También puedes tener una dieta basada en el planeta

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, el WWF presenta la primera calculadora de impacto y acción de las dietas basadas en el planeta personalizadas para medir los impactos de las dietas en la salud y el medio ambiente.

Por Miguel Velázquez

Cada vez es más necesario tener estilos de vida que promuevan una sana convivencia con nuestro planeta, ya que es el único lugar donde los seres humanos podrán vivir. Por eso la WWF lanzó las Dietas Basadas en el Planeta, un nuevo enfoque para elegir los alimentos de una dieta que pueden ayudar a asegurar un planeta sano, así como personas sanas.

"Las dietas basadas en el planeta son patrones de alimentación en los que todos ganan y que pueden reducir globalmente las emisiones de gases de efecto invernadero basados en los alimentos en al menos un 30%, la pérdida de la vida silvestre en hasta un 46%, el uso de la tierra agrícola en al menos un 40%, y las muertes prematuras en al menos un 20%", explica el WWF.

La iniciativa también ofrece, por primera vez, una plataforma personalizada que puede acelerar la adopción de dietas saludables y sostenibles basadas en el planeta a nivel nacional e individual.

La Calculadora de Impacto y Acción de las Dietas Basadas en el Planeta sienta las bases para una mejor toma de decisiones al medir los impactos nacionales en la salud y el medio ambiente de cualquier dieta, personalizada en 13 grupos de alimentos, y basada en conjuntos de datos y análisis a medida para 147 países.

"Los cambios en la dieta tienen lugar a nivel local, por lo que era importante que tradujéramos el programa mundial en un análisis viable a nivel nacional", dijo Brent Loken, Científico Líder en Alimentos Mundiales del WWF y autor principal del informe "Doblando la Curva: El poder restaurador de las dietas basadas en el planeta".

"No hay una solución única para todos los casos. Por ejemplo, en algunos países es necesario reducir considerablemente el consumo de alimentos de origen animal, mientras que en otros puede ser necesario aumentarlo para hacer frente a las cargas de la desnutrición. La salud y el medio ambiente deben considerarse conjuntamente. Nuestra Calculadora de Impacto y Acción ayudará a los países a comprender mejor los efectos de los cambios en la dieta, para que puedan proporcionar a todos sus ciudadanos dietas que sean buenas tanto para las personas como para el planeta", añadió Loken.

La importancia de cambiar nuestros hábitos alimenticios

Como se reconoció en la reciente Cumbre de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, la crisis climática y la destrucción de la naturaleza, ambas impulsadas en gran medida por nuestro sistema alimentario, dejan a la humanidad en un estado de emergencia planetaria. Con el telón de fondo de la pandemia en curso, es más importante que nunca adoptar dietas más saludables y consideradas. Se ha demostrado que los principales impulsores de las enfermedades infecciosas emergentes, como COVID-19, son la conversión insostenible de la tierra para la agricultura, la ganadería intensiva y el comercio ilegal de fauna y flora silvestres, a menudo para su consumo. Es necesario cambiar la forma en que producimos y consumimos los alimentos para proporcionar a todos un futuro saludable y sostenible.

"No cambiar nuestra dieta está teniendo impactos dramáticos en nuestra salud, naturaleza, clima y otros aspectos del desarrollo socioeconómico", concluye João Campari, Líder Mundial de la Práctica Alimentaria del WWF con quien Metro habló para obtener más información.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS / 3 PREGUNTAS CON

João Campari, Líder de Prácticas Alimentarias Mundiales, WWF Internacional.

¿Cuáles son los principales beneficios de una dieta basada en el planeta?

Las Dietas Basadas en el Planeta permiten a todos en el planeta comer alimentos sanos y nutritivos dentro de los límites del planeta; trabajando con, en lugar de contra la naturaleza. Se trata de un modelo flexible que tiene en cuenta la cultura, la tradición y los tipos de alimentos disponibles, pero con un conjunto de principios compartidos (todas las dietas basadas en el planeta tienen un alto grado de beneficios para la salud humana y un bajo impacto ambiental).

João Campari, Líder de Prácticas Alimentarias Mundiales, WWF Internacional. João Campari, Líder de Prácticas Alimentarias Mundiales, WWF Internacional. / Foto: Cortesía

Hablemos un poco más sobre la Calculadora de Impacto y Acción. ¿Cómo funciona y cuáles son sus beneficios?

La Calculadora de Impacto y Acción permite a los usuarios evaluar los impactos a nivel nacional de cualquier dieta (que comprende hasta 13 grupos de alimentos) en ocho indicadores de salud humana y ambiental. La persona promedio debería consumir entre 15.400 y 17.500 calorías a la semana y la calculadora permite dividirlas entre los grupos de alimentos, por semana y no por día, ya que no es necesario consumir todo tipo de alimentos en cada comida o incluso todos los días.

Para ayudar a la gente a entenderlo, proporcionamos rangos de calorías óptimos para cada grupo de alimentos ( dentro de los cuales deberías intentar comer) y una cesta de la compra que se llena con los productos reales que podrías comprar según la forma en que divides tus calorías. Luego traduce la descomposición de los alimentos en impactos ambientales. La ventaja de la calculadora es que permite a los usuarios flexibilidad para evaluar los patrones de alimentación a nivel nacional. Los usuarios no están obligados a establecer dietas, lo que es útil porque cada uno come de manera diferente. Puede ayudar a los países a elaborar orientaciones dietéticas localizadas y culturalmente pertinentes y a desarrollar planes alimentarios nacionales ambiciosos para mejorar la salud humana y reducir los impactos ambientales; y puede ayudar a los consumidores a tomar decisiones más informadas.

¿Por qué es importante para nosotros adoptar un estilo de vida diferente?

La forma en que comemos actualmente no es buena ni para la gente ni para el planeta. Las dietas poco saludables suponen ahora un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad que el sexo inseguro y el consumo de alcohol, drogas y tabaco combinados. No podemos seguir así y tenemos que invertir el rumbo y pasar de un sistema alimentario que explota el planeta a uno que lo restaure para la naturaleza y las personas. La adopción de una dieta basada en el planeta puede reducir las posibilidades de desarrollar una enfermedad no transmisible y aumentar la esperanza de vida; puede conducir a un clima más estable, más vida silvestre, más espacio para que la biodiversidad prospere y agua más limpia. Necesitamos otros cambios en el sistema alimentario, como una producción de alimentos más sostenible y la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos, pero todos tenemos un papel que desempeñar en la adopción de dietas basadas en el planeta.

En sus propias palabras…

"Hay elecciones de dieta que puedes hacer hoy en día que pueden tener un impacto positivo tanto en tu propia salud como en la del planeta: elige comer una amplia variedad de alimentos producidos de forma sostenible, más plantas en relación con los animales, y alimentos que sean saludables y estén tan mínimamente procesados como sea posible"

"Elegir sabiamente lo que comemos puede ser la acción más poderosa que cada uno de nosotros puede tomar para hacer del mundo un lugar mejor, y podemos empezar hoy mismo. El poder realmente está en nuestros platos"

João Campari, Líder de Prácticas Alimentarias Globales, WWF Internacional.

Nuestros sistemas alimentarios han causado:

  • 70% de la pérdida de biodiversidad en la tierra
  • 50% de la pérdida de biodiversidad en el agua;
  • 25% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero
  • 80% de la deforestación mundial.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo