¿Podría un tratado de la ONU sobre la contaminación plástica salvar los océanos?

Green. Metro investiga lo que hay detrás del acuerdo internacional propuesto y qué esperar en el futuro.

Por Miguel Velázquez

Cada año, más de 8 millones de toneladas de plástico entran en los océanos del mundo, lo que equivale a tirar un camión de basura de plástico cada minuto. Es por eso que algunos de los mayores productores de plástico, incluyendo Coca-Cola y PepsiCo, se han unido a una iniciativa para un nuevo tratado internacional para hacer frente a la contaminación en el mar.

"Es alentador que los principales productores de plásticos de un solo uso estén empezando a asumir la responsabilidad de sus envases", explicó a Metro Peter Ryan, experto en contaminación marina de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). "Puede ser la opción más barata y eficaz si sólo se cuenta el costo hasta el punto de venta, pero los productores deben basar sus decisiones de envasado en los costos totales de la elección, incluidos los ambientales. Dicho esto, un análisis completo del ciclo de vida podría muy bien encontrar que los plásticos son la mejor opción desde el punto de vista ambiental, especialmente si mejoramos nuestro manejo de los desechos plásticos".

"A menos que se haya quemado, todo el plástico que se ha fabricado sigue en algún lugar del planeta y se está acumulando. Cada día que nos retrasamos, se produce más plástico y se vierte en nuestros océanos. Las medidas de los gobiernos y las empresas deben ser urgentes y ambiciosas". – Sharon George, investigadora del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad de Keele, Reino Unido.

Según el especialista, hay una creciente conciencia del problema de la contaminación plástica.

"La creciente conciencia pública de la crisis del plástico está obligando a los grandes productores a subirse al carro. Es difícil no ser un poco cínico sobre su motivación, sabemos que la eliminación inadecuada de los plásticos supone una amenaza significativa para el medio ambiente desde los años 80, pero los principales productores han ignorado los llamamientos para que reconsideren sus modelos de embalaje", añadió.

Se espera que en la próxima sesión de la asamblea medioambiental de la ONU, en febrero de 2021, se presente una resolución para iniciar las negociaciones sobre un nuevo tratado que inste a los gobiernos a negociar un acuerdo global sobre la contaminación de los plásticos. Sin embargo, Ryan cree que es difícil ser demasiado optimista, dado el fracaso de la ONU para avanzar en los desafíos medioambientales realmente graves a los que nos enfrentamos (la crisis climática, el continuo crecimiento de la población y la creciente erosión de la biodiversidad).

"Si no podemos abordar los problemas que realmente van a cambiar drásticamente la forma en que vivimos en la Tierra, no espero una acción decisiva en lo que es, en comparación, una cuestión mucho menor".

Concluyó: "Una de las razones por las que es difícil abordar el tema de los plásticos es la diversidad de fuentes. Se necesitan medidas de mitigación específicas para abordar las diferentes fuentes de plástico. En última instancia, el problema es el resultado de una gestión inadecuada de los desechos, que van desde la basura hasta la falta de eliminación de los desechos sólidos en muchas partes menos desarrolladas del mundo".

PREGUNTAS Y RESPUESTAS / 3 PREGUNTAS PARA…

Sharon George,
investigadora del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad de Keele, Reino Unido

Los mayores productores de plástico del mundo apoyan un tratado promovido por las Naciones Unidas para combatir la contaminación en el mar. ¿Qué tan importante es eso?

– La ONU es una poderosa colaboración internacional para centrarse en soluciones mundiales, políticas en todo el planeta y liderazgo estratégico. Apoyar este acuerdo envía un poderoso mensaje que será visible para el mundo y se espera que las empresas respalden este apoyo con acciones. Los plásticos se han convertido en un problema, relativamente rápido, ya que la producción supera nuestra capacidad de recoger, reciclar y reprocesar. Esta producción excesiva está inundando nuestro medio ambiente con alrededor de 8 millones de toneladas que terminan en el aire que respiramos y en nuestros océanos, y algunos en algunos entornos este plástico podría tardar siglos en descomponerse. Ahora está en cada parte de nuestra biosfera, desde las fosas oceánicas más profundas hasta las regiones montañosas más remotas. Exportar el reciclaje de plástico a países que no pueden hacer frente a los volúmenes y la mala calidad de los materiales mixtos no es una opción y se está sumando a la contaminación ambiental. El público se ha hecho más consciente del problema, pero necesitamos que las empresas y los productores de bienes proporcionen opciones viables y apoyen la reducción de la contaminación de los plásticos.

Sharon George, investigadora del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad de Keele, Reino Unido Sharon George, investigadora del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad de Keele, Reino Unido / Foto: Cortesía

¿Por qué se está promoviendo ahora un tratado de este tipo?

– La presión internacional de los gobiernos en torno al uso de plásticos de un solo uso ha obligado a algunas empresas a eliminar gradualmente los bastoncillos de algodón, las bolsas de plástico y las pajitas, pero la creciente conciencia del consumidor y más pruebas sobre cómo el problema está afectando a nuestro medio ambiente y potencialmente a nuestras cadenas alimentarias se están sumando para presionar a las empresas a actuar. Algunas empresas ya se han comprometido a reducir y eliminar los plásticos de sus cadenas de suministro y estantes, por ejemplo, los grandes supermercados del Reino Unido no incluyen en sus propias marcas esta Navidad la purpurina, un microplástico, para prevenir la contaminación. Estas acciones son bienvenidas pero son las más fáciles de implementar y en general, son sólo una gota en el océano en comparación con la revisión que se necesita. Esto va a requerir una inversión a mayor escala en nuevos sistemas y materiales.

Cuéntenos más sobre otras estrategias o proyectos para combatir la contaminación por plásticos en los océanos.

– Tratar los residuos quemándolos para producir energía en instalaciones que no contaminen es una buena manera de tratar el plástico no reciclable, pero el reciclaje no es tan simple. A menudo se envían al extranjero, fuera de la vista, nuestras rutas internacionales de residuos están abiertas a la corrupción y en los países en desarrollo los residuos se vierten en tierra, en los ríos o directamente en el océano. Alrededor del 90% del plástico de los océanos comienza su vida en tierra firme y se abre paso a través de 10 ríos donde a menudo se vierte. Las mejoras en el manejo de nuestros desechos pueden tener un gran impacto en la reducción de esta contaminación para evitar que el plástico, del que pensábamos que se había tratado, termine en el océano. La producción de materiales que pueden ser compostados se muestran prometedores, pero necesitan ser ampliados para que los costos puedan bajar.

POR LOS NÚMEROS

800
Las especies son afectadas por los desechos marinos.

40
El porcentaje de mamíferos marinos y el 44% de las especies de aves marinas se ven afectados por la ingestión de desechos marinos.

2050
Se estima que para este año los océanos transportarán más masa plástica que peces, mientras que el 99% de las aves marinas habrán ingerido plástico.

 

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo