Red 5G: mitos y realidades

El lanzamiento del estándar de tecnología de quinta generación para redes celulares 5G en varios países provocó controversias ya que algunas personas creían que podía causar cáncer e incluso propagar COVID-19. Metro investiga la situación

Por Daniel Casillas

La red 5G se ha convertido en un tema muy popular entre los amantes de la tecnología y los usuarios de teléfonos inteligentes, ya que va a cambiar la forma en que usamos Internet. Esta nueva tecnología aumentará la velocidad de conexión, minimizará la latencia (el tiempo de respuesta de la web) y multiplicará exponencialmente el número de dispositivos conectados.

"Es la última generación de sistemas de comunicación móvil, que también funciona con ondas de radiofrecuencia (RF). Sin embargo, se ha producido un completo rediseño de la arquitectura móvil, por lo que 5G se considera una revolución y no sólo una evolución de los sistemas móviles", explicó a Metro Yusuf Sambo, investigador asociado y director del banco de pruebas de 5G en la Universidad de Glasgow (Reino Unido).

Las diferencias entre la red 4G actual y su sucesor 5G representan, en efecto, una revolución para las telecomunicaciones.

"Es mucho más rápida que la 4G, tiene menor latencia (lo que significa que la señal llega al dispositivo mucho más rápido que con el servicio de la 4G) y también ofrece una serie de características que hacen que la señal de la 5G sea más fiable, que utilice menos energía y que las empresas de telefonía celular puedan dar servicio a miles de dispositivos por sitio celular en lugar de cientos como lo hacen hoy en día. Aunque los beneficios de la velocidad significan que los usuarios individuales verán los videos cargarse mucho más rápido", comentó Paul Brislen, experto en tecnología y comunicaciones con sede en Nueva Zelanda.

5G

Aunque es difícil no reconocer la importancia del lanzamiento del 5G, esta innovación ha provocado controversias y teorías de conspiración que han llevado a la destrucción de la infraestructura de la red.

Desde el principio, el desarrollo de esta tecnología ha generado un importante enfrentamiento entre los gobiernos de China y Estados Unidos, respecto a cuál de ellos va a liderar el desarrollo, implementación y despliegue de 5G, ya que quien lo haga tendrá una ventaja tecnológica, económica e incluso militar.

Sin embargo, este ha sido, quizás, el menor de los problemas. Cuestiones mucho más graves están relacionadas con las teorías de conspiración que lo señalaron por primera vez como un agente cancerígeno. Más tarde, 5G fue acusado de propagar COVID-19.

La Comisión Internacional sobre Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP), una comisión científica independiente establecida por la Asociación Internacional de Protección contra la Radiación para promover la protección contra las radiaciones no ionizantes en beneficio de las personas y el medio ambiente, ha tenido que salir a negar estas afirmaciones.

En una publicación, declaró que la exposición a los campos electromagnéticos de los dispositivos 5G no causa el COVID-19, ni tiene ningún efecto en el proceso de enfermedad o en los resultados de salud de los infectados con el nuevo coronavirus.

"Es físicamente imposible que los campos de radiofrecuencia ayuden a propagar el virus y tampoco hay indicios de que los campos de radiofrecuencia puedan influir negativamente en el sistema inmunológico y hacer a las personas más susceptibles al virus. En resumen: no hay relación alguna entre los campos de RF (incluidos los de los sistemas 5G) y COVID-19″, explicó Eric van Rongen, vicepresidente de ICNIRP, a Metro.

A pesar de ello, la teoría de la conspiración relacionada con la pandemia condujo a docenas de ataques a la infraestructura de la red 5G, como los postes de transmisión. Según los grupos de presión de telecomunicaciones ETNO y GSMA, estas falsas acusaciones han provocado más de 140 ataques incendiarios a antenas de telefonía móvil en 10 países europeos, así como ataques a docenas de trabajadores de mantenimiento.

Según los datos, hasta finales de mayo, 87 ataques incendiarios han tenido lugar en el Reino Unido y 30 en los Países Bajos, mientras que otros casos también han sido reportados en Francia, Bélgica, Italia y Alemania.

Pero estos ataques no sólo podrían representar pérdidas económicas o un peligro para los trabajadores, sino también un riesgo para la salud de muchos.

“Vale la pena señalar que los teléfonos móviles también salvan vidas. Más del 80% de las llamadas a los servicios de emergencia en Nueva Zelanda se realizan desde un teléfono móvil. Cuando las torres se queman o son objeto de actos de vandalismo y las llamadas no pasan, se ponen en peligro vidas. Como resultado de este tipo de vandalismo morirán más personas de las que jamás morirán por exposición a la radiación no ionizante", añadió Brislen.

Además, los expertos también creen que los ataques a la infraestructura e incluso las noticias falsas podrían retrasar la implementación global de la red 5G.

"El vandalismo podría, de hecho, retrasar el despliegue de 5G y considero que la aversión del público es el mayor obstáculo para la adopción de 5G y esto es atribuible a las noticias falsas. Vale la pena señalar que los sistemas de comunicación han demostrado ser fundamentales para el funcionamiento de la economía mundial durante el brote sin precedentes de COVID-19, y es importante protegerlos", concluyó Sambo.

A pesar de las controversias, el 5G ya se ha instalado en más de 40 países y se espera que siga extendiéndose por todo el mundo el próximo año.
ENTREVISTA

Eric van Rongen,
Vicepresidente de la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes

P: ¿Podría la tecnología 5G ser perjudicial para la salud?
– En principio sí, si los niveles de exposición son demasiado altos. Pero si se observan las directrices de exposición de la ICNIRP para 2020, no será así, según los conocimientos científicos actuales.

P: Hay gente que piensa que la red 5G podría causar cáncer e incluso COVID-19.
– Estas ideas carecen de cualquier base científica. Hay docenas de estudios sobre la relación entre la exposición a los campos de radiofrecuencia de los sistemas de telecomunicación móvil y el cáncer, y aunque algunos estudios proporcionan alguna indicación de una relación, estos no se han replicado ni confirmado. El consenso científico general es que los campos de radiofrecuencia no causan cáncer. Por supuesto que los campos tampoco pueden causar COVID-19, ya que está causado por un virus.

P: Entonces, ¿no hay riesgos?
– No, no mientras se observen las directrices de exposición de la ICNIRP. Cubren frecuencias de hasta 300 GHz, así que incluso si las tecnologías futuras utilizaran frecuencias más altas, no hay riesgo para la salud según los conocimientos científicos actuales.

Controversias relacionadas con el 5G

Transmisión de COVID-19
Una teoría popular de conspiración afirma que el virus puede ser transmitido, de alguna manera, a través del uso de la tecnología 5G y que el gobierno chino está detrás de ello.

Daña el sistema inmunológico
Otra supuesta relación entre la red 5G y el nuevo coronavirus es que puede supuestamente paralizar el sistema inmunológico, haciendo así a las personas más susceptibles de contraer el virus, lo cual es obviamente falso.

Causa cáncer
La radiación electromagnética utilizada por todas las tecnologías de telefonía móvil ha llevado a algunas personas a preocuparse por el aumento de los riesgos para la salud, incluido el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Programas espía para China
También se teme que los chinos puedan insertar una ‘puerta trasera’ en las redes de telecomunicaciones e informática que permita a los servicios de seguridad del país interceptar las comunicaciones militares, gubernamentales y corporativas en todo el mundo.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo