Las restrictivas políticas migratorias de Trump pueden repetirse en el mundo

El endurecimiento de las políticas migratorias que ha ocurrido en Estados Unidos es seguido desde cerca en Latinoamérica y Europa, de acuerdo con expertos

Por Miguel Velázquez

Las políticas migratorias cada vez más restrictivas, como las aprobadas recientemente en Estados Unidos por la administración Trump, podrían repetirse en otros países que estén cerrando sus puertas a los migrantes.

El pasado 12 de agosto, el gobierno de Trump anunció que buscaría negar tarjetas de residencia a migrantes que soliciten Medicaid, cupones de alimentos y otras formas de asistencia pública.

Dicha medida provocó críticas de demócratas y activistas que dijeron que esto favorecerá a los inmigrantes con más recursos financieros y rechazar a los que provienen de países pobres de América Latina y África.

"En el momento político actual, parece probable que haya leyes similares en otros lugares", explica a Metro Domenic Vitiello, profesor asociado de Planificación Urbana y Estudios Urbanos en la Universidad de Pennsylvania.

“Los defensores y políticos antiinmigrantes en América Latina y especialmente en Europa tienen puntos de vista similares a los funcionarios de la administración Trump. Muchos están promoviendo una narrativa similar que presenta a los inmigrantes como dependientes e indignos de la asistencia pública, y buscan excluir a los inmigrantes y refugiados de la clase trabajadora de sus países”, añadió.

Las nuevas medidas migratorias de la administración Trump entrarán en vigor a partir del próximo 15 de octubre. Restringirán visados, tarjetas de residencia y ciudadanía a inmigrantes que se considere factible que puedan beneficiarse de ayudas sociales.

“Se trata de privilegiar la autosuficiencia de los inmigrantes y su confianza en sus propias capacidades y de los miembros de sus familias o patrocinadores, antes que en las ayudas públicas”, explicó Ken Cuccineli, director interino del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

La regla actualizada aplica para los inmigrantes que los agentes de la USCIS determinen que es más probable que improbable que reciban ayudas públicas más de 12 meses en un periodo de 36 meses. Si alguien recibe dos ayudas mensuales se le contará como por dos meses.

La definición de ayuda pública también se actualizó e incluye ahora el seguro médico Medicaid, ayudas de vivienda y de alimentos bajo el programa SNAP (Supplemental Nutrition Assistance Program).

Quedarán excluidas las mujeres embarazadas y hasta 60 días después de haber dado a luz, también el subsidio para rentas bajas y los beneficios por niños y jóvenes hasta de 21 años de edad.

4 preguntas con…

¿Cuáles son las nuevas reglas de inmigración?

– Las nuevas reglas de "carga pública" establecen que a las personas que solicitan convertirse en residentes legales permanentes se les pueden denegar sus solicitudes si han utilizado beneficios públicos que antes no se consideraban en la evaluación de las solicitudes de inmigración, principalmente cupones de alimentos, asistencia médica y asistencia para la vivienda.

¿Por qué han sido tan controvertidas?

– Este es un gran cambio de cómo nuestro sistema de inmigración ha funcionado históricamente. Las nuevas reglas otorgan a los empleados de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos una amplia discreción para decidir si aprueban o rechazan las solicitudes. Es posible que muchos solicitantes puedan ser rechazados por estos motivos. Estas nuevas reglas son un intento de la administración Trump de hacer que solo las personas con mayor riqueza sean elegibles para inmigrar legalmente y convertirse en ciudadanos, mientras que históricamente la mayoría de los inmigrantes en nuestro país eran de clase trabajadora y lograron una movilidad ascendente con el tiempo, generalmente de generación en generación. Esto fue cierto para la mayoría de los inmigrantes europeos en el pasado, incluida mi propia familia. Mis bisabuelos vinieron de Italia, Alemania y Europa del Este alrededor de 1900. No fue sino hasta la década de 1950 que ellos, como la mayoría de los estadounidenses blancos, pudieron mudarse a los suburbios y las generaciones de mis abuelos y padres obtuvieron trabajos profesionales bien remunerados.

Domenic Vitiello Profesor Asociado de Urbanismo y Estudios Urbanos Universidad de Pennsylvania Domenic Vitiello Profesor Asociado de Urbanismo y Estudios Urbanos Universidad de Pennsylvania / Foto: Cortesía

¿Cómo afectará esto a áreas como el turismo, el comercio u otras partes de la economía?

– Las motivaciones detrás de estas nuevas reglas no tienen una base razonable en la economía, sino más bien en el racismo y la xenofobia. Amenazan a gran parte de la economía de Estados Unidos que depende fundamentalmente de trabajadores inmigrantes de bajos salarios en agricultura, procesamiento de alimentos, restaurantes, turismo y hospitalidad, fabricación ligera, construcción y servicio doméstico, incluido el cuidado de nuestros hijos y abuelos. Al igual que prácticamente todos los estadounidenses ricos, la propia riqueza del presidente Trump se basa en parte en el hecho de que sus hoteles y resorts han pagado bajos salarios a las criadas inmigrantes, conserjes, cocineros, camareros, jardineros y otros cuya mano de obra barata ayuda a enriquecer al presidente y a sus invitados. Ya sea que piense que esta desigualdad es aceptable o no, es un hecho simple que los inmigrantes de clase trabajadora, ya sea legal o ilegalmente en los Estados Unidos, contribuyen con un "subsidio inmigrante" masivo a nuestra riqueza personal y nacional.

¿Quién apoya y quién rechaza esta ley?

– La base de defensores antiinmigrantes del presidente Trump apoya estas nuevas reglas, aunque no entienden cómo los inmigrantes de bajos salarios construyen su propia prosperidad. Los defensores de los derechos de los inmigrantes rechazan esta ley, en gran medida como una cuestión de derechos humanos de discriminación contra las personas más pobres y menos favorecidas, y que se verán más desfavorecidas por estas nuevas reglas.

Los economistas serios de la derecha y la izquierda políticas han demostrado de manera concluyente que la asistencia pública recibida por los inmigrantes de la clase trabajadora, ya sea asistencia social o cupones de alimentos o asistencia médica o para la vivienda, es mucho menor que la cantidad de riqueza que crean para el resto de nosotros a través de su trabajo de bajo salario y otras contribuciones a nuestra economía.

Es una pregunta abierta si las nuevas reglas de "carga pública" impulsarán a los posibles inmigrantes a trasladarse a otros países. Sin embargo, si (las leyes) duran, prometen crear una sociedad más desigual e inestable en Estados Unidos, en la que muchos de nuestros trabajadores más vitales y vulnerables carecen de derechos básicos, necesidades y protecciones, ya sean alimentos, salud o estatus legal y el derecho para algún día convertirse en ciudadanos.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo