¿Qué tienen en común las protestas mundiales?

2019 ha quedado marcado por severas protestas a nivel mundial, desde Hong Kong a Bolivia.

Por Miguel Velázquez

5 protestas que están ocurriendo en este momento

Bolivia

En las principales ciudades del país comienza a vivirse escasez de alimentos y de combustible, tras los estallidos sociales consecuencia de las cuestionadas elecciones presidenciales en las que Evo Morales se proclamó ganador, y su posterior renuncia y exilio del país.

Actualmente Jeanine Áñez, senadora opositora a Morales, ejerce como presidenta interina con el objetivo de convocar elecciones. Morales viajó en condición de asilado a México tras anunciar su renuncia denunciando ser víctima de un "golpe de Estado" entre la oposición, la Policía y los militares.

Morales anunció su renuncia tras más de trece años en el poder, entre otras razones, luego de que los militares "sugirieran" su dimisión y tras la publicación de un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que advirtió de "graves irregularidades" en las elecciones del 20 de octubre.

Al menos 23 personas han muerto y más de 700 han resultado heridas en los disturbios desde los fallidos comicios de octubre, según datos oficiales.

Chile

La causa inmediata de las protestas en Chile fue el aumento en la tarifa del sistema de transporte público de Santiago, que entró en vigor el domingo 6 de octubre de 2019. Ante esto, estudiantes se organizaron para realizar actos de evasión masiva en el Metro de Santiago.

Poco después, el número de evasores aumentó. La situación se agravó el viernes 18 de octubre de 2019, tras enfrentamientos de la multitud con Carabineros, daños e incendios en las estaciones y más.

La "discriminación estructural" en Chile, en relación a derechos básicos como la salud, la educación o las pensiones, es la causa de las protestas que tienen lugar en el país desde hace un mes, según el Informe Anual de Derechos Humanos que presentó este lunes la Universidad Diego Portales (UDP).

El Estado renunció a satisfacer las necesidades de las personas al no blindar los derechos básicos en la actual Constitución, redactada en 1980 bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y considerada el origen de las grandes desigualdades del país, expresó la directora del Centro de Derechos Humanos de la UDP, Lidia Casas, en declaración a medios locales.

Líbano

El Líbano vive una crisis económica que ha puesto la deuda soberana del país por debajo de la calificación de bono basura.

Las protestas han llevado al primer ministro, Saad Hariri, a dimitir, pero el presidente, Michel Aoun, no ha iniciado las consultas con los partidos políticos para designar a un encargado de formar el nuevo Ejecutivo.

El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, afirmó este lunes que el país "se está hundiendo poco a poco (…) como el Titanic", según declaraciones recogidas por medios locales.

Irán

Las protestas por el aumento del precio de la gasolina estallaron el 15 de noviembre por la noche y derivaron pronto en una escalada violenta que incluyó el corte de carreteras, incendios de sucursales bancarias y gasolineras, robos a tiendas e intentos de asalto a comisarías y almacenes de combustible.

La tranquilidad está regresando poco a poco a las calles de Irán, tras unos días de graves disturbios, según las autoridades, que mantienen, sin embargo, este lunes el bloqueo de internet, lo que dificulta cualquier actividad en el país.

Aunque todavía hay disturbios esporádicos en algunas zonas en protesta, el portavoz del Gobierno, Alí Rabieí, aseguró qu la situación estará totalmente controlada.

Para evitar la organización de las protestas, en las que ha habido un número indeterminado de muertos y heridos, las autoridades mantienen bloqueado desde el sábado el acceso a internet, lo que está dificultando la actividad laboral en el país.

Hong Kong

Las manifestaciones en Hong Kong comenzaron en junio a raíz de un polémico proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición a la cada vez mayor injerencia de Pekín.

No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía se han convertido en habituales.

Enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong continuaron este lunes, cuando se registraron nuevos episodios de violencia y más detenciones, que suman 150 desde este fin de semana.

Preguntas y respuestas con…

Adolfo Laborde
Profesor investigador de la Universidad Anáhuac, México.

P:¿Qué similitudes hay en las protestas que ocurren actualmente a nivel mundial?

– Cada ejercicio tiene su propia coyuntura y su propia historia. Generalmente son demandas de la sociedad civil muchas veces apoyadas por alguna fuerza política o movimiento social, de reivindicar situaciones en las que se ven con desventaja.

En el caso de Bolivia, hay un enfrentamiento entre los opositores a Evo y la derecha. En el caso de Ecuador también hubo protestas por el aumento a los combustibles. En Chile fue por el aumento al precio del boleto del Metro, lo cual encendió un movimiento que ya lleva varias semanas.

Adolfo Laborde Profesor investigador de la Universidad Anáhuac, México. Adolfo Laborde Profesor investigador de la Universidad Anáhuac, México. / Foto: Cortesía

Por supuesto hay motivaciones de la sociedad civil, pero que se tienen que entender a través de la propia dinámica y el marco de referencia. Es casi imposible decir que gracias a Hong Kong podemos entender lo que pasa en Chile o Ecuador. Cada movimiento tiene sus propias características y hoy en día, con tantas referencias de los medios audiovisuales, o redes sociales, sí puede haber algunos comportamientos que se repliquen. Pero repito, cada uno de ellos tienen sus propios orígenes. Hay elementos en común, como la organización de la Sociedad Civil ante una falta de respuesta de los gobiernos en turno.

P: Aunque algunos políticos han dimitido después de las protestas, como Evo Morales en Bolivia o el Primer Ministro Hariri en el Líbano, las protestas continúan. ¿Qué implica esto?

– El pueblo, la sociedad civil, ya no cree en esas promesas para poder revertir sus protestas. en el caso de Líbano hay una tremenda corrupción, un mal manejo de los recursos públicos y escasez de electricidad. La sociedad civil quiere resultados. El mejor ejemplo es Chile. ¿Por qué siguen las protestas? Porque los manifestantes saben que cuando regresen a sus casas todo va a seguir como está. No renuncia el presidente, pero se comprometió a una Asamblea General para el próximo año, pero eso es el próximo año. No hay certidumbre de que vaya a pasar. Así es en todos lados.

En el caso de Bolivia, no hay certidumbre de que vaya a haber elecciones. Hay mucha polarización y ese es otro elemento en común, la polarización. Mucho descontento social y no es fortuito. No están protestando porque se les ocurrió o porque no tenían nada qué hacer. Sí hay una razón por la que están protestando.

P: Muchas de estas manifestaciones han sido duraderas, como en el caso de los chalecos amarillos en Francia, que existen desde hace un año, o la situación en Hong Kong. ¿Qué implica esto? ¿Hay voluntad para atender las demandas de los manifestantes?

– Hasta que realmente no se cumplan las demandas seguirán. Muchas de ellas son difíciles, como en el caso de Hong Kong. Lo que están pidiendo es que en Hong Kong no se establezca el sistema político de China continental. No quieren perder sus libertades. Además hay una gran falta de oportunidad para todos esos jóvenes que no pueden comprar un departamento. Existe recesión y Hong Kong ya no es el pilar económico.

P: ¿Qué papel juegan las redes sociales en estas protestas? Especialmente en países donde su acceso es más restringido.

– Por supuesto que en Líbano WhatsApp fue importante, pero en Hong Kong es distinto. Yo no quiero decir que sean la columna vertebral de los movimientos. Inspiran. Además, también, hay una falta de sensibilidad de los gobernantes. Por ejemplo, tras la polémica que hubo en Ecuador, ¿cómo se le ocurre al presidente de Chile aumentar el precio del Metro? Se piensa que no hay una interconexión, pero sí la hay. Claro, esa interconexión o influencia no creo que sea lo que explique los movimientos sociales, que hace que sean como pólvora.

P: ¿Qué podemos esperar en 2020?

– Hay un terreno fértil para ese tipo de protestas, como son sociedades desiguales y países en vías de desarrollo, donde existe una gran polarización, no sólo política, sino económica. Se ha incrementado la franja entre los que tienen más y los que tienen menos. Si hay decisiones en política económica y social irresponsables, por supuesto que va a encender las llamas. Esto está acompañado de situaciones coyunturales que ya hemos visto.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo