Se necesitan soluciones a largo plazo frente a crisis migratorias como Open Arms

Metro investiga cómo evitar una crisis humanitaria similar a la del buque humanitario.

Por Miguel Velázquez

Después de 19 días a flote, en los que las autoridades italianas se negaron a hacer el desembarque, los 83 migrantes rescatados por el barco humanitario "Open Arms" pudieron llegar al puerto italiano de Lampedusa. También recibieron asistencia médica en un centro de recepción en la misma isla.

Así concluye otro capítulo en la crisis migratoria del Mediterráneo, que parece interminable, ya que los gobiernos de la región, principalmente Malta e Italia, se niegan a aceptar migrantes rescatados por barcos de organizaciones humanitarias.

"Desafortunadamente, este no es ni el primer ni el último enfrentamiento entre las ONG que operan en la búsqueda y rescate en el Mediterráneo, y las autoridades italianas y los diferentes gobiernos europeos llamaron a la distribución de los solicitantes de asilo", dijo a Metro Anna Triandafyllidou, del Programa de Cátedras de Investigación de Excelencia de Canadá (CERC) en Migración e Integración de la Universidad de Ryerson, Toronto.

¿Qué pasará con los migrantes rescatados por Open Arms?

España, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal se distribuirán a los inmigrantes de Open Arms, que desembarcaron en Lampedusa, según informó el miércoles la Comisión Europea (CE).

Los cinco países enviarán equipos a Italia para llevar a cabo el registro y las entrevistas de los inmigrantes y realizar otros controles y tareas de reubicación, dijeron fuentes de la comunidad. Entre los aspectos que se verifican en estos casos se encuentra si tienen familia en algún país de la UE o han solicitado previamente asilo.

El barco Open Arms esperó la autorización para desembarcar en algún puerto desde el 1 de agosto, cuando realizó el primer rescate en el Mediterráneo. Estuvo en aguas italianas desde el 14 de agosto, después de que la Justicia italiana cancelara la prohibición firmada por el Ministro del Interior Matteo Salvini contra la organización humanitaria.

Preguntas y respuestas con…

¿Puede repetirse una situación similar a la de Open Arms en la que se niega el desembarco a un barco humanitario?

-Sí, es muy probable que se repita. Por supuesto, hay que tener en cuenta que a menudo, mientras todo el mundo observa el barco Open Arms o alguna otra disputa tan bien mediatizada, hay otros barcos más pequeños de ONG o también barcos de la marina italiana que rescatan y llevan a la gente a tierra. Hay mucha inconsistencia en estas prácticas y sirven mucho más a la política nacional interna (del gobierno jactándose de que cerró las fronteras y restauró el "control") de lo que contribuyen a la gestión de la migración internacional y el asilo.

Anna Triandafyllidou, experta del Programa de Cátedras de Investigación de Excelencia de Canadá (CERC) en Migración e Integración de la Universidad de Ryerson, Toronto. Anna Triandafyllidou, experta del Programa de Cátedras de Investigación de Excelencia de Canadá (CERC) en Migración e Integración de la Universidad de Ryerson, Toronto. / Foto: Cortesía

Entonces, ¿hay más barcos humanitarios navegando por el Mediterráneo?

– Sí, varios. Son mucho menos que en 2015-2016, tanto por las menores presiones migratorias como por la guerra legal que Italia ha estado librando contra las ONG que les quitan las licencias, confiscan los barcos, intentan impedir que las ONG salven a las personas en el mar (por la preocupación de que estas personas tengan que desembarcar en Europa, en Italia, Malta o, por supuesto, Grecia o España).

¿Qué aprende el mundo después del caso más reciente del barco Open Arms?

– Que las ONG son partes interesadas importantes y que la política no se desarrolla sólo en las elecciones, sino en la vida cotidiana. Que no nos desesperemos por los gobiernos populistas y chauvinistas porque los jueces y los ciudadanos defienden los valores de proporcionar asilo y mostrar solidaridad a las personas que huyen de la violencia y la inseguridad.

¿Cuáles son los próximos pasos para resolver esta crisis de inmigración?

– Las soluciones a las presiones de migración internacional y asilo son mucho más complejas de lo que todo político tipo Salvini les diría a sus votantes. Y muchas de estas soluciones están funcionando ahora en la región mediterránea más amplia: incluyen: programas de reasentamiento patrocinados tanto por el gobierno como por ONG (como los corredores humanitarios de la Comunidad de San Egidio y de otras organizaciones católicas o protestantes que operan en Italia y Francia), asistencia en países vecinos, canales legales de migración, migración para la educación o los canales de formación profesional, asistencia para el retorno al país de origen o a otros países de tránsito, ayuda humanitaria en regiones en crisis, esfuerzos para resolver conflictos y restaurar la seguridad y los medios de vida en las regiones afectadas de África oriental u occidental o en partes de Oriente Medio o de Asia, que son las fuentes primarias de población de refugiados.

4 políticas para enfrentar la crisis

Además de lo que ya se está haciendo, Anna Triandafyllidou sugiere algunas políticas específicas:

  1. Un sistema a largo plazo para redistribuir a los solicitantes de asilo dentro de la UE, como el sistema de cuotas de reubicación de emergencia que estuvo en funcionamiento entre 2015 y 2017. Con todos sus inconvenientes, ese sistema fue un paso en la dirección correcta. Necesitamos un sistema permanente. Y tenemos que revisar el primer principio de país seguro para proporcionar asilo en la UE.
  2. Aprender de América Latina y la forma en que están manejando la crisis de Venezuela. Existe la necesidad de una reacción rápida y soluciones temporales efectivas, como ha estado sucediendo en América Latina, donde a los venezolanos se les da una estancia legal temporal de manera semiautomática (tales sistemas estaban en vigor para los sirios también en 2013-2014 en varios países europeos, pero a medida que las cifras se disparaban, fueron desechados).
  3. Trabajar más para desalentar a los grupos de población que corren el riesgo de participar en la migración irregular, dándoles un acceso tangible a las vías regulares de migración. En mi opinión, esto debería orientarse más hacia acuerdos marco bilaterales o multilaterales para la libre movilidad entre países específicos, lo que daría flexibilidad a los trabajadores y a los mercados laborales, y se basaría en redes y relaciones preexistentes.
  4. Permitir que los residentes legales y los ciudadanos patrocinen a los recién llegados para evitar la irregularidad y la indigencia. Hacer que tales esquemas sean factibles, imponiendo costos y regulaciones razonables.

La crisis migratoria continúa

Este miércoles, la ONG SOS Méditerranée, que opera el buque humanitario Ocean Viking -junto con Médicos Sin Fronteras (MSF)-, advirtió que necesitan una solución "rápida" para desembarcar a sus 356 inmigrantes y evitar que la situación degenere a bordo.

"El capitán hizo su trabajo ayudando a las personas en peligro en alta mar y ahora corresponde a los estados hacer lo suyo y encontrar una solución, que debe ser rápida", dijo Frédéric Penard, director de Operaciones.

El barco ha estado a una distancia equidistante de Italia y Malta durante una semana. El primer país no les ha respondido y el segundo argumenta que no se trata de una cuestión de su competencia, ya que los rescates se produjeron fuera de las aguas bajo su responsabilidad.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo