puede intentar intimidarnos con sus tuits PERO SABEMOS QUE NUESTRAS VIDAS IMPORTAN. Nunca nos quitará nuestro respeto por nosotros mismos. ¡Qué vergüenza!"

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo