Mon Laferte: Claves de un estilo hipnotizante

La estética de la artista destaca por su multirreferencialidad.

Por Mónica Garzón

Comprar ropa produce una sensación similar a la de disfrutar de un buen bolero en la voz de Agustín Lara o la mismísima Chavela Vargas. Haga el ejercicio, póngase los audífonos y camine entre los anaqueles de la tienda al ritmo de Amor de mis amores o de La Llorona… o si prefiere algo más moderno, animado e igual de sentimental, pero influenciado por esos sonidos, escuche Mi buen amor de Mon Laferte, quien le contó a PUBLIMETRO, como editora invitada, cómo su ropa también habla de su música.

La ropa transmite mensajes, produce emociones y eso lo tiene claro Mon: “Hablando de estilo y de ropa, principalmente, la verdad
me divierto mucho. Uso pura ropa vieja; me voy a las ferias o a los tianguis, incluso, voy a los clósets de las mamás de mis amigas y agarro lo que sea más viejo. Siento que son piezas únicas, que la tela es más bonita y me siento mucho más cómoda”, dijo.

View this post on Instagram

Ya casi sale el disco!!! #norma #ctm #😱

A post shared by mon laferte (@monlaferte) on

La estética de la cantautora radica en gran parte en su unicidad. Sus looks se destacan por ser multirreferenciales, eclécticos, elegantes, por ser poco convencionales. Y así lo muestra con los atuendos que suele lucir en sus presentaciones y hasta en lo que comparte por redes sociales, como Instagram, donde tiene más de un millón de seguidores.

Los años cincuenta y la multiculturalidad de pies a cabeza

Mon Laferte reinterpreta los años cincuenta de una manera edgy y contemporánea. De hecho, se define a sí misma como una artista inquieta, a la que le gusta jugar y experimentar con las prendas que suele usar. Muchos la comparan con Amy Winehouse, pero la verdad es que Mon es un mezcla de estilo propio con guiños directos a Billie Holiday, Frida Kahlo y Edith Piaf, una de sus artistas pre-
feridas, con vestidos llenos de brillo y elegancia.

Otro sello característico son las flores, que siempre tiene en su estilismo, ya sea en su ropa como estampado o incluso de tocado enla cabeza (si ya vio fotos de Billie Holiday sabe a lo que nos referimos). Esto es una clara herencia de su multiculturalidad, sobre todo viviendo en un país como México, donde las flores son un símbolo poderoso y sirven más que de tocados en la cabeza. Algo que ella combina con el maquillaje noir que recuerda a Dita Von Teese. Pero con la diva solo comparte esa elegancia, porque ella no ve en la moda ostentación, sino originalidad.

View this post on Instagram

Hoy es viernes y mi delineado lo sabe ✨

A post shared by mon laferte (@monlaferte) on

Comprar ropa de segunda nunca pasa de moda

Sí, Mon Laferte es una amante de la ropa de segunda, lo dejó muy claro, pero también es coherente con su veganismo, pues no usa una sola prenda que tenga piel de animal, y le parece absurdo gastar tanto dinero en algo que al final de una temporada se deshecha. No cae en el ‘pecado’ del fast fashion.

View this post on Instagram

Solo se vive una vez dicen, será? 🌹

A post shared by mon laferte (@monlaferte) on

“Para ser honesta, no me parece que se tenga que gastar tanto dinero en ropa, de repente veo cuánto cuesta un vestido de marca y me asombro, me da hasta vergüenza invertir demasiado en un pedazo de tela. Eso no significa que no me guste la moda, de hecho me encanta, la disfruto, la uso, pero creo que no me gusta seguir una moda, me gusta sentirme bien”, explicó la cantautora.

Pero comprar ropa de segunda o reutilizar prendas va más allá de un capricho. Según un informe de este año de las Naciones Unidas, la industria de la moda, que mueve unos 2500 millones de dólares en el mundo, es una de las más contaminantes y una de las principales culpables del calentamiento global después de la petrolera.

View this post on Instagram

Congratulations to Meghan Markle on using her considerable influence to send the right messages through her wardrobe choices with such a pioneering socially responsible brand as @OutlandDenim. The Australian brand was founded by @bartle.james on a quest to create sustainable employment in Cambodia for girls rescued from trafficking. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ "A living wage should be standard. But the training and education and support around it, that’s the key in making a powerful business model," he has said. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ He has grown the brand from pedal press sewing machines and hot-coal irons in remote Cambodian villages to a a clean, bright training and production facility in Cambodia which ensures holistic care of their seamstresses through wage, training and personal development initiatives.Here is the team photographed during Fashion Revolution Week 2017. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #IMadeYourClothes #FashionRevolution #WhoMadeMyClothes

A post shared by Fashion Revolution (@fash_rev) on

Por ejemplo, para producir un kilo de algodón se necesitan por lo menos unos 10.000 litros de agua. Una cifra muy grave si se piensa que la prenda será usada por un tiempo y luego irá a la basura, o se quedará metida por siempre en el armario. S i n embargo, hay formas de poner un granito de arena muya lo Mon Laferte y  es perderle el miedo a la ropa usada.

En Colombia existen los mercados de pulgas en donde se encuentran reliquias vintage para todos los gustos. Ese es un plan de domingo en capitales como Bogotá, con la Plaza de Usaquén, la Plaza España y los ‘segundazos’ de Chapinero; o en Medellín, con La Minorista, un espacio único en el país que sirve siempre de referencia para los amantes de la ropa usada.

Pero en el país adoptivo de Mon, México, los famosos tianguis se roban las miradas. Estos espacios, con un origen prehispánico, hacen que cientos de mexicanos y turistas encuentren allí un estilo de vida, tengan encuentro cultural y diverso, además de las mejores prendas de segunda muy cargadas de originalidad.

Aunque, para no ir más lejos, las ventajas del internet y las redes sociales son tan amplias que en la mayoría de Latinoamérica la venta y compra de ropa usada por esos medios es cada vez más popular. De hecho, páginas como Etsy muestran a upcyclers que crean piezas artísticas a través de prendas de segunda mano y Pin-
terest, a su vez, da buenas ideas de DIY. Asimismo, hay páginas en todos los idiomas donde se pueden comprar prendas para darles un segundo uso que van desde lo masivo hasta el lujo.

Lo vintage, desde hace mucho tiempo, es más que comprar solo ropa de segunda. Es una acción de cultura sostenible–que no implica comprar a precios absurdos – , en donde se pueden hallar verdaderos tesoros, piezas reinterpretadas (upcycling) y resignificadas a través de siluetas o complementos. Ese encanto por la ropa y estéticas de otros tiempos es lo que también define a Mon Laferte, quien exhibe verdaderos tesoros visuales en sus ensambles.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo