Acéptalo, tu dispositivo móvil está contaminando el planeta

Dentro de los dispositivos de la Industria de la información y la comunicación, se espera que los teléfonos inteligentes contribuyan más a la huella de carbono global en los próximos años

Por Daniel Casillas

La tecnología nos ha permitido tener una mejor vida y nos ha facilitado nuestras actividades e incluso nos ha ayudado a conocer otros mundos; sin embargo, también representa un peligro para la conservación de nuestro planeta debido a la enorme cantidad de dispositivos que están funcionando y contribuyen a la generación de gases de efecto invernadero.

La presencia de tecnología en nuestro planeta es tal que el científico estadounidense Peter Haff desarrolló el concepto de tecnósfera y, como Jan Zalasiewicz, un profesor titular de geología en la Universidad de Leicester, Reino Unido, explica a Metro “es una nueva ‘esfera’ de la Tierra que se une e interactúa con la litosfera, la hidrosfera, la atmósfera y la biosfera. Está hecha de todas nuestras máquinas tecnológicas y de sus productos, y nosotros, los humanos y nuestras instituciones, también somos parte de ella”.

De acuerdo con los cálculos de Zalasiewicz, la tecnósfera es realmente grande, porque todos sus componentes físicos y productos de desecho, incluyendo el tejido de nuestras ciudades y los escombros en los que están construidos, representan unos 30 billones de toneladas, equivalentes a unos 50 kilos por cada metro cuadrado de la superficie de la tierra. En comparación, una estimación reciente de la masa total de todos los organismos vivos de la Tierra se calcula en solo tres billones de toneladas aproximadamente.

El mayor problema con la presencia de esta nueva “esfera” es que, para continuar operando a esta escala, la tecnósfera tiene que usar enormes cantidades de materia y energía, y los subproductos de esto incluyen gases de desecho como el dióxido de carbono que está cambiando el clima.

Dentro de esta tecnósfera, las tecnologías de mayor crecimiento son las que pertenecen a la Industria de la información y la comunicación (TIC), que incluye Internet y todos los dispositivos conectados, como computadores, tablets y, por supuesto, los teléfonos inteligentes. Los estudios indican que este sector se está convirtiendo en uno de los principales contribuyentes a la huella de carbono global.

Tecnología

La investigación titulada ‘Evaluación de la huella de emisiones globales de las TIC: tendencias hasta 2040 y recomendaciones’ (‘Assessing ICT global emissions footprint: Trends to 2040 & recommendations’), dirigida por Lotfi Belkhir, Profesor Asociado y Presidente de Eco-emprendimiento en la Universidad de McMaster, advierte que las TIC han recibido poca atención como contribuyentes significativos a las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Belkhir explica que, a diferencia de la creencia popular de que las TIC ayudan a reemplazar las actividades contaminantes con otras más limpias, el hecho es que esta industria también genera actividades digitales que contribuyen cada vez más a la huella de carbono global.

“Lo que encontramos es que la mayor parte del uso de las TIC no está fluyendo para reemplazar actividades duras y sucias con sustitutos digitales suaves y limpios. En cambio, encontramos que las TIC han llevado a la aparición de una gran cantidad de actividades digitales, que van desde el entretenimiento y las redes sociales al comercio, que en su mayoría son incrementales y por lo tanto están agregando una contribución neta y creciente a la huella de carbono global”, dijo Belkhir a Metro.

De hecho, las cifras y estimaciones presentadas por el estudio mencionado revelan que la contaminación generada por las dos ramas de las TIC, los dispositivos (PC, computadores portátiles, teléfonos inteligentes y tablets) y la infraestructura de las TIC (centros de datos y redes de comunicación) registrará incremento a mediano y largo plazo.

Se espera que la huella global total de las TIC en su conjunto aumente de aproximadamente un 1% al 2007 a un 3,5% al 2020 y que alcance un 14% al 2040. Por categorías amplias, la contribución de los dispositivos de TIC pasaría de 210 megatones de CO2 equivalente en 2010 a 400 Mt-CO2 para 2020.

Dentro de los dispositivos TIC, se espera que los teléfonos inteligentes sean los que más contribuyan a la huella global en los próximos años. “Cuando aislamos la contribución de los teléfonos inteligentes, encontramos que se espera que la proporción de teléfonos inteligentes, en relación con la industria de las TIC en general, crezca del 4% en 2010 al 11% para 2020, reduciendo las contribuciones individuales de computadores personales, computadores portátiles y pantallas de computador (alrededor del 6-7% cada uno). En valores absolutos, las emisiones causadas por los teléfonos inteligentes aumentarán de 17 a 125 Megatones de CO2 equivalente por año (Mt-CO2e / año) en ese lapso de tiempo, o un crecimiento de 730%”, explicó Belkhir.

Pero no solo la infraestructura como los centros de datos o los dispositivos como los teléfonos inteligentes generan huellas de carbono, también lo hacen las actividades que realizamos en Internet, como enviar un correo electrónico con una huella equivalente a 0,3 gramos de emisiones de dióxido de carbono (CO2e) o incluso enviar un tuit que genera .02 gramos de CO2.

¿Pero qué podemos hacer? Bueno, según lo recomendado por el profesor Belkhir, “debemos exigir que todos los centros de datos funcionen exclusivamente con energía renovable. Además, los teléfonos inteligentes tienen un contenido relativo muy alto de oro y materiales de tierras poco comunes, que son extremadamente sucios para extraer. Debemos alentar a los fabricantes a pasar a un proceso de fabricación más cíclico que permita el reciclaje de valor completo de los teléfonos inteligentes y los dispositivos de TIC en general. Finalmente, a nivel individual: mantenga tu teléfono inteligente el mayor tiempo posible, y cuando realice la actualización, asegúrese de reciclar el anterior”.

 

4

acciones para reducir la contaminación por tecnología

 

1) Se requiere que todos los centros de datos nuevos funcionen al 100% con energía renovable, mientras que los existentes deben cambiar gradualmente a energía renovable.

2) Es necesario realizar más investigaciones sobre redes de comunicaciones más verdes, que van desde torres y estaciones de telefonía móvil hasta conmutadores y enrutadores, a redes cableadas, inalámbricas y de redes inteligentes.

3) Los teléfonos inteligentes se están convirtiendo en una fuente creciente de contaminación tecnológica, y uno de los factores principales es la corta vida útil que tienen actualmente, por lo que es necesario extender la vida útil de los teléfonos inteligentes a cuatro o más años.

4) Las empresas deben migrar a la mayoría de su fuerza laboral desde computadores de escritorio e incluso computadores portátiles hacia tablets de alto rendimiento y bajo consumo. Estos dispositivos consumen una fracción de la energía de los computadores portátiles y de escritorio tradicionales, y también tienen una huella de producción mucho menor.

 

ENTREVISTA

Koen Arts,
profesor en la Wageningen University & Research, con sede en los Países Bajos, y experto en interacción y conflicto entre humanos y vida silvestre.

Koen Arts

¿La tecnología está salvando o destruyendo nuestro planeta?
–Ambos. La tecnología es un monstruo de doble cara. Impide y habilita, guarda y destruye, incluye y excluye, a menudo al mismo tiempo. Pero al final del día, la tecnología no está destruyendo nuestro planeta, los humanos lo están haciendo.

¿Cuáles son los principales efectos negativos que la tecnología tiene sobre el planeta?
–La tecnología sustenta y promueve las formas de pensamiento neoliberal. Hace las cosas más rápidas, más eficientes, más específicas, crea conjuntos de datos más grandes y redes más grandes. Los mercados y las economías liberales tienden a beneficiarse de eso, mientras que el mundo natural sufre. Además, a menudo se dice que la Internet y otras TIC tienen el potencial de una mayor inclusión social en la toma de decisiones, un mejor acceso a la información, etc. Ciertamente cierto en algunos casos, pero a menudo la tecnología refuerza las estructuras de poder existentes y las desigualdades sociales. La tecnología es un amplificador: los ganadores ganan más. Los perdedores pierden más.

¿Qué pasa con los efectos positivos?
–La tecnología puede ser realmente valiosa cuando estimula nuevas conceptualizaciones de problemas y soluciones. Cuando empuja los límites, facilita el pensamiento conjunto y creativo, y se alimenta de nuevas formas de acción ambiental.

¿Cómo se puede detener los impactos negativos?
–El problema no es la tecnología en sí, son los modos dominantes de pensar y actuar (consumismo, neoliberalismo, etc.) los que implementan la tecnología.
Sin embargo, dejando de lado ese pensamiento, a un nivel práctico, los consumidores están cada vez más ocupados, y con razón, en etiquetas energéticas de alta calidad en los productos que compran.
Ahora también necesitamos etiquetas de producción. ¿Cuál es el punto de tener paneles solares ‘inteligentes’ en su techo, cuando las materias primas se extrajeron dejando enormes cicatrices en los ecosistemas y las comunidades locales desplazadas, cuando volaron a través de una cadena de producción que involucraba condiciones laborales y trabajo infantil terribles, y fueron trasladadas en un barco de contenedores colosalmente contaminante?
El impacto social y ambiental de cada producto, computador portátil o una banana, debe ser calificado sistemáticamente y hacerse visible. ¡La tecnología puede jugar un papel en esto!

¿Podría la tecnología llegar a ser 100% ecológica?
–Sí, y estamos tan lejos de eso como de los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra que usaban rocas y astas de ciervo.

¿Qué esperar en el futuro?
–No te emociones demasiado. A fines del siglo XIX, mucha gente se emocionó mucho con el teléfono y con la forma en que iba a revolucionar a la sociedad. Lo hizo, de alguna manera, pero se hace muy poca referencia a los teléfonos en las lápidas de esa época.
De manera similar, el Internet de las cosas, las tecnologías de realidad virtual, la cadena de bloques y la biología sintética representan enormes promesas y cambios potenciales. Todo esto queda en vano si los temas éticos y de sostenibilidad siguen sin resolverse en la mente de las personas.

¿Cómo podría contribuir un lector de Metro?
–Cada lector de Metro debe dirigirse al desconocido más cercano y hacer una promesa para ayudar a salvar el mundo. La tecnología es útil aquí: esta promesa debe ser grabada por un desconocido con un teléfono móvil y reproducida cuando se encuentren de nuevo.
Entrevista por Dmitry Belyaev, MWN

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo