El futuro de la leche materna cultivada en el laboratorio

Focus. Científicos de todo el mundo están trabajando para crear una sustancia artificial que sea similar a la fuente principal de nutrición de los recién nacidos. Metro investiga la situación.

Por Miguel Velázquez

La leche materna es una importante fuente de nutrientes y energía para los bebés. Según la Organización Mundial de la Salud, protege a los recién nacidos de las infecciones gastrointestinales, ayuda a reducir el riesgo de obesidad y mejora el coeficiente intelectual más adelante, entre otros beneficios. Y los científicos están buscando ahora crear esta sustancia en los laboratorios.

"La investigación se encuentra en una etapa muy temprana", explicó a Metro Julie P. Smith, profesora adjunta del Departamento de Investigación y Política de Servicios de Salud de la Universidad Nacional de Australia. "La llamada 'leche materna cultivada en laboratorio' no es secretada por los senos y no es 'leche'. No hay estudios científicos que demuestren si es segura para los bebés, y los padres no deben entusiasmarse con ella".

"La historia de las proclamaciones de que los reemplazos de la propia leche materna están "cerca de la leche materna" es muy larga. Se han utilizado para comercializar productos que han servido para alimentar a los bebés incluso cuando sus propias madres podrían haberlos amamantado".

Karleen Gribble,
profesor adjunto de la Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de Sydney Occidental, Australia

De acuerdo con Smith, crear leche artificial que contenga algunos componentes al desencadenar las secreciones de las células de los senos humanos o cultivar las células madre que se encuentran en la leche materna puede acercar los sustitutos de la leche materna disponibles en el mercado 'a la leche humana', pero "sólo en el sentido de que subir una escalera te acerca a la Luna". Porque la leche de los mamíferos es única para cada especie, incluyendo a los humanos, y evolucionó durante cientos de millones de años.

"La leche materna funciona no sólo como alimento infantil sino como 'medicina personalizada' que reduce las infecciones infantiles y el riesgo de enfermedades crónicas. La relación de la lactancia materna – que involucra a la madre, no sólo la leche – también es crucial para el desarrollo del niño, ya que fomenta el tacto, el contacto piel a piel y el vínculo entre la madre y el bebé. La lactancia materna crea diferencias neurológicas y cognitivas e influye en la regulación del apetito y en los hábitos alimentarios, lo que supone una desventaja para los bebés que no son amamantados", añadió.

Para Julie P. Smith, "este producto 'cultivado en el laboratorio' aún no ha demostrado ser seguro como nutrición para los bebés", mientras que la importancia de la lactancia materna para la nutrición, la salud y el desarrollo de los niños está bien documentada.

"La leche materna es dinámica y compleja, se adapta al entorno cambiante y a las necesidades de cada niño y proporciona una intrincada mezcla de bacterias y anticuerpos inocuos, factores de crecimiento y hormonas que 'ceban' el sistema inmunológico del niño, las células y los órganos del cuerpo y los comportamientos a través de muchas vías complejas e interrelacionadas (incluida la lactancia materna)", concluyó.

4 PREGUNTAS PARA…

Karleen Gribble
profesor adjunto de la Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de Sydney Occidental, Australia

Háblenos de la investigación sobre la leche materna cultivada en el laboratorio.

Karleen Gribble profesor adjunto de la Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de Sydney Occidental, Australia Karleen Gribble profesor adjunto de la Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de Sydney Occidental, Australia / Foto: Cortesía

– La idea de cultivar leche materna en un laboratorio no es nueva. Algunos de los ingredientes que se añaden actualmente a la fórmula infantil son componentes creados artificialmente de la leche humana. Unos pocos tipos de azúcares complejos llamados oligosacáridos (uno de los principales ingredientes de la leche humana) se han producido artificialmente usando células bacterianas E.coli modificadas genéticamente y se han añadido a la fórmula infantil. Se está investigando para fabricar otros componentes como la caseína y la lactosa.

¿Qué empresas o países están más avanzados en este sentido?

– La industria de las fórmulas infantiles es mundial y hay muchos miles (quizás incluso decenas de miles) de patentes para la producción artificial de componentes de la leche humana. Es difícil decir qué compañía o país está más avanzado. La realidad es que, en este momento, ninguna de ellas está muy cerca de fabricar algo que podría describirse como leche materna fabricada en laboratorio.

¿Cuáles son los pros y los contras de usar esta sustancia?

– En este momento no estamos muy cerca de producir un producto que se acerque a la leche materna. Sin embargo, la producción de componentes individuales de la leche materna (es decir, oligosacáridos) ha sido beneficiosa para los fabricantes de fórmulas infantiles que las han añadido a sus productos. Esto ha incrementado sus beneficios porque afirman que mejoran la salud infantil y pueden cobrar precios más altos por sus fórmulas infantiles.

Sin embargo, estas afirmaciones no están probadas. Si lo estuvieran, los organismos reguladores las convertirían en un ingrediente esencial de las fórmulas infantiles. Por lo tanto, en ese sentido, la adición de estos ingredientes va en detrimento de los padres que están siendo explotados y pagan precios más altos por las fórmulas infantiles de primera calidad que contienen ingredientes que no se ha demostrado que sean beneficiosos. Lo que hay que entender es que la leche humana es increíblemente compleja. Está hecha de sangre y como la sangre, es un tipo de tejido humano vivo. Tiene miles de ingredientes incluyendo hormonas, enzimas, células madre, anticuerpos y bacterias y la composición no es estática. Replicarla es un gran desafío.

¿Qué hay de la reacción del público?

– Ha sido mixta. Muchas mujeres luchan con la lactancia materna y la fórmula infantil es muy utilizada. La mejora de los sustitutos de la propia leche materna sería beneficiosa para muchos bebés. Sin embargo, muchos se preguntan por qué se invierte tanto dinero en leche materna creada artificialmente y tan poco en cómo ayudar a las madres a ser capaces de amamantar con éxito. También se preguntan por qué las sociedades no están eliminando algunas de las barreras que impiden a las mujeres amamantar, como la falta de licencia de maternidad. Por último, a muchos les preocupa que, al igual que ocurre con las fórmulas infantiles tradicionales, los nuevos productos puedan comercializarse de tal forma que se socave la confianza de las mujeres en la calidad de su propia leche materna y se reduzca así la lactancia materna.

 

800k
bebés mueren cada año porque no se les da el pecho como se recomienda.

LAS CLAVES: Ventajas y desventajas de usar leche materna cultivada en el laboratorio

Julie P. Smith, profesora adjunta del Departamento de Investigación y Política de Servicios de Salud de la Universidad Nacional de Australia, explicó:

  1. Los defensores dicen que la 'leche materna cultivada en laboratorio' ofrece una alternativa 'verde' a la fórmula convencional hecha con leche de vaca, que se sabe que es perjudicial para el medio ambiente, pero no se ofrecen pruebas que lo apoyen, por ejemplo, si el proceso de producción en laboratorio tiene menos emisiones de gases de efecto invernadero que la fabricación de los productos de fórmula actuales.
  2. La lactancia materna es importante para la salud de las madres, entre otras cosas porque las hormonas de la lactancia influyen en el ciclo menstrual y la fertilidad de la mujer y reducen el riesgo de cánceres del aparato reproductor, como el cáncer de mama, por lo que si este nuevo producto redujera la lactancia materna -como es muy posible en los casos en que no se facilita la lactancia materna y se promueven libremente los sustitutos- perjudicaría la salud de la mujer en general.
  3. La leche cultivada en laboratorio sería muy buena para las vacas y los terneros, ya que la reducción de la demanda de leche de vaca por parte de la industria de las fórmulas significa que menos de ellos sufrirían explotación en la industria láctea, especialmente los terneros machos que son arrebatados a la madre poco después del nacimiento para ser sacrificados y así poder utilizar la leche para los humanos.
  4. Actualmente está bien documentado que la alimentación de los lactantes humanos con leche de fórmula aumenta las tasas de diversos problemas de salud infantil, como las infecciones diarreicas o respiratorias y la obesidad infantil, pero experimentar más con los bebés alimentándolos con estos nuevos tipos de sustitutos de la leche materna es arriesgado, incluso peligroso, y especialmente porque la leche es la dieta principal o única de los recién nacidos.
  5. La preocupación por la carne y los productos lácteos cultivados en laboratorio, por ejemplo, se centra en el hecho de que se trata de alimentos ultraprocesados creados en laboratorios científicos mediante procesos no revelados o patentados o ingredientes artificiales e industriales, que pueden no ser saludables.
  6. Tenemos una fórmula infantil "suficientemente buena", por lo que la "prueba del pudín" no está en si comer un nuevo producto evita que los bebés mueran de hambre, sino en cómo afecta a las decisiones de amamantar y en cómo afecta a la salud y el desarrollo de los bebés, en comparación con la lactancia materna y en comparación con la fórmula infantil convencional. ¿Cómo evaluaremos eso sin arriesgarnos a dañar a algunos niños?

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo