La guerra comercial entre Estados Unidos y China continuará en 2019

China y los Estados Unidos dependen en gran medida unos de otros, pero también son competidores. Este es el problema de esta guerra comercial

Por Miguel Velázquez

Aunque los presidentes Donald Trump y Xi Jinping llegaron a un acuerdo para suspender los nuevos aranceles en la escalada de la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo durante la cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, se espera que las tensiones continúen el próximo año.

"Es desafortunado que ambos países hayan tomado partido de tal manera que el único resultado aceptable para cada uno sea a expensas del otro país", explicó a Metro Stuart Orr, profesor de negocios y derecho en la Universidad de Deakin, con sede en Australia. es posible que se produzcan daños colaterales como resultado tanto de la guerra como de la carrera subyacente para reformar sus industrias manufactureras, lo que no es necesario ".

Metro conversó con Orr para aprender más.

CUERPO / Q&A:

¿En qué etapa se encuentra la guerra comercial entre China y Estados Unidos?

– En realidad está en una etapa temprana. Ambos países tienen un objetivo mayor que se está ejecutando en el contexto de este intercambio constante de amenazas y acuerdos entre los Presidentes Trump y Xi.

China y los Estados Unidos dependen en gran medida unos de otros, pero también son competidores. Este es el problema. Ambos países están respondiendo tratando de establecer industrias manufactureras que sean independientes del otro país. Mantener la guerra comercial en un estado de renegociación constante significa que, en realidad, hay pocos cambios.

Los países acordaron una tregua arancelaria de 90 días.

– El acuerdo que los dos países han establecido está muy poco definido. Esto fue intencional. El acuerdo contiene un par de concesiones que los chinos siempre sabían que tendrían que hacer para permitir que Trump salve la cara.
Los chinos saben que no pueden empujar a Trump demasiado lejos o lo obligarán a reaccionar.

Trump habría sabido que los chinos harían estas concesiones, por lo que era realmente una cuestión de cuándo. Algunas de las concesiones acordadas, como la compra de energía, no son un problema para China, ya que de todos modos es un importador neto de energía. Si bien China probablemente hará concesiones sobre la agricultura para mantener la apariencia de alcanzar un acuerdo, tales concesiones no incluyen un compromiso real a largo plazo.

¿Se puede detener la guerra comercial?

– La guerra comercial continuará hasta que China o los Estados Unidos sientan que su industria manufacturera puede sobrevivir sin la otra. En ese momento, el final será agudo y decisivo.
Sin embargo, actualmente, ni los Estados Unidos ni China pueden permitirse que la guerra comercial se extienda demasiado. Si Trump aumenta los aranceles de importación al 25 por ciento, hará que los componentes chinos sean demasiado caros para que los fabricantes estadounidenses los utilicen para producir productos con precios competitivos a nivel mundial.

Stuart Orr, profesor de negocios y derecho en la Universidad Deakin con sede en Australia Stuart Orr, profesor de negocios y derecho en la Universidad Deakin con sede en Australia / Foto: Cortesía

Ningún otro país actualmente es capaz de satisfacer la demanda que los EU requieren, por lo que aumentar los aranceles demasiado alto dañará a la industria manufacturera de los Estados Unidos, de manera similar, si Estados Unidos, deja de comprar componentes chinos, China se quedará con un exceso de capacidad de fabricación que dañará sus condiciones económicas, en un momento en el que China está luchando por controlar su economía. China tampoco puede pagar tarifas altas sobre las materias primas y la energía que importa de los Estados Unidos.

¿Cómo podría afectar el conflicto al resto del mundo?

– Si esto se desarrolla como se esperaba, habrá un ganador y un perdedor: el ganador será el primero de los dos países en reurbanizar su industria manufacturera para ser independiente del otro país. El ganador dominará la participación en el mercado internacional del que actualmente disfrutan los EE. UU. Y el perdedor experimentará una pérdida significativa en las ventas de exportación que creará un problema económico importante para ese país.

¿Qué esperar el año que viene?

– 2019 es probable que esta guerra comercial continúe, ya que ambos países están muy lejos de reformar su industria manufacturera para volverse independientes del otro país. Ambos países han estado luchando con este problema durante algún tiempo, sin embargo, el desequilibrio comercial que ha resultado ha llevado a los asuntos a la cabeza.

Creo que ambos líderes trabajarán para asegurarse de que el arreglo actual no se rompa. Ambos Presidentes continuarán dando y recibiendo pequeñas concesiones para que se vea que están tomando medidas, sin cambiar las bases comerciales y económicas de manera significativa. Sin embargo, si pierden el control de este proceso debido a algún factor externo y se intensifica la guerra comercial, es probable que veamos un daño económico grave en uno o ambos países.

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo