¿Se acerca una nueva Primavera Árabe?

Tras semanas de protestas masivas y una huelga general, el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, decidió no buscar un quinto mandato. El movimiento político en el país ya es comparado y llamado 'Nueva Primavera Árabe'. Metro investiga la situación.

Por Miguel Velázquez

Las mayores protestas en Argelia, en las que, según los medios locales, han participado millones, intentan alcanzar su objetivo de un cambio de régimen. El lunes 11 de marzo, el presidente del país, Abdelaziz Bouteflika, quien ha estado en el poder durante dos décadas, anunció sorpresivamente en una carta de que no buscará la reelección. Los expertos están de acuerdo en que la situación en el país del norte de África parece ser el comienzo de una nueva primavera árabe.

"Hay similitudes claras con los primeros meses de 2011", explicó a Metro Michael Willis, profesor de ciencias políticas en el Colegio de St. Antony's de la Universidad de Oxford. “Las protestas son generalizadas, pacíficas, cuentan con una amplia sección de la población y no tienen un liderazgo claramente identificado. Incluso son más grandes que cualquiera de las protestas de 2010-11 ".

"A los argelinos les gusta decir que tuvieron la primera primavera árabe en 1988, que al igual que Egipto llevó a un golpe anti-islamista y una insurgencia violenta de varios años" –William Lawrence, profesor de ciencias políticas y asuntos internacionales en la Universidad George Washington.

Las principales protestas, que se han caracterizado por ser pacíficas, se produjeron debido al deseo de las personas de un cambio de régimen. Los habitantes de Algeria exigieron la renuncia de Bouteflika, quien fue elegido en 1999.

"Abdelaziz Bouteflika ha sido presidente de Argelia desde 1999. [Él es] un ex ministro de Relaciones Exteriores de los años sesenta y setenta, fue impulsado a la presidencia para ayudar a sacar a Argelia del sangriento conflicto civil que azotó al país durante los años noventa", indicó Willis

"En 2013, sufrió un derrame cerebral y desde entonces solo ha aparecido ocasionalmente en público, confinado a una silla de ruedas y virtualmente incapaz de moverse o hablar. A pesar de esto, buscó y consiguió un cuarto mandato presidencial en 2014. Fue el anuncio de que buscaría un quinto mandato este año lo que provocó las protestas masivas. Muchos argelinos se sienten humillados al ver que su líder nacional está tan incapacitado y ausente, y ahora está representado en los eventos por una enorme imagen enmarcada de sí mismo", explicó el académico.

Números

24 de febrero.
en esta fecha comenzó una nueva ola de protestas en Argelia.

"La mayoría duda que Bouteflika tiene algún rol en la gestión del país y, por lo tanto, se pregunta quién -entre el opaco grupo de miembros de la familia, líderes militares y hombres de negocios que rodean al presidente- toma las decisiones clave. La caída de los precios del petróleo en los últimos años ha reducido la principal fuente de ingresos de Argelia y ha obligado al régimen a recortar el gasto, lo que ha llevado a una mayor infelicidad e incertidumbre y al deseo de los argelinos comunes de poner fin al estancamiento político en el que se sienten atrapados", añadió.

Abdelaziz Bouteflika decidió no buscar un quinto mandato Abdelaziz Bouteflika decidió no buscar un quinto mandato / Foto: Getty Images

Según William Lawrence, profesor de ciencias políticas y asuntos internacionales en la Universidad George Washington, "el problema principal es que ninguna de las partes tiene un portavoz o interlocutor negociador adecuado".

“El presidente se comunica a través de cartas, y los manifestantes a través de consignas y ninguno a través del diálogo. Ninguna de las partes en esta disputa tiene un líder competente y legítimo que pueda negociar en nombre de los demás", explicó. “El régimen y los manifestantes necesitan organizarse y reorganizarse lo más rápido posible para asegurar una transición pacífica del poder, y hablar lo más posible con una sola voz e incluso desde todos los puntos de vista ", concluyó.

####

Preguntas y respuestas

¿Qué está pasando en Argelia?

– La situación actual es que las manifestaciones populares continuarán. El viernes 8 de marzo, las manifestaciones reunieron a más de 10 millones de personas en todo el país, según los periódicos locales. Se convocaron más protestas para el viernes 15 de marzo porque la última declaración del presidente ignoró la principal demanda política: el cambio de régimen. Las manifestaciones son pacíficas y todos desean que el régimen cumpla con las demandas de los manifestantes. Los partidarios del régimen podrían verse tentados por la violencia para crear un caos y reivindicar el estado de emergencia. La elite gobernante podría dirigir los acontecimientos hacia el modelo tunecino de transición pacífica o el caos sirio.

¿Se pueden comparar estas protestas con la Primavera Árabe?

– La primavera árabe comenzó en Argelia en octubre de 1988 y fracasó tres años después. Las protestas de hoy están en la continuidad de las protestas de 1988. Si los manifestantes logran imponer el proceso electoral, el impacto en la región será sustancial. Tendrá consecuencias en Egipto y Marruecos.

¿Se dirige Argelia a un cambio político importante?

– El pueblo argelino se siente herido en su orgullo nacional por un gobierno corrupto. Quieren un cambio de la elite gobernante y del sistema político. Se manifestaron un año antes de la caída del muro de Berlín en octubre de 1988. Después de muchos días de disturbios que costaron mil muertos y cinco mil heridos, los militares aceptaron poner fin al sistema de partido único. La primera elección libre fue ganada por los islamistas del partido FIS. Los militares cancelaron las elecciones y el país experimentó una década sangrienta (1992-2002) en la que murieron 200 mil personas. Desde entonces, la administración manipula la elección para evitar que la oposición, secular o islamista, se haga cargo de las votaciones.

¿Podría la democracia llegar a los países árabes?

– El éxito de la transición democrática en Túnez es la evidencia de que la democracia es sostenible en un país árabe. Sin embargo, la construcción del estado de derecho es un largo camino. A Europa le tomó dos siglos construir instituciones democráticas.

Lahouari Addi, profesor de sociología y autor de "Radical Arab Nationalism and Political Islam" Lahouari Addi, profesor de sociología y autor de "Radical Arab Nationalism and Political Islam" / Foto: Cortesía

Después de 60 años de independencia formal, los pueblos de Medio Oriente y el Norte de África están tratando de poner fin a los gobiernos autoritarios. La democracia es el único modelo que se ajusta a la sociedad de masas. Podría ser bloqueada durante décadas por diversos intereses, pero prevalecerá al final.

Háblenos del perfil de los manifestantes en Argelia

– Los principales manifestantes son esencialmente jóvenes, hombres y mujeres. La mitad de la población argelina tiene menos de 35 años. Sin embargo, el régimen es rechazado por la mayoría de la población. Están hartos de la mala gestión del estado y de la corrupción.

¿Qué pasa con la reacción internacional sobre la situación en el país?

– Europa y los Estados Unidos deberían presionar a los militares para permitir una transición democrática pacífica. De lo contrario, si los militares eligen el caos sirio, habrá consecuencias dramáticas en Europa con cientos de miles de refugiados en Francia, España e Italia. Las potencias extranjeras deben dar algunas garantías a los miembros de la élite gobernante y ayudarles a dejar el cargo. El juego ha terminado para ellos, como lo ponen los signos de los jóvenes manifestantes

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo