Los perros son más inteligentes que los gatos, asegura un estudio

Un grupo de científicos ha resuelto finalmente un debate que parecía no tener fin. Y los amantes de los gatos están decepcionados.

Por: Felipe Herrera Aguirre

Un grupo de científicos de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, Estados Unidos, decidió poner fin a una discusión difícil: ¿Son los gatos más inteligentes que los perros? ¿O los perros son más listos?

Los investigadores estudiaron no solo el tamaño de los cerebros de ambas especies, sino que también la cantidad de neuronas en su corteza cerebral. Más específicamente, las “pequeñas célular grises” que están asociadas al proceso de pensamiento, planieamiento y comportamientos complejos.

Este es el primer estudio en de hecho contar el número de neuronas corticales en el cebrero de varios carníboros, entre ellos gatos y perros. Y encontró que en cerebro de los perros tiene más neuronas que el de los gatos.

“En este estudio, estuvimos interesados en comparar los cerebros de diferentes especies de carnívoros para ver cómo el número de neuronas estaba relacionado al tamaño de estos, incluyendo algunas especies populares como gatos y perros, leones y osos café”, explió al sitio de la Universidad de Vanderbilt Suzana Herculano-Houzel, profesora de Sicología y de Ciencias Biológicas, quien desarrolló el método para medir la cantidad de neuronas en el cerebro.

Los perros son más inteligentes que los gatos, asegura un estudio Getty

La sociabilidad, clave

El estudio arrojó que los perros tienen cerca de 530 millones de neuronas corticales. Mientras, los gatos tienen 250 millones. (En comparación, el cerebro humano tiene 16 billones).

“Creo que el número absoluto de neuronas en un animal, especialmente en la corteza cerebral, determina la riqueza de su estado mental interno, y su habilidad para predecir qué pasará en su ambiente basándose en experiencias pasadas”, explicó Herculano-Houzel.

El principal factor de la diferencia entre gatos y perros puede ser que los perros son animales sociales. Y el proceso social implica una mayor complejidad en el trabajo neuronal.

El resultado de este estudio promete, así, darle un nuevo argumento a los "doglovers" a la hora de defender sus preferencias. Y aunque los gatos tienen una impostura más intelectual, los "catlovers" necesitarán considerar nuevas teorías.

Loading...
Revisa el siguiente artículo