Experto en eutanasia crea una máquina de suicidios impresa en 3D

Philip Nitschke, conocido como 'Dr. Muerte', creó una máquina de suicidios impresa en 3D llamada "Sarco", que permite a una persona acabar con su vida de forma indolora

Experto en eutanasia crea una máquina de suicidios impresa en 3D

La eutanasia o el suicidio asistido es un tema que causa controversias a nivel internacional. Gobiernos y organizaciones están completamente en contra, mientras que algunos grupos están tratando de promover la práctica de terminar intencionalmente con una vida. Entre las personas que están a favor de este método para aliviar el dolor y el sufrimiento está el defensor australiano de la eutanasia Philip Nitschke, también conocido como 'Dr. Muerte'. El hombre de 70 años creó una máquina de suicidios impresa en 3D llamada "Sarco", que permite a una persona acostarse cómodamente en la cápsula, cerrar el toldo transparente y presionar un botón que hará que se inunde con gas nitrógeno que rápidamente baja el nivel de oxígeno dentro del espacio. Metro habló con Nitschke para averiguar cómo funciona esta "máquina de la muerte".

ENTREVISTA:

Dr. Muerte

Philip Haig Nitschke,

fundador y director del grupo pro-eutanasia 'Exit International'.

Por favor, cuéntenos más sobre usted y su trabajo.

Me involucré en temas relacionados con la eutanasia y el final de la vida cuando, como médico recientemente titulado, participé en la aprobación de una ley de eutanasia de corta duración en el Territorio Norte de Australia, en 1996. Ayudé a cuatro de mis pacientes terminales a morir usando la máquina de liberación que construí. Estas fueron las primeras inyecciones voluntarias letales legales del mundo.

La ley del Territorio del Norte fue entonces derogada después de sólo ocho meses de funcionamiento, y creé Exit International para promover el objetivo de permitir a cualquier adulto racional tener la opción de una muerte electiva pacífica y fiable. La organización publica acceso en tiempo real a la mejor información sobre el final de la vida en el Manual de la Píldora Pacífica, dirige talleres que enseñan a la gente sobre los mejores métodos para el final de la vida y dedica gran parte de su presupuesto a la investigación y el desarrollo.

¿Por qué promueve la eutanasia?

Tengo la firme convicción de que el precioso don de la vida debe ser algo de lo que pueda disponer un adulto racional en el momento de su elección. Un regalo desechable es una carga. Por lo tanto, a través de mi organización, promuevo el modelo de "derechos", en el que el suicidio es un derecho humano fundamental de todos los adultos racionales. Esto difiere de la visión más común del modelo "médico" de la eutanasia como una opción proporcionada sólo a los muy enfermos que califican médicamente.

¿Por qué decidió crear una máquina suicida?

La experiencia con mi anterior máquina Deliverance, que ahora está en exhibición permanente en el Museo Británico de las Ciencias, es que la innovación tecnológica puede cambiar la cara del movimiento de la eutanasia. La máquina de la liberación cambió la "eutanasia voluntaria" (donde yo habría administrado la inyección letal) por el "suicidio asistido", donde yo cargué las drogas, pero la iniciación y entrega de las drogas letales fue hecha por la máquina.

El objetivo es desarrollar una máquina que no requiera asistencia externa pero que permita a la persona que busca la muerte tener el control del proceso. Esto cambiará la ‘eutanasia/suicidio asistido' (ilegal en muchas jurisdicciones) por 'suicidio', que es legal en la mayoría de los países. Sarco es la última y más sofisticada máquina que he desarrollado.

¿Cómo funciona?

Sarco permite a la persona acostarse cómodamente en la cápsula y cerrar el dosel transparente. Presionando el botón se puede inundar la cápsula con gas nitrógeno que rápidamente baja el nivel de oxígeno dentro de la cápsula. Uno respira con facilidad, pero la falta de oxígeno sin el aumento asociado del dióxido de carbono, conduce a una muerte casi intoxicante en pocos minutos. El nitrógeno líquido se utiliza para accionar el generador de gas. La máquina se imprimirá en 3D y la cápsula biodesechable se desprenderá y se utilizará como ataúd.

Algunas personas se oponen al uso de gas para inducir la muerte, ¿cuál es su opinión al respecto?

Estas preocupaciones/ansiedades son a menudo provocadas por la historia del uso del gas venenoso como medio de ejecución masiva. El nitrógeno no es un gas venenoso como el cianuro de hidrógeno utilizado en la Segunda Guerra Mundial, y funciona excluyendo el oxígeno, y la muerte hipóxica que resulta es mucho más tolerable. Sin embargo, estas preocupaciones sobre el uso del gas molestan a muchos, por razones estéticas más que fisiológicas, y mi enfoque es aceptar que para las personas con estas preocupaciones, Sarco puede no ser una opción para ellos.

¿Espera ver oposición de gobiernos u organizaciones?

Habrá (y ya hay) oposición de muchos grupos e individuos que están contra cualquier iniciativa que permita a una persona poner fin a sus vidas de manera pacífica y electiva. Los gobiernos pueden responder a la presión de estos grupos y tratar de prohibir o restringir el desarrollo de la máquina – pero los planes serán de código abierto y de libre acceso en Internet y difíciles de restringir. También el nitrógeno necesario para accionar la máquina es omnipresente e ilimitado.

¿Busca difundir una especie de mensaje con tu creación?

Veo a Sarco como un ejemplo material del creciente movimiento de las poblaciones envejecidas para controlar este paso más importante de sus vidas – ¡su muerte! La difusión de estos métodos técnicamente innovadores para proporcionar una muerte electiva fiable en el momento de la elección hará que las estrategias legislativas que consagran el acceso restringido médicamente controlado sólo para los muy enfermos sean irrelevantes, y pondrá en manos de todos este poder más preciado, la clave de su propia existencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo