¿Es posible una segunda ola de COVID-19?

El número de infecciones por COVID-19 está aumentando en algunos países que decidieron levantar la cuarentena, mientras que la Organización Mundial de la Salud advierte que la peor fase de la pandemia está por venir. Metro investiga el tema

Por Daniel Casillas

A medida que el mundo va levantando gradualmente las medidas de bloqueo aplicadas durante la emergencia sanitaria, varios países están experimentando el resurgimiento de la enfermedad, lo que hace temer una nueva ola de la pandemia COVID-19.

Por ejemplo, España ha registrado 51 casos de rebrote de COVID-19 en 13 comunidades autónomas a principios de julio, sólo unas semanas después de que el país europeo comenzara a reabrir su economía y algunas actividades públicas. En los EE.UU. unos 30 estados han informado de un aumento de las infecciones durante las dos últimas semanas de junio. Mientras que el viernes 3 de julio se registró otro récord de casos diarios en ese país con 52.300 nuevas infecciones, según la Universidad Johns Hopkins. Incluso China, que reanudó sus actividades públicas a principios de mayo, comenzó a registrar grandes rebrotes de COVID-19 a mediados de junio. Esto llevó a un estricto bloqueo en el condado de Anxin, situado a 150 kilómetros de Beijing.

Desde finales de abril, la Organización Mundial de la Salud ha advertido de posibles rebrotes de COVID-19 en respuesta a la relajación de las medidas de bloqueo. En ese momento, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo que era "peligroso y mortal" que la cuarentena se levantara tan rápidamente, ya que podría causar un rebote en la propagación de COVID-19 y podría aumentar el número de muertes.

Los expertos están de acuerdo en que los brotes internacionales podrían ser el resultado de la reapertura prematura de las actividades sociales en varios países.

"Estamos viendo una fuerte asociación con la reapertura prematura y un aumento de las infecciones. Realmente depende del nivel de infección circulante y del grado de reapertura", explicó a Metro Susan Kirkland, profesora jefe de investigación universitaria del Departamento de Salud Comunitaria y Epidemiología de la Universidad de Dalhousie (Canadá).

A pesar de las advertencias, cada vez más países deciden reanudar las actividades sociales y económicas, aunque la pandemia aún no está completamente contenida.

"Lo peor está por venir", dijo Ghebreyesus en una conferencia celebrada el 29 de junio, y añadió que la pandemia está lejos de haber terminado.

Hasta ahora, los nuevos brotes han sido regionales, por lo que las autoridades se vieron obligadas a tomar medidas. Sin embargo, los especialistas no descartan que la escala de resurgimiento pueda aumentar.

"Existe una posibilidad. Como se trata de un virus nuevo podemos decir con absoluta certeza, pero podemos examinar pandemias anteriores (Gripe de 1918, H1N1) y lo que sabemos sobre otros coronavirus para evaluar que hay una alta probabilidad de que esto ocurra", añadió Kirkland.

Los expertos advirtieron que el resurgimiento de COVID-19 podría ser el resultado de medidas equivocadas por parte de los gobiernos, como la falta de pruebas o la relajación de las medidas de distanciamiento social con el objetivo de reabrir las economías, pero también de cuestiones climáticas como la llegada de bajas temperaturas, que podrían favorecer la transmisión del virus.

A pesar de este panorama devastador, los especialistas destacan que la gente puede colaborar para evitar un mayor brote de la enfermedad.

"El público debe tener conciencia de la situación, distancia física siempre que sea posible, proporcionar información de contacto a los profesionales de la salud pública si han estado enfermos, usar una máscara o cubierta facial siempre que estén en espacios públicos, tener un plan para si se enferman, esto podría incluir averiguar cómo aislar en su propia casa para reducir el riesgo a los miembros de la familia", concluyó Kacey C. Ernst, profesor de epidemiología infecciosa de la Universidad de Arizona, EE.UU.

¿Cómo evitar el resurgimiento masivo de COVID-19?

Susan Kirkland Susan Kirkland

Susan Kirkland, profesora jefa de investigación universitaria del Departamento de Salud Comunitaria y Epidemiología de la Universidad de Dalhousie, Canadá, explicó:

– "Los gobiernos pueden apoyar la realización de pruebas adecuadas y el rastreo de contactos, así como garantizar el autoaislamiento y la cuarentena; la vigilancia y la protección de las subpoblaciones clave en riesgo".

– "La gente puede hacer todas las estrategias de reducción de riesgos para la salud pública que sabemos que pueden tener un impacto: la higiene de las manos y la desinfección de los espacios bien utilizados, el distanciamiento social y el uso de máscaras. Seguimiento diario e informe del número de pruebas realizadas, número de nuevas infecciones, hospitalizaciones, muertes."

 

ENTREVISTA

Kacey C. Ernst Kacey C. Ernst

Kacey C. Ernst,
profesor de epidemiología infecciosa en la Universidad de Arizona, EE.UU.

P: ¿Deberíamos esperar la segunda ola de COVID-19?

– Es absolutamente una posibilidad y ya están ocurriendo resurgimientos. En el sur de los Estados Unidos los casos están aumentando rápidamente. Donde yo vivo, en Arizona, tenemos el triple de casos que hace un mes. Muchos países han establecido cierres y toques de queda estrictos. A medida que estos se levantan es crítico que la infraestructura de salud pública esté disponible para probar, aislar, rastrear y poner en cuarentena. Es fundamental que la gente siga el distanciamiento físico, use máscaras y se adhiera a otras orientaciones básicas de salud pública como el enmascaramiento, la higiene y el distanciamiento físico tanto como sea posible. Requiere voluntad política, recursos, participación comunitaria, y el fracaso en cualquiera de estas áreas puede llevar a un resurgimiento en los casos.

P: ¿Qué podría causar un resurgimiento importante del virus?

– La voluntad política – la respuesta de los gobiernos ha sido bastante variable – algunos han invertido rápida y agresivamente, y pronto y con menor transmisión, Nueva Zelanda, Vietnam, Hong Kong, son jurisdicciones más pequeñas que también ciertamente ayudan. Estas inversiones requieren un compromiso a largo plazo para mantenerlas en su lugar para hacer frente a los casos cuando surjan.

Recursos – cuesta una cantidad significativa de dinero para los individuos y los gobiernos continuar luchando contra una pandemia de esta escala. La inversión en los recursos para mantener el rumbo es esencial.

Compromiso de la comunidad – la mayoría de los lugares parecen estar haciendo esto – el distanciamiento físico y el uso de máscaras son dados – pero aquí en los EE.UU. y tal vez en otros lugares estas medidas básicas de salud pública han sido muy politizadas, hasta el punto de que la gente se enfrenta en las calles. Esto no debería ser una controversia. Usar una máscara permite a otras personas ser libres de hacer funciones básicas de la vida como ir al supermercado, a las clínicas, a la farmacia. Si la gente no se adhiere a este contrato social, pone en peligro la salud de toda su comunidad. Es desgarrador que simples medidas de salud pública sean usadas de esta manera como armas políticas. Pero la marea está cambiando aquí en los EE.UU. ya que más y más políticos se están adhiriendo a las recomendaciones de salud pública – pero ya se ha hecho mucho daño.

P: ¿De qué otra manera se puede evitar que COVID-19 se propague de nuevo?

– Es importante tener una excelente recopilación y análisis de datos para informar las estrategias de prevención, incluyendo cierres estratégicos en respuesta a brotes más pequeños. Requiere una vigilancia extrema e inversiones en pruebas y rastreo de contactos. También es de vital importancia que el gobierno apoye a las poblaciones que se enfrentan al desafío de aislar y poner en cuarentena. El apoyo que permite a las personas no trabajar por períodos de tiempo es absolutamente crítico para que no vayan a trabajar enfermos porque necesitan alimentar a sus familias. Esto es extremadamente difícil para los lugares con pocos recursos. Las transferencias condicionales de dinero en efectivo se han puesto en marcha para lograr otros objetivos de salud pública y tal vez se puede explorar para controlar COVID-19 también. Necesitan invertir en la ciencia que hay detrás de las vacunas y la tecnología de tratamiento, la infraestructura de salud pública y la investigación en ciencias sociales para comprender y crear mejores programas de salud pública que lleguen a todos los segmentos de sus poblaciones.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo