Las peores y más temidas cárceles del mundo

Si bien es cierto que estar en prisión puede ser lamentable para los reos, lo es más en algunas cárceles que, en verdad, dan miedo.

Por Iván Sandoval

Quitarle la libertad a una persona puede ser una de las peores cosas en la vida.

Se debe dimensionar que estar en la cárcel cambia la vida a cualquiera.

Acciones tan básicas como ir a la tienda, al centro comercial, al cine, por unos tacos se dejan atrás. Simplemente dar la vuelta a la manzana queda en el olvido.

Si bien es cierto que estar en prisión puede ser lamentable para los reos, lo es más en algunas cárceles que, en verdad, dan miedo.

Las peores cárceles del mundo

Es por eso que a continuación presentamos algunas de las peores cárceles de extrema seguridad, que llegan a ser temidas por sus condiciones.

Manakara, Madagascar

Ver las imágenes da escalofríos. La forma en que viven los prisioneros de Manakara, en Madagascar, puede deprimir a cualquiera.

Y es que una de sus tristes características es la sobrepoblación. Hay más de tres mil reos en un lugar que apenas debería tener 900.

Incluso, dormir es incómodo. Los prisioneros se acuestan en el piso todos mirando hacia un lado, sin poder moverse hasta escuchar la orden.

Ahí se pueden observar que animales como cucarachas y otros insectos conviven con ellos.

Se enferman de malaria, desnutrición, tuberculosis, por la suciedad y el hacinamiento.

Aunque los elementos de seguridad sólo cuentan con antiguas carabinas y garrotes, tienen de su lado un castigo temido por todos: el agujero infernal, un lugar que odian todos los reclusos.

Le temen porque se tienen que recostar en su propio excremento y hay un olor tan desagradable que no pueden respirar con libertad.

San Pedro, La Paz

Del otro lado del mundo, se encuentra la cárcel de San Pedro, en La Paz, Bolivia.

Es una prisión única en el mundo que se puede describir como una ciudad dentro de la misma ciudad.

Es tan inusual que los guardias ni siquiera se atreven a entrar a la región, donde reina la anarquía y la ley del más fuerte.

Los elementos de seguridad sólo retienen a los presos desde afuera con gas pimienta y bombas de humo. No es para menos, si se toma en cuenta que son duplicados en número.

En este lugar sin reglas, está todo disponible y se encuentran violadores, pedófilos, drogadictos, mujeres y niños conviviendo por igual.

Cárcel del condado de Dallas

La cárcel del condado de Dallas puede ser una de las más grande y temidas del mundo.

Dentro de sus muros hay cerca de siete mil reclusos a la espera de un juicio.

Tiene tantos presos, que es complicado encontrar espacio para los nuevos.

Consta de tres torres gigantes y una al frente, conocido como la Torre de Justicia.

La torre norte alberga tres mil 300 prisioneros de seguridad máxima; la oeste, mil 500 reclusos con problemas psiquiátricos, y la sur tiene dos mil 300.

Es el séptimo complejo penal más grande de Estados Unidos

En este centro de detención se encuentran ladrones, asesinos y narcotráficos, la mayoría de los barrios marginados de la región.

Cárcel de carpas

Aunque hace algunos años cerró sus puertas, es pertinente poner en la lista a la cárcel de carpas de Arizona.

La prisión fue ideada por el exalguacil de Maricopa, Joe Arpaio.

Como su nombre lo dice cuenta con tiendas de campaña, donde en cada una dormían  los 22 reos.

Alambres de púas y una enorme cerca eran otras de sus características para albergar hasta a dos mil reclusos

Contaba con odiadas literas de metal oxidado para dormir.

Los reos de Arizona cumplían sus penas al aire libre con temperaturas entre 45 y 49 grados de temperatura en el verano.

“Los mejores hombres que defienden a nuestro país duermen en carpas, que los hace pensar que ustedes no pueden”, decía el exalguacil Joe Arpaio.

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo