¿Listerine en la vagina? La limpieza dañina como puro tabú

Hay consejos tan absurdos como este que no parecen tan descabellados en un contexto donde se imponen creencias culturales y desconocimiento.

Por Luz Lancheros

Para 2018, el mercado mundial de productos de higiene femenina alcanzaba los 37.4 mil millones de dólares, según el portal Statista, que proyecta que pueda alcanzar los 52 mil millones para 2023.

Jabones íntimos, protectores, tampones: hay una serie de productos hechos para toda el área pélvica de las mujeres (incluidos los blanqueadores de esa zona) que han reforzado la creencia de que la vagina debe mantenerse “limpia y sin olores” tal y como otra parte del cuerpo que sea asea continuamente.

Dentro de ese contexto, se hizo viral un consejo absurdo de un cirujano plástico: se podía aplicar Listerine a la hora de los encuentros íntimos. Por supuesto, la indignación ante la recomendación irresponsable de un producto tan abrasivo, más el desconocimiento de un profesional de la salud hicieron al tema un hashtag.

Y no es para menos: al hacer duchas o cualquier tipo de limpieza con productos que venden en el mercado, básicamente te quedas sin defensas.

“El pH es la acidez de una disolución. Los pHs ácidos están por debajo de 7, el ph de 7 es un pH neutro. La boca tiene un pH neutro. La vagina tiene entre 4 y 5. Y esa acidez la defiende de las infecciones y evita que las bacterias se introduzcan en la vagina, la colonicen y la infecten. Por eso, al introducir una sustancia que no es ácida en la vagina, se afecta el pH y se facilitan las infecciones. Si haces duchas vaginales, quitas todo lo que hay ahí, pero en la vagina hay una bacteria, el lactobacilo, que se alimenta de los azúcares que produce la vagina (glucógeno) y este elimina el ácido láctico. Y ese es el que acidifica la vagina. Y por eso no se recomienda un producto diseñado para la boca. Pongamos un ejemplo simple: si te enjabonas el rostro con un jabón no vas a hacerlo en la boca. Porque no tenemos piel ahí, tenemos mucosa. Los jabones no están diseñados para usarlos donde no hay piel. Dependiendo de la marca, los ingredientes pueden irritar esa zona. Es mejor usar jabones formulados y no comerciales”, explica a Metro el ginecólogo Jorge Alberto García, presidente de la Asociación Colombiana de Ginecología Urológica  con entrenamiento en  cirugía estética, rejuvenecimiento vaginal en el Láser Vaginal Institute of America y en la Sociedad Internacional de Cosmetoginecología, en asocio con la Academia de Medicina de Richmond (USA).

Por otro lado, las limpiezas que se llegan a hacer son por desconocimiento: en Gran Bretaña, por ejemplo, según una encuesta del portal YouGov del año pasado, el 59% por ciento de los hombres británicos y el 45% de las mujeres no podían identificar la vagina, la uretra ni saber sus funciones.

Siendo así, no es sorprendente que se generen hábitos de higiene peligrosos para esta zona, a la larga.

“Un olor particular” 

“Hay una cantidad de cosas que las mujeres se aplican la vagina y es caótico:  ácido bórico, alumbre, etc. La vagina tiene una mucosa intravenosa, absorbe todo. Por eso hay gente que se emborracha con tampones.  Siempre les digo a mis pacientes que hay que mirarse la vulva una vez al mes, pero hay una cultura tabú alrededor. Desde el desconocimiento, se experimenta con productos dañinos porque se piensa que la vagina es sucia. Y sí, tiene un olor particular, pero no es feo. Por otro lado, hay una cultura e industria alrededor de los protectores y jabones íntimos que tiene un único mensaje:  que las secreciones de la vagina no deben existir.  Pero la vagina es como la boca. Tu debes tener saliva ahí”, le explica a Metro la ginecóloga de Heel Colombia, Natascha Ortiz.

Esta cultura de genitales femeninos inmaculados se extiende también a la depilación. La experta recomienda que igual se debe tener vello púbico ahí “porque protegen esta zona, ya que son como las pestañas”. Entre sus recomendaciones, aboga por el uso de copas menstruales, así como revisar los químicos que hay en los jabones íntimos.

“Los jabones, tampones, toallas higiénicas, todos tienen químicos. El algodón no es tan blanco y tiene cloro. Si tienes mal olor, ve al médico, porque debes tratarte, pero no debes automedicarte”, explica. Otro consejo, que coincide con los dados, es el del ginecólogo Ortíz: “Siempre lávate las manos antes de entrar al baño, porque con eso vas a tocar toda tu zona genital”, añade.

Hay algunos productos hechos para ciertas zonas que se hacen por una razón. Pero cualquier cosa externa más allá de las recomendaciones generales, debes consultarlas con el doctor y no para cumplir expectativas sociales generadas por desconocimiento.

3 preguntas a…

Georgina Alejandra Centeno, ginecóloga, Doctoralia.

¿Por qué es peligroso aplicarse Listerine en la vagina? 

-El Listerine es un anticipativo bucal y contiene: Alcohol, Timol, Eucaliptol, Salicilato de Metilo, Mentol, Ácido Benzoico y está indicado únicamente vía bucal con acción terapéutica para gérmenes que provocan la placa bacteriana y el mal aliento. El uso de estos componentes en vagina como el alcohol, pueden producir comezón y pueden provocar varias enfermedades asociadas al sistema reproductor femenino, como vaginitis por hongos, vaginosis bacteriana, enfermedad pélvica inflamatoria, entre otras.

¿Qué pasa cuando las mujeres se aplican jabones íntimos? 

-Por otro lado, el uso de detergentes, antisépticos o limpiadores con un pH inadecuado (neutro o alcalino) remueven la capa de grasa natural que protege la superficie de la vulva y la vagina. La vagina está expuesta a procesos inflamatorios causados por microtraumas, químicos como el uso de jabones, alérgenos e infecciosos como bacterias, hongos, virus y parásitos que pueden afectar el balance del ecosistema vaginal, por lo que no se recomienda su uso.

¿Por qué, sin embargo, las mujeres los usan? 

-Las creencias de la gente generalmente son inculcadas por nuestras madres que nos dicen que el lavado debe ser riguroso y hasta adentro de la vagina. En ocasiones se tiene la creencia popular y en algunas páginas de Internet se menciona las duchas vaginales con vinagre blanco para evitar infecciones. Sin embargo, pueden causar la exacerbación de infecciones y el cambio de ph vaginal, haciendo la mucosa vaginal más sensible a otras bacterias y hongos.

Por eso, para mantener l a higiene vaginal es suficiente lavarse con agua o con jabón neutro y agua, únicamente en la  vulva, pliegues de los labios mayores y menores y alrededor del clítoris. Si se desea usar algún producto de higiene vaginal, se pueden aplicar jabones suaves que no alteren el pH ácido propio de la mucosa.

Nunca se debe lavar la vagina por dentro, ya que se cambia el ph de la vagina provocando el desarrollo de infecciones e inflamación el pH vaginal. Y tampoco se recomiendan talcos ni lociones. 

Tampoco se sugiere que se coloquen artefactos, el lavado debe ser directo con las manos si. No uses ni esponjas ni guantes, ya que pueden tener bacterias.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo