El lanzamiento masivo de satélites se convierte en la pesadilla de los astrónomos

Proyectos como Starlink, una constelación que está construyendo SpaceX de Elon Musk para proporcionar acceso satelital a Internet, podrían amenazar la observación espacial. Metro examina la situación.

Por Miguel Velázquez

Ya se pueden ver trenes de satélites artificiales que alcanzan constantemente el espacio en el cielo nocturno. Una de las compañías que está trabajando para colocar tales objetos en órbita es el fabricante privado estadounidense SpaceX, que ya ha enviado más de 180 de ellos al cielo. En total, se desplegarán cerca de 12 mil satélites a mediados de la década de 2020, con una posible extensión posterior a 42 mil.

A pesar del objetivo de implementar "el sistema de Internet de banda ancha más avanzado del mundo", este proyecto ha sido severamente criticado por la comunidad científica internacional ya que podría afectar la observación espacial. Y SpaceX no es la única compañía de proyectos que busca conquistar el espacio. Amazon, por ejemplo, también tiene proyectos y planes similares.

42k
satélites planea colocar StarLink en órbita para proporcionar acceso a Internet por satélite. Algunos de ellos se venderán con fines militares, científicos o exploratorios.

"Hay dos posibles efectos principales en el trabajo astronómico", explicó a Metro Martin Barstow, director del Instituto de Observación del Espacio y la Tierra de Leicester, con sede en el Reino Unido. “Primero, la luz visible que se refleja desde los satélites podría interferir con las observaciones de los telescopios terrestres que trabajan en luz visible. En segundo lugar, las comunicaciones de radio y las señales de estos satélites podrían crear interferencias para los radiotelescopios. Los telescopios astronómicos son muy sensibles y están diseñados para estudiar objetos distantes y detectar las señales más débiles, que serán mucho más débiles que la luz o las ondas de radio procedentes de estos satélites".

Según el experto, las graves preocupaciones están justificadas porque el diseño de los satélites Starlink no tiene en cuenta el posible riesgo para la astronomía.
Barstow agregó: “Para la astronomía visible, los satélites podrían imitar objetos astronómicos y causar lecturas falsas, podrían bloquear o abrumar la luz de los objetos que los astrónomos quieren estudiar o la luz relativamente brillante de los satélites podría causar problemas con las cámaras sensibles utilizadas en telescopios, impidiendo las observaciones cuando o por algún tiempo después de que los satélites sean visibles".

Según Starlink, las operaciones de vuelo satelital se desarrollan en tres fases: elevación de la órbita, servicio en la estación y desorbitado:

“Después del despliegue, en el transcurso de uno a cuatro meses, los satélites usan sus propulsores a bordo para elevarse desde una altitud de 290 km a 550 km. Durante esta fase de vuelo, los satélites están muy agrupados y sus paneles solares están en una configuración especial de baja resistencia, lo que hace que parezcan más visibles desde la tierra".

Pero "una vez que los satélites alcanzan su altitud operativa de 550 km y comienzan el servicio en la estación, su orientación cambia y los satélites se vuelven significativamente menos visibles desde la tierra".

Según se ha informado, SpaceX también está probando un "tratamiento de oscurecimiento experimental" en un satélite para reducir aún más el albedo (la luz reflejada en una superficie. – ED.) Del cuerpo de los satélites. Otro problema que la compañía está tratando de resolver es el peligro a largo plazo de la basura espacial, que resulta de colocar miles de satélites en órbitas por encima de mil kilómetros.

Actualmente, los observatorios astronómicos de todo el mundo están llevando a cabo varios estudios para comprender la escala del problema, pero aún no se dispone de resultados firmes.

“En el Reino Unido, la Royal Astronomical Society ha reunido un grupo de trabajo formado por astrónomos profesionales y aficionados con representantes de agencias de financiación y las empresas para estudiar más de cerca el problema. Si bien los riesgos son significativos, aún no está claro cuán grande será su impacto real”, concluyó Martin Barstow.

 

"Hemos tenido buenas conversaciones con los principales astrónomos. De una forma u otra, nos aseguraremos de que Starlink no inhiba nuevos descubrimientos ni cambie el carácter del cielo nocturno", Elon Musk declaró en Twitter.

Preguntas y respuestas con…

Eduardo Ibar,
Astrónomo del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, Chile.

¿Cómo afectan los trenes de satélites artificiales al trabajo de los astrónomos?

– Lo principal es la presencia de objetos móviles brillantes que afectan las observaciones astronómicas, principalmente las de campo amplio, donde la probabilidad de aparición de un satélite aumenta significativamente. El daño es causado principalmente por la saturación de los detectores durante las primeras horas de la noche. La astronomía utiliza herramientas altamente sensibles para detectar las señales más débiles que provienen del Universo, por lo tanto, la aparición de satélites brillantes genera rayas de píxeles saturadas que desafortunadamente deben eliminarse.

¿Cuál es la respuesta de la comunidad científica internacional con respecto a tales satélites?

– A la comunidad internacional le preocupa que los efectos causados ​​por los primeros satélites del SpaceX hayan sido catastróficos en algunos casos. Estos satélites ya enviados al espacio corresponden aproximadamente al 1 por ciento de todos los satélites que se desplegarán en órbita. Entonces, si su brillo no está regulado, probablemente tendremos puestas de sol llenas de satélites que pasan por el cielo, dañando significativamente tanto la astronomía como la apreciación del cielo nocturno por todos los que viven en nuestro planeta.

Eduardo Ibar, Astrónomo del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, Chile. Eduardo Ibar, Astrónomo del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, Chile...

¿Las empresas que desarrollan satélites están trabajando en eso?

– Starlink está regulado por la Comisión Federal de Comunicación en los EEUU. La compañía está tratando de mitigar el problema de la contaminación lumínica por satélite.
Si bien hay una intención, todavía es insuficiente. Se planea usar protectores para que los satélites reflejen menos luz solar en el espacio, sin embargo, esto se ha hecho en uno de los 180 satélites ya enviados al espacio. Aunque esto es un comienzo, desafortunadamente no existe una regulación internacional al respecto.

¿Cuáles son las soluciones?

– Esperemos que haya una regulación internacional para el brillo que los satélites en órbita deben tener en el espacio. Con ello evitaremos el sacrificio del futuro de la apreciación del cielo nocturno. No es necesario detener la expansión del progreso de las comunicaciones por satélite, sin embargo, es necesario establecer un protocolo internacional que nos beneficie a todos.

¿Qué pasa con los desechos espaciales?

– La humanidad ha enviado alrededor de 9 mil satélites al espacio desde 1957, de los cuales alrededor de 5 mil todavía están en el espacio, y solo alrededor de 2 mil están en funcionamiento.

Debido a la fragmentación de los satélites por explosiones, colisiones o eventos anómalos, hay 34 mil objetos de más de 10 cm en órbita alrededor de la Tierra. Los proyectos de satélites como SpaceX, OneWeb, Amazon-Kuiper, entre otros, probablemente aumentarán la cantidad de satélites activos en el espacio en 10 en los próximos diez años. Eso aumentará el riesgo de colisiones, tanto para los satélites de comunicación como para la Estación Espacial Internacional.

Problemas causados ​​por satélites

“Se pueden ver muchas imágenes de DECam que se han visto afectadas y ya hay informes de observaciones de aficionados que se están arruinando. Y esto es con solo 180 satélites de miles planeados.

Los desechos espaciales son una preocupación al acecho. Existe una posibilidad teórica, denominada Síndrome de Kessler, que sugiere que un incidente grave en una órbita suficientemente completa podría producir una cascada que dejaría a la Tierra con un anillo de escombros que impediría el acceso seguro al espacio durante un largo período de tiempo. Esto es quizás el más claramente popularizado en la película Gravity.

Dave Clements, lector de astrofísica en el Imperial College de Londres Dave Clements, lector de astrofísica en el Imperial College de Londres / Foto: Cortesía

Cuantos más satélites se lanzan en órbitas similares, es más probable que ocurra algo, y ya ha habido colisiones accidentales. No hace falta decir que los escombros de tales colisiones también serían un problema grave para la astronomía. Yo mismo he tenido algunas observaciones seriamente afectadas por los escombros de la colisión de satélites Iridium 2009 ”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo