“Vender una casa es vender un sueño”: Tracy Metro

La ‘doctora de casas’, como es conocida, habló con Metro sobre su trabajo en diseño de interiores

Por Monica Garzón

Tracy se dedicó a la actuación, luego se convirtió en decoradora y ahora está a cargo del programa '¿Qué le pasa a mi casa?', en el que se ocupa de remodelar hogares con el fin de hacerlos más atractivos para la venta. Problemas estructurales, de distribución, iluminación o a veces solo un detalle pueden frustrar una venta, por eso, Metro comparte las soluciones a desafíos y exigencias de dueños de casas y apartamentos, desesperados por vender sus propiedades.
Es experta en tendencias y en estilismo de interiores, realiza trabajos de consultoría y participa en numerosos proyectos sobre nuevas tendencias, compartiendo sus conocimientos.
La experta habló con Metro sobre su trayectoria, trabajo y diseño.

¿Podría contarnos sobre su vida, sus estudios y cómo terminó en la televisión?
Oh, gran pregunta. Cuando era una adolescente, muchas de mis amigas leían revistas donde aparecían chicos por los que se enloquecían, pero yo estaba más interesada en leer artículos de arquitectura o guías de decoración, que en leer sobre hombres. Eso fue un punto muy importante para mí.
Luego, cuando entré a la universidad, estudié Diseño de Interiores, pero me di cuenta de que me gustaba, pero no me encantaba, no era exactamente lo que quería hacer. No fue hasta que tuve mi primera casa que realmente me empecé a preocupar por cómo decorarla, por cómo estaba hecha. Diseñamos la cocina, el baño… todo. Y fue entonces cuando me di cuenta de que quería ser una diseñadora de interiores. Y así fue como empecé a hacerlo.
¿Cómo llegó a ¿Qué le pasa a mi casa??

Fui contratada desde Estados Unidos para ser la presentadora del programa original en el Reino Unido. Debo contar que ¿Qué le pasa a mi casa? fue un programa muy popular en los años noventa en Inglaterra. No sé en otras partes del mundo, pero allí sí lo era. Estuvo fuera del aire por unos años y después decidieron traerlo de vuelta, fue entonces cuando pensaron que querían un talento fresco y lo que me dijeron es que ellos querían a un estadounidense descarado que les dijera las cosas como son.
Después de buscar y buscar, me encontraron a mí, porque fui presentadora de varios programas, y hago diseño de interiores. La productora había visto uno de mis programas, me dijeron que hiciera la audición y obtuve el empleo.

¿Cuál es el trabajo de un decorador o diseñador de interiores?
Siempre digo que el trabajo de un diseñador de interiores o decorador es hacer que un hogar o un espacio hable sobre la persona que lo va a comprar. No se trata de mí, sino sobre el cliente y todo lo que pueda salir de él.
Yo solo soy una mediadora del hogar. Creo que un hogar es la expresión de cómo es alguien y mi trabajo es saber verlo, oír lo que dice, preguntarle cómo ve el futuro y luego juntar esta información para saber quién es y aplicarlo en la pintura, la decoración, los muebles… ¡todo!
¿Hay personas que temen que un decorador haga el trabajo, ¿cómo elimina ese sentimiento en sus clientes?

El trabajo de un diseñador de interiores es, como decía anteriormente, lograr que el hogar sea una expresión de las personas. Mi trabajo como diseñadora y decoradora es saber quién eres y exactamente qué quieres. Hay diseñadores que todo lo que hacen luce igual y eso no debería ser así, porque no a todo el mundo le gusta lo que a mí me gusta. (…) A mí, por ejemplo, me encantan los bananos. La idea no es que la gente diga: ‘huy, esto no era lo que esperaba’.

La gente siempre quiere saber cuáles son los errores de decoración más comunes…
Uno de los más grandes es que la gente tiene muchas cosas. Nos gustan nuestras cosas, muchos creen que nuestras pertenencias representan quienes somos. Es tan difícil deshacernos de esa silla; usted puede odiar esa silla, pero no se quiere deshacer de ella porque siempre piensa que la va a necesitar o incluso que si se deshace de ella, le podría molestar a alguien de su familia.

¿Es decir que después de que usted diseña algo, va y habla con el cliente y ellos le dicen qué haría falta para que esté terminado?
Sí. Actualmente lo que hago es que tengo al menos 30 diseños y cada uno mide 10 pulgadas y les pregunto con cuál se sienten más identificados o qué más les gustaría que hubiera en él, y no necesariamente en un lugar específico. Intento hacer algo que realmente los atrape y que diga: ‘en realidad me encanta y me encanta como está ordenado todo’. De hecho, lo hago hasta con los diseños de los muebles.

¿Podría contarme algún tip para tener en cuenta al momento de remodelar una casa?
Una de las cosas más importantes es asegurarse de cuál es la sección de la casa que más le interesa. La gente cuando compra una casa no piensa en dónde es que va a pasar la mayor parte del tiempo, y yo diría que uno de esos lugares es la cocina. Es donde ocurren las fiestas, es en donde va a pasar la mañana y parte de la noche, y es probablemente el cuarto en el que más va a gastar dinero en una remodelación.
Siempre se gasta mucho dinero en los más jóvenes de la casa y luego no queda nada para la cocina. Hay que esmerarse para que este lugar quede hermoso.

¿Influye la decoración en la venta de una casa?
Vender una casa es vender un sueño. Esto viene de alguien a quien le pagan por hacer esto y alguien que lo hace para sí misma. Así que no quiero que me contraten para poder ganar más dinero y tener un trabajo, lo hago por mí, porque soy dueña de bienes inmuebles, compré, alquilé y rediseñé para mi propio negocio.
Veo la diferencia cuando diseño y cuando no diseño. Es lo que más impacta cuando tratas de vender o alquilar una propiedad. Es escenificarlo, es hacerlo atractivo, porque lo que estás haciendo es vender una casa o un apartamento, pero lo que realmente estás haciendo es vender un sueño. Entonces decorar, para mí, es crear una visión, un sueño, a lo que alguien aspira.

¿Con qué estilos está más cómoda y cómo define el suyo?
Mi estilo, el de mi casa, es extremadamente ecléctico. Amo las cosas viejas y diría que en un hogar se deben tener cosas más viejas de lo que uno es. No todo, pero sí un par de piezas y muebles se ven muy bien, porque mira, cuando todo se ve muy nuevo, siento que es muy plástico, muy como portada de revista. Y creo que una casa debe tener ese sentimiento como del pasado. Otros pueden no estar de acuerdo conmigo, pero definitivamente este es mi estilo. A veces trato de incluirlo en los diseños, aunque no sea propiamente el estilo de los clientes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo