Apagar el Internet no ayuda a detener las protestas

Los gobiernos autoritarios a veces evitan que la indignación pública se extienda apagando el internet. Sin embargo, un estudio reciente confirmó que no ayuda a detener las manifestaciones. Metro investiga el tema

Por Daniel Casillas

Algunos países dejan a los manifestantes incomunicados para debilitar las protestas contra sus regímenes. Sin embargo, el resultado podría ser bastante diferente. Un ejemplo reciente de eso ocurrió en Bielorrusia donde miles salieron a las calles en agosto después de que el presidente Alexander Lukashenko fuera reelegido. Las autoridades locales bloquearon parcialmente el acceso a Internet, sin embargo, más de 100 mil personas siguieron reuniéndose y alzando sus voces contra "el último dictador de Europa".

Y esta situación no es sorprendente, según un reciente estudio centrado en los movimientos de protesta africanos. El estudio concluyó que la acción del gobierno de apagar el Internet no detiene por sí misma las protestas y puede en cambio agravar la situación.

Jan Rydzak Jan Rydzak

"Los cierres (del internet) no son una bala de plata; son un elemento de caos que puede resultar contraproducente de manera incontrolable. Dependiendo de las circunstancias, pueden ir seguidos de oleadas de protestas pacíficas, como en Sudán el año pasado, o de violencia continua, como en la República Democrática del Congo durante los disturbios postelectorales de hace dos años. En todos los casos, obligan a la gente a adaptarse a la nueva realidad, tanto en lo que respecta a la tecnología que utilizan como a las estrategias en las que se basan para movilizarse. El cierre de un medio de comunicación no extingue la indignación subyacente ni sus causas. De hecho, exacerban las mismas cuestiones que en la mayoría de los casos aparentemente pretenden resolver: las amenazas a la seguridad pública", explicó a Metro Jan Rydzak, analista de investigación de Ranking Digital Rights, una organización sin fines de lucro que promueve las libertades civiles, y autor de la investigación "La disidencia no muere en la oscuridad": Network Shutdowns and Collective Action in African Countries".

El estudio también menciona un apagón de Internet en Etiopía durante diciembre de 2017 no logró suprimir las protestas causadas por las tensiones étnicas en parte del país. Incluso se documentó que se produjo un aumento de los combates cuando se produjeron.

De hecho, los apagones de Internet pueden incluso atraer a la protesta a personas que ni siquiera estaban involucradas al principio, ya que esas acciones de censura del gobierno pueden generar malestar entre la población en general.

"De hecho, las personas que de otro modo son apolíticas pueden indignarse por este obstáculo adicional en sus vidas que pueden atribuir enteramente al gobierno. Los cierres generales pueden alentar a esas personas a unirse al movimiento e inundar las calles por falta de una mejor salida", añadió Rydzak.

Pero, ¿qué buscan los gobiernos autoritarios cuando deciden cerrar Internet? Según los expertos, las autoridades tratan de impedir que la gente se organice, cortan el flujo de información a países extranjeros e incluso preparan el terreno para una violencia que no se puede documentar.

 

"Los gobiernos que recurren al cierre de Internet están jugando con fuego. Esperan asustar a los manifestantes para que se sometan o desmantelar sus redes organizativas, pero a menudo terminan por subestimar completamente la resistencia de esas redes".
Jan Rydzak,
analista de investigación en el Ranking de Derechos Digitales.

"Los gobiernos interrumpen el acceso a Internet por unas cuantas razones. Esperan que perturbe la capacidad de las personas para coordinar y compartir información durante las protestas. Por ejemplo, los manifestantes utilizan aplicaciones de chat para compartir información sobre el lugar donde se encuentra la policía o los organismos de represión en tiempo real a fin de redirigir o coordinar la acción conjunta. Las autoridades también esperan cortar la información que fluye al mundo exterior sobre el entorno político que se está desarrollando. Los cierres son también una señal de que las autoridades están planeando desencadenar la violencia y por lo tanto tratan de frustrar la capacidad de las personas para documentar y compartir pruebas de abuso", dijo Deborah Brown, investigadora principal y defensora de los derechos digitales en Human Rights Watch.

Además de no ser eficaces, los apagones de Internet pueden tener consecuencias económicas importantes. De hecho, los cierres deliberados le costaron a la economía mundial más de 8.000 millones de dólares el año pasado, según la firma de investigación Top10VPN

La organización denominada Internet Society estima que para un país altamente conectado a Internet (con una penetración superior al 79%), el impacto diario de un cierre temporal de la web y de todos sus servicios sería en promedio de 23,6 millones de dólares por cada 10 millones de habitantes. Con niveles más bajos de acceso a la Internet, los impactos estimados promedio del PIB ascienden a 6,6 millones de dólares y a 0,6 millones de dólares por cada 10 millones de habitantes para economías con una penetración media (49-79%) y baja (<49%) de conexión a Internet, respectivamente.

Aunque los cierres han aumentado en todo el mundo, de 106 en 2017 a 196 en 2018, según el último informe sobre el tema de Access Now, los expertos coinciden en que, a pesar de los apagones y la censura, la gente y los manifestantes están encontrando formas de continuar su movimiento y hacerse oír.

"En general, si el cierre no es un apagón total, la gente encontrará soluciones. Se adaptarán. Incluso si el apagón es total, cuando la gente exija sus derechos fundamentales, encontrarán otra forma de hacer oír su voz. Si no en ese momento en particular, entonces más tarde. Ninguna medida técnica silenciará efectivamente a las personas que quieren ser escuchadas", declaró Brown.

Jan Rydzak destacó que "ejercer una presión constante sobre los gobiernos es extremadamente importante”.

"Tenemos que seguir dejando claro que los cierres son totalmente incompatibles con la responsabilidad de los Estados de proteger los derechos humanos. Y tenemos que demostrar a los gobiernos que imponen los cierres que son prácticamente inútiles para abordar los problemas que pretenden abordar”, concluyó el experto

$8
mil millones de dólares es el costo de los cierres deliberados de Internet en 2019, según Top10VPN.

 

Cuatro efectos principales del cierre de Internet (Fuente: Internet Society)

Derechos Humanos
Las personas dependen habitualmente de la Internet para mantenerse en contacto con sus familiares y amigos, crear comunidades locales de interés, comunicar información pública, hacer que las instituciones rindan cuentas, y acceder y compartir conocimientos. Por ello, los cierres de Internet, en particular los que inhabilitan todos los medios de comunicación, deben considerarse como posibles violaciones de los derechos humanos.

Economía
Los cierres afectan a las economías de múltiples maneras, alterando la productividad y generando pérdidas monetarias en las transacciones en las que el tiempo apremia. Además de los efectos macroeconómicos, también afectan a las empresas y a las pequeñas y medianas empresas de manera muy tangible.

Daños a la infraestructura
El daño físico intencional a la infraestructura, como el corte de cables de fibra óptica, es probablemente el método más extremo de implementar un cierre de Internet. Para varios países, los daños físicos en los cables de telecomunicaciones son particularmente problemáticos.

Impacto internacional
Cuando se produce un cierre completo de Internet, el impacto técnico puede extenderse más allá de las fronteras del país al resto de la Internet mundial. Formar parte de una red interconectada significa tener una responsabilidad hacia la red en su conjunto, y los cierres tienen el potencial de generar riesgos sistémicos.

ENTREVISTA

 

Deborah Brown Deborah Brown

Deborah Brown,
Investigadora principal y defensor de los derechos digitales en Human Rights Watc

P: Hablemos de la censura en Internet.
– La censura en Internet adopta muchas formas en todo el mundo, desde herramientas contundentes como los cierres, hasta el bloqueo más específico de sitios web, el filtrado de imágenes, vídeos o palabras clave específicas y la eliminación de publicaciones o cuentas individuales. Es difícil hablar en términos generales, pero una tendencia preocupante es que, tras años de no tomarse en serio lo que ocurre en línea, los gobiernos han ido aprobando cada vez más leyes para afirmar un mayor control sobre la forma en que la gente utiliza Internet, a menudo penalizando la expresión en línea bajo el pretexto de la lucha contra el delito cibernético, el terrorismo o las ‘noticias falsas’. Los gobiernos también están ejerciendo mayor presión sobre las empresas para que censuren el contenido de sus plataformas o corten el acceso a la Internet, incluso cuando al hacerlo se violan las normas internacionales de derechos humanos. Las propias empresas también censuran el contenido en línea y coordinan cada vez más sus esfuerzos para eliminar el contenido de las plataformas, lo que puede dar lugar a que se viole la libertad de expresión de las personas con pocos recursos. Los esfuerzos por eludir la censura de Internet también son cada vez más sofisticados, lo que ha dado lugar a lo que muchos describen como un juego de ‘gato y ratón’, entre los gobiernos que tratan de cortar el acceso a los contenidos en línea y los que tratan de expresarse libremente y acceder a la información.

P: Un estudio reciente afirma que los cierres de Internet no funcionan para detener las protestas. ¿Cuál es su opinión al respecto?
– El estudio encontró que en los casos que estudió en África los cierres no interrumpieron la acción colectiva, y en algunos casos las protestas se intensificaron. Es imposible decir si las protestas habrían crecido aún más y habrían dado lugar a mayores cambios si no se hubiera interrumpido el acceso a la Internet. Pero es evidente que en los casos estudiados, las protestas no cesaron porque se interrumpió el servicio de Internet, lo que constituye una conclusión contundente.
En mi opinión, es importante aprovechar esta circunstancia y profundizar en ella para comprender mejor las repercusiones de la interrupción de la Internet en un movimiento de protesta en un país determinado. Por ejemplo, ¿cómo utilizaban los manifestantes la web? ¿Cuándo en un movimiento de protesta fue el cierre de Internet? ¿Existen redes de la sociedad civil que puedan hacer avanzar un movimiento de protesta cuando se corta la capacidad de comunicación y coordinación?  ¿Y cuánta gente está usando realmente Internet para empezar? También es importante tener en cuenta que hay diferentes tipos de cierres, que van desde los cortes completos de comunicación hasta el bloqueo del acceso a plataformas específicas que los manifestantes están utilizando para coordinarse, lo que puede influir enormemente en el impacto de un cierre en un movimiento de protesta.

P: ¿Apagar el Internet podría hacer que las protestas se intensifiquen?
– Sí, absolutamente podría. En estos casos, existe el riesgo de que las tensiones con las autoridades se intensifiquen, especialmente si saben que los manifestantes no pueden documentar y hacer correr la voz sobre los abusos. Así que podría ser un grupo más selecto de personas las que estén dispuestas a correr ese riesgo. Una cuestión que ha surgido en mi investigación es que, como la violencia sexual es una herramienta en los conflictos políticos, las mujeres no temen por su seguridad cuando se cierra la Internet durante los disturbios políticos.

P: ¿Qué hacer durante un cierre?
– Hay varias herramientas que la gente puede usar para acceder a la web durante un cierre. Por ejemplo, los servicios de proxy permiten a las personas canalizar sus comunicaciones por Internet a través de un intermediario para eludir la censura local. Las redes privadas virtuales (VPN), un tipo de proxy, permite a los usuarios navegar por la Internet como si procedieran de los servidores de las VPN, que suelen estar ubicados en alguna otra parte del mundo y pueden utilizarse para eludir el bloqueo de la Internet. La herramienta apropiada dependerá de la naturaleza del bloqueo y también es importante señalar que algunas de estas herramientas, como las VPN, son ilegales en algunos países.

P: ¿Aumentó la censura de Internet durante la pandemia de COVID-19?
– Human Rights Watch ha documentado casos de censura en Internet durante la pandemia, tanto en lo que respecta a los contenidos relacionados con COVID-19 como a las medidas de censura general, como los cierres continuos, que han limitado la capacidad de las personas para acceder a la información relacionada con COVID-19 y pueden tener un impacto negativo en su salud. Durante una crisis de salud, el acceso a información oportuna y precisa es crucial. La gente usa la web para obtener actualizaciones sobre medidas de salud, restricciones de movimiento y noticias relevantes para protegerse a sí mismos y a los demás. Hacemos un llamamiento a los gobiernos para que se aseguren de que la información que proporcionan al público en relación con COVID-19 sea precisa, oportuna, accesible y coherente con los principios de los derechos humanos. Esto es importante para abordar la información falsa y engañosa. También estamos haciendo un llamado a los gobiernos para que levanten los cierres de Internet y mejoren la accesibilidad y asequibilidad del acceso a Internet.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo